La portada de mañana
Acceder
La España temporal: una máquina que crea y destruye 100.000 empleos al día
Almudena Grandes, la escritora que se negó a olvidar
OPINIÓN | Salpicaduras de mierda judicial, por Elisa Beni

Así es el Toyota bZ4X, el primer eléctrico de la marca de híbridos por excelencia

Toyota bZ4X.

La firma japonesa Toyota, especializada en vehículos híbridos desde que lanzó el Prius en fecha tan temprana como 1997, acaba de dar a conocer el que será su primer eléctrico puro, que llegará al mercado a lo largo de 2022. El modelo se llamará bZ4X e inaugurará la submarca bZ, nombre que alude a las siglas de beyond Zero (más allá de cero), el lema que guía a Toyota en la consecución de un mundo sin emisiones ni accidentes de tráfico, entre otros objetivos para una movilidad y una sociedad mejores en el futuro.

Fiel en términos de diseño y tecnología al prototipo en el que se inspira, presentado en el mes de abril, el bZ4X es el primer modelo eléctrico desarrollado en su totalidad por la marca de Aichi. También se trata del primer vehículo fabricado en la nueva plataforma específica para modelos eléctricos de la compañía, basada en la filosofía e-TNGA y desarrollada en colaboración con Subaru.

Hay previstas en principio dos versiones del nuevo SUV. La de tracción delantera monta un motor eléctrico de 204 CV y ​​265 Nm de par, lo que le sirve para acelerar de 0 a 100 km/h en 8,4 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 160 km/h. La de tracción total genera una potencia máxima de 217,5 CV, con 336 Nm de par máximo, igual velocidad punta y un 0-100 km/h algo mejor: 7,7 segundos.

Todas las cifras de rendimiento son provisionales hasta la homologación final, al igual que las de la autonomía que ofrece la batería de iones de litio con 71,4 kWh de capacidad. Toyota habla de “más de 450 kilómetros” (ciclo WLTP) en el mejor de los casos, es decir, en las versiones menos equipadas y, por tanto, más ligeras y eficientes.

Gracias a un sistema de calefacción eficiente y eficaz, que cuenta con una bomba de calor, se mantiene además la fiabilidad a temperaturas bajo cero, con apenas una mínima reducción de la autonomía, informa la compañía. De modo similar, la batería se puede cargar rápidamente sin poner en riesgo la seguridad ni su vida útil: así, se puede recuperar el 80% en unos 30 minutos con un sistema de carga rápida de 150 kW (CCS2). El bZ4X contará a bordo con un cargador trifásico de 11 kW.

El coche, que se presentará oficialmente en Europa el 2 de diciembre, dispone también de la opción de conducción con un único pedal, que potencia la regeneración de energía al frenar y permite al conductor acelerar y ralentizar el vehículo usando solamente el pedal del acelerador. 

El modelo con tracción total incorpora unos motores de 80 kW independientes en los ejes delantero y trasero, y puede montar la función XMode, que incluye distintos modos de conducción para adaptarse mejor a las circunstancias: nieve/barro, nieve gruesa y barro -por debajo de 20 km/h- y control del agarre para una conducción todoterreno más dura, esta por debajo de 10 km/h.

Primera dirección por cable

El bZ4X será el primer modelo de producción de Toyota en ofrecer dirección por cable, cuya introducción en Europa está prevista para más adelante. Este sistema electrónico prescinde de la conexión mecánica entre el volante y las ruedas delanteras, y ajusta el ángulo de los neumáticos con precisión según la intención del conductor. Además, deja más espacio para las piernas, con lo que da más libertad a la posición de conducción y facilita la entrada y la salida del vehículo. 

El volante tradicional se sustituye por el control One Motion Grip, que para Toyota resulta mucho más fácil y fluido de utilizar. Dado que puede llegar de tope a tope con solo girar 150 grados, el usuario no tiene necesidad de cruzar los brazos al girar. 

La autonomía del bZ4X se puede ampliar con el uso de un techo con panel solar opcional, que capta la energía del astro rey y genera electricidad sin coste para cargar la batería y así propulsar el vehículo. Se puede utilizar tanto con el vehículo encendido como apagado, y la marca calcula que puede acumular energía suficiente a lo largo de un año como para circular 1.800 kilómetros.

Por el momento se desconocen las dimensiones exactas del nuevo modelo. Toyota solo ha informado de que tiene una distancia entre ejes 160 milímetros mayor que la del RAV4 (por tanto, será de 2,85 metros) y la altura, 85 mm menor (1,60 m). El diámetro de giro, 11,4 m, mejora un poco al del RAV4, que es de 11,8 m.

La larga batalla se traduce en un espacio para las piernas generoso para todos los ocupantes, así como en una distancia de un metro entre la cintura de los pasajeros delanteros y traseros. El volumen del maletero es de 452 litros con los asientos traseros en posición de uso.

El tema del diseño interior es lagom, una palabra sueca que expresa que algo es “sencillamente perfecto”. Aquí, se refleja en el confort y la amplitud que confieren al habitáculo el ambiente de una sala de estar, una sensación potenciada por el uso de texturas suaves, tejidos de gran calidad, detalles satinados y la opción de un techo panorámico.

El cuadro de mandos es fino y está situado más abajo, lo que potencia la sensación de amplitud y la visibilidad hacia delante del conductor. El principio de la vista en la carretera, las manos en el volante se refuerza con la cabina centrada en quien está al volante, en la que una pantalla TFT informativa de 7 pulgadas se sitúa justo enfrente, en su línea de visión, por encima del borde del volante, para que pueda ver los indicadores sin apenas mover los ojos. El panorama se completa con una pantalla central cuyo tamaño no se ha comunicado pero que, por lo que se aprecia en las fotografías, no mide menos de 14” de diámetro.

Etiquetas
Publicado el
29 de octubre de 2021 - 13:38 h

Descubre nuestras apps

stats