eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

Endesa pide el cierre de su central de Huelva y provoca otro revés para el Polo Químico

La compañía ha remitido ya el folleto oficial a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, en el que piede el cierre de Huelva y el de Foix (Barcelona).

La empresa defiende que la gestión eléctrica ahora mismo es deficitaria, y pide un decreto que le permita parar temporalmente la actividad.

La Mesa de la Ría tema que sea una maniobra para obtener ayudas oficiales del Gobierno y mantener la factoría cerrada, en estado de "hibernación". 

- PUBLICIDAD -
La central de ciclo comabinado de Endesa

El Polo Químico de Huelva no para de recibir reveses en lo que se refiere al trabajo de las grandes empresas allí instaladas. Si hace un mes era ENCE la que anunciaba que abandona su producción de celulosas en la factoría onubense, ahora es otra empresa señera del Polo, y a nivel nacional, Endesa, la que anuncia que cierra su central térmica de ciclo combinado.

Una decisión que, de momento, ha sido comunicada a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), y que ahora deberá ser valorada para comprobar si, efectivamente, es mejor cerrar la fábrica onubense o mantenerla en un estado que la empresa considera deficitario. Y no es una decisión que afecte solo a Huelva, ya que Endesa ha iniciado el mismo trámite para su fábrica de Foix (Barcelona). Solo en Huelva, 26 operarios se quedarían en la calle de forma directa, y 15 indirectamente. El Polo Químico se cobraría otros 41 empleos tras el revés que supuso el ERE de urgencia aplicado en ENCE.

No obstante, Endesa defiende que el cierre de sus centrales de Huelva y Foix depende de que el Gobierno central saque adelante un "decreto de hibernación", que permitiría paralizar temporalmente el trabajo de las térmicas sin llegar a su cierre definitivo.

Lo explica el director de comunicación de Endesa en Andalucía, Jesús García Toledo, que indica que, no obstante, se ha pedido autorización formal al Ministerio de Industria para proceder al cierre de las dos centrales térmicas citadas, ante la caída en la rentabilidad de la energía eléctrica.

Las dos peticiones de cierre ya han sido recogidas en un folleto oficial que se han remitido a la CNMV, trámite obligado por Ley, ya que cualquier modificación en relación a una central térmica, como cierre, cambio de potencia o apertura, tiene que ser comunicada al Gobierno para que se le autorice.

“La demanda está por los suelos”

García Toledo dice que la petición de cierre "no tiene por qué conllevar obligatoriamente que se cierren las instalaciones, y una vez que tengamos respuesta nos reservaremos cerrar o no".

Y es que, según añade, "la demanda de energía eléctrica está por los suelos, y este tipo de centrales de ciclo combinado están sufriendo esa escasez, como le pasó a Iberdrola en Arcos de la Frontera (Cádiz).

De esta forma, "si el Gobierno sacase el decreto de hibernación sería una solución, porque nos permitiría dejarlas sin funcionar algún tiempo, pero sin cerrarlas, ya que tienen unos costes importantes, porque para que puedan ser rentables tienen que usarse una serie de horas al año", ha concluido.

En el caso de la central de Foix, se trata de instalaciones de fuel-gas, que general 520 megawatios, mientras que la de Huelva es de ciclo combinado y produce 398.

Industria ha recibido ya la notificación de la petición de cierre, que se apoya en la escasa rentabilidad de plantas que ya están casi inactivas.

Actualmente, Endesa tiene cinco plantas de ciclos combinadas, situadas en Huelva, San Roque (Cádiz), Barcelona (2) y As Pontes (A Coruña), con una suma de 3.467 megawatios de potencia instalada entre todas ellas.

Volver a los acuerdos de 1991

El anuncio de cierre, conocido este fin de semana, no ha tenido, curiosamente, reacciones políticas en Huelva, donde todo lo relacionado con el Polo es utilizado para mostrar músculo por los partidos políticos locales.

Sí se ha pronunciado la Mesa de la Ría, entidad que reclama la recuperación para la ciudad de los terrenos del Polo Químico, y que ha reclamado, aprovechando esta circunstancia, retomar los acuerdos de 1991 “y la unión de todos para volver a trabajar por la recuperación de ese espacio para la ciudad y los onubenses así como en la búsqueda de alternativas de futuro.

La primera gran lucha de este colectivo ciudadano fue precisamente el exigir el cumplimiento de dichos acuerdos ante el proyecto que presentó Endesa de instalación de una nueva central térmica en la Avenida Francisco Montenegro “por lo que nos opusimos a la construcción de una nueva central de ciclo combinado, cuando en dichos acuerdos dejaba claro que no debían levantarse nuevas industrias, y que una vez finalizada la vida de las que estaban ya instaladas el espacio sería recuperado”.

En su día, la Mesa de la Ría consiguió más de 20.000 firmas para la convocatoria de un referéndum donde se decidiera el futuro de la Punta del Sebo “que fue desoído por el Ayuntamiento de Huelva. Además, este colectivo consiguió reunir a miles de ciudadanos junto al Monumento a la Fe Descubridora, en la que fue la I Garbanzada, en una jornada histórica hace 10 años para exigir la no instalación de la nueva térmica de Endesa”.

“Nos tememos que esta sea una maniobra de la empresa para obtener ayudas del gobierno para seguir manteniendo la Central de Ciclo Combinado, a pesar de no estar en uso, en estado de hibernación. La Mesa de la Ría espera que Red Eléctrica Española (REE) y Endesa no vuelvan a mentir sobre la necesidad de mantener la Central Térmica de Colón”, termina su explicación.

 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha