La portada de mañana
Acceder
La derrota en el Eurogrupo anticipa problemas para lograr un fondo anticrisis ambicioso
El Gobierno redobla la presión sobre Juan Carlos I para salvar la imagen de Felipe VI
OPINIÓN - Nadia Calviño y la cuota masculina, por Ana Requena

Los argumentos clave en la pelea entre Madrid y el Gobierno por el cambio de fase que no pudo ser

Isabel Díaz Ayuso y Salvador Illa.

La decisión de Sanidad de mantener a Madrid en fase 0 ha vuelto a generar un desencuentro con el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso. La Comunidad de Madrid asegura que no "hay una explicación técnica" para que la región no pase a la fase 1 e interpreta el fallo como "un ataque político". "Puede haber variabilidad de interpretación", ha concedido el director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, que ha reiterado que "los criterios sanitarios son los que más pesan" frente a la preocupación mostrada por Madrid por la "ruina económica" que suponen las medidas de control de la movilidad. A la discusión "intensa" entre el Ministerio y la Consejería, le ha seguido una batalla argumental, en público y también en privado.

Los casos

La Comunidad de Madrid fundamentó su propuesta en grandes porcentajes de reducción en pacientes hospitalizados (un 86%) y en UCI (73%) y también en camas respecto al pico máximo de la pandemia, además de una bajada del 90% en el número de personas en seguimiento domiciliario por Atención Primaria. El Gobierno regional acredita que tiene capacidad para crear puestos UCI y de hospitalización como marca el Ministerio. Y argumenta además que Madrid es una de las tres comunidades con más pacientes curados por cada 100.000 habitantes, por delante de Asturias, Baleares, Extremadura, Aragón, Navarra o Cantabria, que están en fase 1.

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, admitía que estos datos revelan una "evolución buena de la pandemia". Sin embargo, por encima de estas mejorías, Sanidad ha sopesado que Madrid "ha sido la comunidad autónoma con mayor nivel de transmisión y mayor incidencia" y continúa siendo una de las más afectadas.

"El viernes 15 de mayo era la segunda comunidad autónoma, por detrás de Catalunya con más número de defunciones y registró la tercera parte de los nuevos ingresos en UCI", arguyen fuentes del Gobierno para fundamentar la decisión. Simón, además, recordaba que Madrid concentra el 30% de los casos notificados en toda España.

Rastreos y Atención Primaria

Aunque el Gobierno central reconoce que Madrid ha realizado "un esfuerzo importante" en comparación con la semana anterior "para reforzar su capacidad diagnóstica y su sistema de detección precoz en Atención Primaria", destacan que solo "hace apenas dos días" la autonomía presidida por Isabel Díaz Ayuso "ha empezado a reforzar la Atención Primaria".

Por eso, desde el Ministerio de Sanidad inciden en la importancia de este servicio para rastrear y realizar un seguimiento de los contagios. "Es necesario que su sistema de detección se consolide al menos unos días para que pueda visualizarse su completa capacidad de detección, diagnóstico y seguimiento de casos confirmados y sus contactos", apuntan fuentes de Sanidad, que plantea al Ejecutivo madrileño la necesidad de "hechos constatables" y "no solo promesas de incremento de capacidad". Aún una parte de los centros de salud permanecen cerrados, según los datos que aporta la Consejería a diario.

Los hechos indican hasta ahora que mientras La Rioja había sido capaz de detectar hasta el 52% de los casos estimados en el estudio de seroprevalencia o que Catalunya había localizado el 12,7%, Madrid apenas había identificado el 9.3%.

Sin embargo, fuentes de la Comunidad destacan que han potenciado el sistema de detección de casos sospechosos, a través de "todos los hospitales públicos y privados, Atención Primaria y SUMMA". Se refieren a las contrataciones citadas por Sanidad y reseñan que gracias a estas prórrogas tendrán "capacidad de realizar pruebas 24 horas al día los siete días de la semana".

Estas mismas fuentes destacan que la mejora de la estrategia de rastreos fue "el único punto de mejora que pidió el Ministerio para cambiar de fase", que así lo han hecho y que está operativo desde el 11 de mayo, durante los últimos cinco días han realizado 13.731 PCR a sospechosos y 763 han dado positivo.

Tasa de infectados

Con el sistema de rastreo ya puesto en marcha, Madrid argumenta que "solo un 5,56% de los sospechosos ha dado positivo" en las 13.731 PCR que han realizado entre el 11 y el 14 de mayo. La tasa más alta de positivos que han registrado se localiza en los sanitarios con el 8,46% de infectados, un 4,73% entre los pacientes de Atención Primaria y un 5,38% entre los hospitalarios. Simón no comparte este positivo balance y recordaba este viernes en rueda de prensa que "hay un número importante de casos no detectados que podrían, en un porcentaje pequeño, estar transmitiendo".

Lo económico

La Comunidad de Madrid ha centrado sus diferencias con el Gobierno por la "ruina económica" que supone la paralización de los comercios y la hostelería. El vicepresidente regional, Ignacio Aguado, asegura que la decisión condena "a miles de madrileños a la ruina" y "destruye el motor económico de España".

Pese a que Sanidad no permite a la región las reuniones sociales ni la puesta en marcha de las terrazas de la fase 1, sí ha tomado medidas para abrir la mano a la vuelta del comercio sin cita previa en los territorios que se mantienen en fase 0 con algunas restricciones. El Ministerio argumenta que esta flexibilidad permite dar pasos "sin aumentar los riesgos de aglomeración o la movilidad".

La movilidad y la concentración

Otro de los argumentos empleados por Sanidad para mantener la cautela con Madrid es su condición de "nodo de movilidad de todo el país". Esta circunstancia aumenta el riesgo de que, si se decreta la libertad de movimiento, la enfermedad se propague a municipios y provincias colindantes, según el Ministerio. Fernando Simón también ha subrayado que si Madrid tiene un rebrote hay riesgo de que "afecte a toda España". Los técnicos también han considerado como parte de la especial idiosincrasia de Madrid su alta densidad de población, la mayor de todo el país, lo que favorece "una elevada tasa de contacto entre personas con la consiguiente probabilidad de transmisión".

La Comunidad insiste en que la decisión del Gobierno central es un "agravio comparativo respecto a otras comunidades". Para justificar esta afirmación, comparan la región en tasa de contagio e incidencia con otras. Reseñan, por ejemplo, que la primera oleada del Estudio Serológico ENE- COVID del Ministerio de Sanidad recogió que el indicador de la región era del 11,3%, por debajo de provincias como Cuenca (13,5) y Guadalajara (10,9), que también habían cambiado de etapa. Sobre la incidencia acumulada, destacan que el 14 de mayo la de Madrid era del 38,84%, mientras en Navarra registraban una del 44,33.

Un nuevo equipo de Salud Pública

La Consejería de Sanidad ha tenido que abordar la difícil misión de reforzar el sistema sin una directora de la Salud Pública a los mandos. Yolanda Fuentes dimitió hace una semana y la nueva propuesta ha cogido a la cartera de Enrique Ruiz Escudero en pleno traspaso de poderes. El nuevo director general fue nombrado este martes por el Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid. Sanidad considera que el proceso de desescalada requiere que los equipos estén "altamente coordinados" y que en Madrid el nuevo aún debe asentarse y "asumir la situación".

Isabel Díaz Ayuso mostró la dimisión de Fuentes como parte de una "reorganización" de la Consejería de Sanidad, a la que ha dotado de una viceconsejería nueva centrada en la COVID-19. La presidenta defiende que el nuevo cargo, ocupado por Antonio Zapatero, es uno de los "mayores expertos" del mundo en el virus.

Etiquetas
Publicado el
15 de mayo de 2020 - 22:34 h

Descubre nuestras apps

stats