eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Escenarios tras la batalla de Madrid: Errejón confía en negociar, Iglesias busca candidato e IU debate qué hacer

La ruptura en Podemos paraliza la conformación de candidaturas en todos los niveles de la región, a la espera de que se clarifique la situación

El partido de Pablo Iglesias descarta integrarse en la plataforma de Carmena pero también competir con ella en las municipales, algo que sí contempla IU

129 Comentarios

Carolina Bescansa, íñigo Errejón, Pablo Iglesias, Alberto Garzón e Irene Montero, a su llegada al Congreso de los Diputados.

Carolina Bescansa, íñigo Errejón, Pablo Iglesias, Alberto Garzón e Irene Montero, a su llegada al Congreso de los Diputados.

La izquierda madrileña está en pausa. La ruptura de Pablo Iglesias e Íñigo Errejón tras el acuerdo alcanzado al margen de la dirección por este último con Manuela Carmena para integrarse en la plataforma electoral de la alcaldesa y promoverla a nivel autonómico ha detenido todos los planes. Los distintos actores implicados se miran de reojo, debaten los pasos a dar y se posicionan ante las diferentes posibilidades que se abren. Las horas corren y todos los calendarios señalan una fecha: el 26 de mayo.

Este sábado se reúnen en la sede estatal de Podemos todos los secretarios generales autonómicos y los candidatos a los comicios regionales de mayo. Una cita programada antes del movimiento de Errejón y a la que este no acudirá. Pese a que sostiene que no se ha ido de Podemos y que sigue siendo el candidato del partido que ayudó a cofundar, ni él ni su equipo estarán en la primera reunión que tendrán los territorios con el equipo que dirigirá la campaña: Irene Montero, Pablo Echenique y Juanma del Olmo. Iglesias, de momento, seguirá ausente por su baja de paternidad.

El equipo de Errejón cree "obvio" que ya no es bienvenido en Princesa, 2, el cuartel general del partido en el centro de Madrid. Desde la dirección estatal sostienen que no han desconvocado a quien ya consideran un excompañero. "No hace falta", aseguran. "Ya no es de Podemos", añaden. Es la misma tesis que defendía Pablo Iglesias en la carta en la que situó fuera del partido al que fuera su mano derecha en el lanzamiento del partido, hace ahora cinco años.

La dirección estatal da por zanjada la que ha sido la peor crisis del partido en su corta vida. Piensa en recomponerse y cierra la puerta a cualquier tipo de negociación con la candidatura de Errejón a las elecciones autonómicas. Ahora o dentro de unas semanas o meses. "Está 100% descartada la posibilidad. No existe", aseguran las fuentes consultadas por eldiario.es, que critican una iniciativa que, dicen, "se ha construido con mentiras, engaños y como un proyecto personal".

Fuentes de Podemos en el Congreso también revelan que el equipo de Errejón hizo en la mañana del jueves "una consulta a los equipos del Congreso para conocer cuál sería el trámite para dejar su escaño". El secretario de Organización, Pablo Echenique, pedía a primera hora del jueves a Errejón que abandone su acta de diputado en una entrevista en la cadena Ser en la que pronunció una frase que irritó a unos y otros: "Yo dimitiría, pero también comprendo que de algo tiene que vivir hasta mayo".

El equipo de Errejón niega que haya solicitado tal información. El cofundador del partido aún confía en abrir una negociación con la dirección de Podemos y con IU para propiciar una confluencia con su plataforma. "Íñigo va a trabajar para lograr todos los acuerdos posibles", apuntan a eldiario.es desde su entorno. 

Esa negociación, que solo una parte ve posible, puede tener dos momentos de oportunidad. Uno, inminente. En los próximos días. Si esto no se produce, la situación de Errejón y los suyos en el Congreso será muy complicada, con el Gobierno pendiente de que los líos de su principal aliado no tiren por tierra unos Presupuestos que, en cualquier caso, dependen también del apoyo de los independentistas catalanes que de momento no está asegurado.

El próximo martes se celebra un Pleno extraordinario para debatir y convalidar, o no, una decena de reales decretos del Gobierno. Entre ellos, el de alquileres y pensiones, cuyo contenido se negocia entre el Ejecutivo y Unidos Podemos en medio de la tormenta.

El siguiente momento posible para negociar podría llegar en marzo, cuando se disuelvan las asambleas y parlamentos autonómicos y comience de verdad la campaña electoral. Será entonces cuando se tengan que registrar candidaturas y listas: la última oportunidad para un acuerdo que, hoy por hoy, está mucho más lejos que cerca.

IU, expectante y con debate interno

La dirección de Podemos debe plantearse ahora cómo afronta la ausencia de un candidato que lo es desde 2017 y que ha dejado de serlo a cuatro meses de las elecciones. Las fuentes consultadas por eldiario.es apuestan por tratar de salvar mayo con un nuevo cabeza de cartel: "No nos va a ir mal si encontramos un buen candidato".

Pero la grave crisis abierta obliga también a renegociar su acuerdo con IU y con Equo. Tanto a nivel autonómico como en los 178 municipios de la región. Del número 179, Madrid, Podemos se borra. No van a presentar lista alternativa a la de Manuela Carmena ni se integrarán en su candidatura, según aseguran a eldiario.es desde el partido.

Quien sí lo hará casi seguro será la coalición que lidera Alberto Garzón y Anticapitalistas, sector cada vez más ajeno a la vida orgánica y directrices de Podemos y que ha lanzado un llamamiento para organizar una candidatura que compita con la de Carmena.

"Si se compite contra Errejón también lo haremos contra Carmena, claro. No está decidido pero sería lo normal", aseguran desde la dirección de IU a eldiario.es. Las dudas, sin embargo, existen. Incluso, las diferencias de criterio entre la organización regional y federal.

Desde IU Madrid se da por roto el acuerdo con Podemos y se ofrece como "pegamento" de una candidatura única de izquierdas. Casi a la vez, la dirección federal cargaba contra "las salidas individuales que generan división" y garantizaba "que habrá candidaturas con presencia de la organización en todos los territorios".

Para IU es clave la presencia municipal y desatascar la situación de los pueblos de Madrid era una cuestión prioritaria en las conversaciones con Podemos que precedieron a la ruptura del jueves.

La coalición no estaba dispuesta a firmar una alianza para las listas de la Comunidad si no había también un compromiso de acuerdo en las localidades. IU manifestó su urgencia en cerrar ese punto, del que depende su capacidad de implantación territorial, para iniciar cuanto antes la precampaña mientras la dirección regional de Podemos, que aún no conocía la decisión de Errejón, priorizaba desencallar las negociaciones con Manuela Carmena y después las del resto de municipios.

El cisma entre Errejón e Iglesias llega, por tanto, sin las confluencias cerradas y con posibilidades de que Más Madrid presente candidaturas municipalistas bajo el paraguas de la plataforma, lo que extendería las listas dobles, y la competición entre pablistas y errejonistas, a algunos pueblos de Madrid.

La ruptura planea sobre el grupo de la Asamblea

La carta conjunta con la que Errejón se despegaba de las siglas de Podemos y asumía las de la Plataforma Más Madrid, impulsada por Manuela Carmena, pilló por sorpresa a los diputados y diputadas de la Asamblea de Madrid próximos al cofundador de Podemos. Son una mayoría de la bancada de Podemos y se enteraron por la prensa de una decisión que, de un modo u otro, les arrastra. Si finalmente la dirección estatal y regional deciden presentar una candidatura que compita con la de Errejón, estos tendrán que decidir si siguen adelante con el apoyo a la plataforma o no y si lo hacen en bloque. "Algunos de nosotros están más apegados a la marca y otros menos", avanza una diputada.

Ninguno espera llegar a este extremo. "No concibo este escenario", ha dicho este viernes la portavoz parlamentaria, Clara Serra, número dos en la lista de Podemos votada por los inscritos e inscritas en la Comunidad de Madrid. Como Serra, otros muchos diputados actuales ya tenían un puesto garantizado en la lista tras las primarias que sellaron en falso la paz entre Ramón Espinar e Iñigo Errejón que ahora se queda en el aire. Con esto se vuelve a abrir la incertidumbre y hay cierto desasosiego sobre qué va a pasar", admite otra diputada. Mas Madrid Comunidad celebrará sus propias primarias en febrero con un modelo sobre el que aún no se ha dado ningún detalle y que daría lugar a una lista diferente con más actores.

En los escaños ocupados por el sector errejonista cunde la idea de que a Podemos "no le quedan muchas opciones tras el reto de Iñigo", a la espera aún de que Izquierda Unida y Equo definan si acordarán una lista conjunta con Pablo Iglesias y Ramón Espinar, si se integrarán en Mas Madrid o si se presentarán en solitario, como en 2015. "¿A quién vas a presentar de Podemos Madrid a competir con Errejón?", se pregunta un diputado próximo al cofundador del partido.

Entonces, en 2015, la división impidió que la izquierda sumara los suficientes escaños para gobernar porque IU se quedó por debajo del 5% de los votos, por lo que no pudo optar a tener representación parlamentaria. El temor a que en mayo vuelva a pasar lo mismo, con una lista alternativa de Podemos o de IU, es otra variable que todas las partes tienen en cuenta preventivamente. De ser así, eso restaría votos al bloque de izquierdas, que con la actual aritmética parlamentaria, depende de los pactos para poder gobernar en la Comunidad de Madrid.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha