La portada de mañana
Acceder
Zapatero, a Madina: "Al verte en el hospital supe que el diálogo era mi deber"
Las claves de los fondos públicos de pensiones que prepara Escrivá
Opinión - Obligados a subvencionar la desigualdad, por Rosa María Artal

Ciudadanos asegura haber expulsado al cuarto diputado que propició el 'tamayazo' en la moción de Murcia con su abstención

El presidente de la Asamblea Regional, Alberto Castillo, y el resto de los integrantes de la Mesa

Ciudadanos asegura haber expulsado al cuarto diputado y presidente del Parlamento murciano, Alberto Castillo, quien con su abstención propició el fracaso de la moción de censura planteada por PSOE y Ciudadanos el pasado marzo contra el PP. "No se han contestado las alegaciones que planteó, pero de facto el partido da por hecho la expulsión de Castillo. Recibirá la respuesta en el plazo de una semana, pero ya no consta en la base de datos de afiliados", confirmó una fuente de Ciudadanos a elDiario.es, una información adelantada por El Español. Castillo se convierte, de este modo, en el primer presidente tránsfuga de un parlamento autonómico. Tras el 'tamayazo murciano', el Gobierno regional está conformado actualmente por seis consejeros del PP, dos consejeras tránsfugas de Ciudadanos y una consejera 'díscola' de Vox.

A diferencia de sus tres compañeros tránsfugas -Isabel Franco, Francisco Álvarez y Valle Miguélez-, quienes votaron en contra de la moción de censura del pasado 18 de marzo, lo cual permitió a Fernando López Miras continuar como presidente regional, Castillo se abstuvo en la votación. Entonces no se le abrió un expediente de expulsión al presidente de la Asamblea Regional, pero la situación cambió cuando una nueva abstención de Castillo fue decisiva para que el tránsfuga Francisco Alvárez le arrebatara el control del grupo parlamentario de Ciudadanos a los fieles a Inés Arrimadas en una reunión que celebraron el pasado 7 de abril en la Asamblea Regional ante notario. La reunión fue convocada a iniciativa de los diputados tránsfugas y, en ella, la coordinadora regional de Cs, Ana Martínez Vidal, y de Juan José Molina, exportavoz del grupo parlamentario de Cs, perdieron todas las presidencias de las comisiones parlamentarias, salvo una. Si Castillo se hubiera posicionado con los fieles a Arrimadas, Molina podría haber inclinado la balanza con su voto de calidad al ostentar todavía la presidencia.

"Que la Región de Murcia sea conocida por contar con el primer presidente tránsfuga de la historia de un Parlamento autonómico es una vergüenza y un descrédito para nuestras instituciones. El señor Castillo no fue votado por sus méritos profesionales, sino por representar a unas siglas y un ideario político de un partido regenerador y de centro", dijo a este periódico Martínez Vidal. "Gracias a él, el PP tiene controlado no sólo el poder Ejecutivo, sino también el Legislativo. Si este señor tuviera decencia, debería dejar su acta y afiliarse al PP", añadió.

También se quejó la coordinadora regional de Cs de que Alberto Castillo planteara este martes que fueran únicamente el portavoz del grupo socialista, Diego Conesa; el del grupo popular, Quino Segado; y la portavoz del Grupo Mixto, María Marín (Podemos), quienes defendieran la reforma del Estatuto de Autonomía de la Región de Murcia en el Congreso de los Diputados el próximo 8 de junio. "De esta manera no podrá ir ningún representante de Ciudadanos, un partido que fue votado por 70.000 murcianos, lo cual es una verdadera vergüenza", apuntó.

De la ecuanimidad a apoyar los presupuestos del Gobierno regional

A pesar de haber hecho gala de la ecuanimidad como presidente de la Asamblea, Castillo tomó partido por las posiciones del Gobierno regional a partir de que se le abriera el expediente de expulsión de Cs: votó en contra de la moción del PSOE para que no se implantara el veto parental en los centros educativos de la Región o, más recientemente, su voto también resultó decisivo para que salieran adelante los presupuestos regionales de 2021 del Ejecutivo del PP más los tránsfugas de Cs y Vox.

El pasado febrero Castillo también protagonizó un encontronazo con la diputada de Podemos, María Marín, a quien le quitó la palabra por haberle afeado el hecho de no haber mandado callar a los parlamentarios del PP que la interrumpían durante su discurso porque “soy la de Podemos”. Marín tildó de “despótica” aquella actitud. La diputada morada se encontraba hablando en esos momentos sobre las vacunaciones contra el coronavirus fuera de protocolo.

Castillo era afín al 'clan de Alcantarilla' que se hizo con el control de Ciudadanos en la Región y se le considera especialmente cercano a la consejera tránsfuga Valle Miguélez. Fue fichado como independiente y ocupó el número 4 en la lista para el Parlamento autonómico. Redactor en Antena 3 durante diez años, el presidente de la Asamblea Regional se incorporó a la SER en 1994 al ser la primera adquirida por la cadena de Prisa. En 2014 fue despedido como director de Programas e Informativos de Radio Murcia Cadena SER. Desde entonces el radiofonista fue miembro de la Junta Directiva del Colegio de Periodistas de la Región y también ejercía como comentarista taurino y folclórico.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats