eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Más de 350 plazas de profesor se quedan vacantes en Madrid tras el suspenso al 80% de los opositores

Ocho de cada diez aspirantes a las oposiciones al cuerpo de profesores de Secundaria y FP suspendieron el primer examen y se quedaron eliminados de la prueba

Comisiones Obreras calcula que al menos 354 plazas de las 2.200 convocadas se quedarán desiertas

La media de aprobados en todas las oposiciones a profesor ronda el 20% en Madrid, y la escabechina ha sido significativa especialmente en Matemáticas y FP

- PUBLICIDAD -
Opositores a profesor suspendidos reivindican transparencia frente a la Asamblea de Madrid. / Marta Jara

Opositores a profesor suspendidos reivindican transparencia frente a la Asamblea de Madrid. / Marta Jara

Ocho de cada diez personas que se presentaron a las oposiciones al cuerpo de profesores de Secundaria en la Comunidad de Madrid (un 83,27%, en concreto) suspendió la primera prueba, según datos de CC OO de este miércoles a los que ha tenido acceso este diario, lo que les eliminaba de la competición.

En el proceso selectivo para el cuerpo de profesores técnicos de Formación Profesional (FP) la media de aprobados fue similar (20%), con algunos casos especialmente llamativos, como la especialidad de Cocina y Pastelería, en la que solo pasaron al segundo día cuatro aspirantes de los 56. Al menos diez plazas de esta especialidad se quedarán sin cubrir.

Entre unas y otras, el sindicato calcula que al menos 354 de las más de 2.200 plazas convocadas este año se quedarán sin cubrir. Según los datos de CC OO, el mayor número de vacantes quedarán en Matemáticas (97 de las 211 convocadas), Física y Química (78 de 166) y Lengua y Literatura (60 libres de 254). En total, habrá 12 disciplinas que no llenarán las plazas y 19 que sí. De otra más no hay datos disponibles.

Un 7% de aprobados

Del desglose de los datos que ha ofrecido CC OO llama la atención el alto número de suspendidos en disciplinas como Matemáticas (7% de aprobados), Lengua y Literatura (12,95% superaron la prueba), Física y Química (el 11% obtuvo más de un cinco) o Economía (11,89% aprobaron).

En el otro extremo, Filosofía (29% pasaron a la segunda fase), Francés (23,5%) u Orientación Educativa (23%) son las disciplinas con mayor porcentaje de aprobados y aquellas en las que no habrá vacantes.

Mención aparte merecen otras disciplinas que, aún estando incluidas en el cuerpo de profesores de Secundaria, dan clase en la FP. Hostelería y Turismo (4,62% de aprobados), Informática (7,5%), Organización y procesos de mantenimiento de vehículos (4,4%) o Procesos de producción agraria (4,1%) presentan las mayores cuotas de suspensos.

¿Por qué hay tantos suspensos en algunas disciplinas y en otras no? Nadie lo sabe a ciencia cierta, aunque algunos aventuran teorías. "Cada especialidad tiene sus criterios de evaluación y sus propias penalizaciones", expone Teresa Jusdado, secretaria de Educación de UGT Madrid. "Si se estudia detalladamente la puntuación que descuentan por las penalizaciones, probablemente haya especialidades (Matemáticas y algunas técnicas de FP) donde las penalizaciones sean superiores por falta de ortografía o tildes y el perfil del opositor puede ser..." no termina la frase. "Alguien que haya estudiado lengua y literatura puede tener menos faltas", concluye.

"En los últimos años nos han llegado muchos casos en los que los tribunales detectaban problemas con la expresión escrita", coincide Alberto Carrillo, portavoz del sindicato STEM. "Un número alto de faltas de ortografía, abreviaturas, expresiones que les llamaban la atención. Hay muchos opositores que se escandalizan por esto porque no son de letras, pero si hay que elegir a uno entre diez, yo también elegiría al que escribe bien", razona.

Una opositora, que prefiere no dar su nombre, cuenta alarmada su experiencia. Cuando fue a reclamar a su tribunal porque le habían puesto un 2,8 cuando creía (y confirma, una vez repasado el examen -en Madrid los opositores se llevaron copias de sus pruebas) que tendría alrededor de un 9 la presidenta del tribunal, viendo su estado de desesperación, le hizo una confesión: "Nosotros seguimos los temarios de Milos y Gamboa [dos academias] para hacer las correcciones".

La opositora no daba crédito. "Yo estudié en otra academia.  Tenemos un título nada más [de cada tema] y a partir de ahí tenemos que desarrollar los temarios por nuestra cuenta", relata. Está dispuesta a reclamar hasta que se le agoten las posibilidades.

Los opositores, en general,  achacan buena parte de los suspensos a órdenes de la administración (acusaciones que los sindicatos rechazan por falta de pruebas) para hacer una buena criba en primera fase y a los agobios de los tribunales para corregir los exámenes a tiempo por lo saturados que estaban.

"No hemos sufrido presiones"

Una persona miembro de un tribunal de matemáticas rechaza que hayan sufrido presiones para suspender a muchos o que hubiera algún tipo de órdenes en ese sentido. "El funcionariado estamos sometidos al cumplimiento de la ley y lo que diga el superior", explica Luis (nombre ficticio). "No quiere decir esto que hayamos sufrido presiones, yo estoy tranquilo con mi trabajo", añade.

¿Tuvieron problemas de tiempo para corregir? "En mi tribunal se leyó bien. Con un ejercicio me pasé tres cuartos de hora porque no encontraba el fallo de razonamiento", ilustra. ¿Por qué ha habido tantos suspensos? Luis no se moja, pero responde: "En matemáticas hay unos criterios y [la respuesta] estará bien o mal. Puedes haberte equivocado en un cálculo o tener un despiste, pero eso no anula todo el ejercicio. Las matemáticas son asépticas. Y recuerdo que en la convocatoria ya ponía que el nivel del examen sería universitario", zanja.

Otra cuestión es la situación creada en ciertas especialidades, como las artísticas u otras disciplinas minoritarias de la FP: son tan pocos los profesionales, funcionarios y aspirantes a serlo que están condenados a conocerse todos ellos, saber quién es quién y encontrarse tanto en los tribunales como en los centros de trabajo, rompiendo con el debido anonimato que todo proceso de selección de este tipo debería tener.

Cuando todos se conocen

"Con estas características, se crean redes clientelares entre ellos, son situaciones irregulares que la administración conoce", observa Alberto Carrillo, portavoz del sindicato STEM. "Aunque es cierto que es muy complicado luchar contra esto", admite.

Un opositor de esta convocatoria, que ha ejercido de interino durante varios lustros en Cocina y Pastelería, ha explicado a este diario la situación. En esta especialidad, explica el aspirante a funcionario, se presentaron 56 personas para 14 plazas. "Pasaron a la siguiente fase cuatro personas, un porcentaje irrisorio", informa. "Lo más denigrante e indignante han sido las calificaciones, en las que opositores con más de 25 años de trabajo no han obtenido ni un dos en el examen teórico", añade.

"La especialidad es muy pequeña, todos nos conocemos. Yo he trabajado con todos los miembros del tribunal a lo largo de mis años de experiencia laboral como interino. Te ves obligatoriamente con ellos cada dos años y coincides en los destinos. Esto quiere que han generado una política del miedo y si reclamas te lo harán pasar mal cuando vuelvas a coincidir en un centro de trabajo", continúa.

Carrillo lleva el ejemplo a las disciplinas artísticas. "En la escuela de teatro, que solo hay una en Madrid, los que concurren es probable que hayan sido exalumnos o compañeros de trabajo de los miembros del tribunal. ¿Cómo luchar contra esto?", se pregunta. "Es complicado. Se podría traer gente de fuera, pero, por ejemplo, ¿cuánta gente sabe tocar el arpa en España? Es probable que se conozcan todos", ilustra.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha