El conflicto de la Policía Municipal de Bilbao se enquista y amenaza la precampaña de Aburto a las municipales

Representates sindicales de los policías municipales protestan durante un pleno.

Es ya algo habitual en las últimas semanas que las protestas de los sindicatos de la Policía Municipal de Bilbao se dejen notar en los plenos. Fuera, en la calle, donde los agentes se manifiestan con sonororas bocinas que se escuchan con claridad en el salón de plenos, y también dentro, donde los representantes sindicales toman asiento en la zona destinada al público para interrumpir la sesión en un momento dado con sus reivindicaciones. Este jueves lo volvieron a hacer y el conflicto amenaza con enquistarse y condicionar la precampaña electoral para las municipales en las que el actual alcalde, Juan Mari Aburto, volverá a ser el candidato del PNV.

Siemens Gamesa anuncia el despido de 475 trabajadores en sus plantas de España

Siemens Gamesa anuncia el despido de 475 trabajadores en sus plantas de España

Este jueves el conflicto ha subido de tono. Mientras se estaba desarrollando el pleno, los representantes de los agentes se levantaron ataviados con narices de payaso y empezaron a gritar consignas pidendo la dimisión de la concejala de Seguridad, Amaia Arregi, y del director de la Policia Municipal de Bilbao, Adolfo Alustiza, como es habitual en sus protestas. El alcalde les invitó a desalojar la sala varias veces sin conseguirlo, tras lo cual pidió a los agentes municipales de servicio en el pleno que les desalojasen. Mientras los representantes sindicales abandonaban la sala, el micrófono abierto del alcalde permitió escuchar a Aburto diciendo: “Qué bien os va, qué bien os va la nariz de payaso”. Una forma encubierta de llamar 'payasos' a los representantes sindicales, que llevan ya más de cuatro meses en un tira y afloja con el equipo de Gobierno con el calendario laboral como telón de fondo.

El origen del conficto hay que buscarlo en la decisión del alcalde de modificar los calendarios laborales de los agentes municipales con el objetivo de reforzar los fines de semana y los festivos, sobre todo en los turnos de noche. El equipo de Gobierno entiende que en estas jornadas es necesario reforzar la seguridad, especialmente teniendo en cuente que la capital vizcaína tiene una importante afluencia de turistas y acoge cada vez más eventos multitudinarios. Esta propuesta la rechaza por completo la Junta de Personal del Ayuntamiento de Bilbao formada por los sindicatos ELA, LAB, SVPE y CCOO.

El conflicto estalló tras el anuncio de las intenciones de modificar el calendario en el mes de mayo, pero desde antes del verano no han vuelto a reunirse las partes. La próxima semana representantes de Recursos Humanos del Ayuntamiento se reunirán por separado con cada sindicato. CCOO ya ha anunciado que no acudirá a la reunión porque “solo busca dividirnos”, señala el portavoz del sindicato Iván Ocio.

El alcalde siempre ha defendido que estos cambios son esenciales para mantener la seguridad porque “la delincuencia cambia sus formas”. Pero los sindicatos rechazan de plano que se imponga “por decreto”, sin negociación previa, y que se realice quitando un 30% de la plantilla de los turnos de mañana y tarde de lunes a viernes para colocarlos en los fines de semana y las noches de esos días y para cubrir grandes eventos. “¿Qué va a pasar con el servicio entre semana?”, se pregunta Ocio. “El ciudadano que llama un lunes también quiere que se le atienda”.

En concreto, la modificación de calendario supone que las noches de jueves, viernes y sábado habrá siete unidades más o lo que es lo mismo 14 agentes más sobre los que patrullan ahora. Durante los turnos de dia del sabado y de domingo reforzarán el servicio otros 14 agentes cada día. También se reforzarán las noches entre semana. Para no aumentar el número de horas que se trabajan anualmente, los sindicatos entienden que habrá que retirar unos 80 policías durante los turnos de mañana y tarde entre el lunes y el jueves.

En la reunión del mes de junio, los sindicatos propusieron crear mini unidades especiales para en cada commisaría de barrio para cubrir los días entre el jueves y el domingo con personal voluntario. Sin embargo, al consistorio no le convence la propuesta si no está garantizado que habrá personal suficiente en dichas unidades. “Tendrán que hacerlo atractivo para que haya gente apuntada”, señalan desde los sindicatos.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats