eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Cinco edificios que los ayuntamientos han cedido a los okupas (y tres son del PP)

El PP critica el plan de Manuela Carmena para albergar en edificios públicos vacíos a centros sociales autogestionados como el Patio Maravillas

Ana Botella y Alberto Ruiz Gallardón cedieron edificios municipales directamente a colectivos okupas durante sus mandatos

Otros gobiernos del PP, PSOE, CiU o PNV también han aceptado esta fórmula ante el apoyo social a asociaciones similares

- PUBLICIDAD -
Ana Botella le entrega las llaves del Centro Cultural Luís Peidró a Ignacio Murgui, del Centro Social SECO | Madrid.es

Ana Botella le entrega las llaves del Centro Cultural Luís Peidró a Ignacio Murgui, del Centro Social SECO y hoy concejal del gobierno de Madrid | Madrid.es

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, está haciendo inventario de los edificios vacíos que son propiedad del Ayuntamiento. La idea es ponerlos en circulación, incluyendo su cesión a "colectivos que pueden tener capacidad de gestionar propiedades de titularidad municipal" y que "estén dentro de la legalidad".

El protocolo de cesión está por definir y el criterio es el rendimiento social, pero la alcaldesa puso como ejemplo el recién desalojado Patio Maravillas porque "estaba realizando una labor educativa importante". El PP ha tardado pocas horas en acusar a Carmena de adjudicar patrimonio público a dedo a colectivos okupas cercanos a su partido.

De momento, no se ha establecido que el Ayuntamiento de Madrid piense adjudicar espacios públicos sin concurso previo. Pero, si lo hicieran, el equipo de Carmena no sería el primero ni el único. Varios gobiernos del PP han cedido espacios públicos a colectivos de autogestión que ocupaban edificios con fines culturales, aunque lo hicieran por presión social más que por convencimiento político. En estos casos, lo hicieron sin que fuera necesario un concurso público de adjudicación.

Ana Botella y el centro social SECO

El 24 de septiembre de 2013, la dos asociaciones del  Centro Social SECO, que nace por la okupación de un grupo de jóvenes de su antiguo colegio, se mudaron al Centro Cultural Luís Peidró en el distrito de Retiro. La cesión del espacio público se tramitó sin necesidad de concurso público por la entonces alcaldesa de Madrid.

Paradójicamente, Ana Botella le entregó las llaves al presidente de la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid Ignacio Murgui, hoy segundo teniente de alcalde de Manuela Carmena. Botella aseguró entonces, en la entrega de llaves, que "la manera más activa de participación ciudadana es a través de las asociaciones". “El acuerdo de hoy no tiene precedentes en la ciudad y a partir de ahora está abierto a todas las asociaciones de distrito declaradas de Utilidad Pública Municipal”, declaró la alcaldesa ante las cámaras. La nota del propio ayuntamiento se tiula: Botella cede locales para usos vecinales.

La tabacalera de Madrid, espacio público autogestionado

La tabacalera de Madrid, espacio público autogestionado

Alberto Ruiz Gallardón y La Prospe

Cuando los grupos de alfabetización de San Juan de Ribera habían ocuparon la Escuela de Mandos de Falange en 1977, el edificio estaba abandonado. Allí crearon el Centro Cultural Mantuano, el primer centro autogestionado de un espacio ocupado en Madrid. En 1981, el gobierno de Tierno Galván les da la cesión del antiguo Colegio del Sagrado Corazón, que era del Arzobispado. La llegada de Álvarez del Manzano fue el comienzo de una guerra de 10 años por el local. Lo cuentan en Diagonal: "La lucha por ese local se extendió durante diez años desde la llegada del PP al Consistorio cuando una fría carta instaba a la Escuela a abandonarlo para ponerlo en manos del Arzobispado, que lo había cedido para fines educativos pero ahora lo necesitaba como pieza en una jugada especulativa. Se inició así una dura lucha en diversos ámbitos como el judicial, el propagandístico y, sobre todo, la movilización en la calle".

Finalmente, en 2001, la Consejería de Educación de la Comu­nidad de Madrid, con Alberto Ruiz Gallardón en la presidencia, cedió sin concurso previo y con un contrato de explotación de 50 años el local de la calle Luis Cabrera, donde continúan con sus labores de enseñanza, incluyendo clases de español, informática y árabe; grupos de aprendizaje colectivo sobre género, contrainformación, talleres de bicicletas y alternativas económicas, etc., un tipo de formación similar al de centros sociales autogestionados como el Patio Maravillas.

Málaga: La Casa Invisible en una ciudad del PP

El Centro Social y Cultural de Gestión Ciudadana La Casa Invisible de Málaga ocupaba en marzo de 2007 un inmueble del centro histórico de la ciudad con fines culturales. Cuatro años más tarde, en enero de 2011, se firma un Protocolo de Intenciones con el Ayuntamiento de Málaga, la Junta de Andalucía, la Diputación Provincial de Málaga y el Museo Reina Sofía (perteneciente al Ministerio de Cultura) para la cesión del edificio. La Casa Invisible tiene un año para cumplir las condiciones que posibilitaran la cesión del inmueble, incluyendo la constitución de una fundación sin ánimo de lucro y de interés general. Este fue el origen de la Fundación de los Comunes.

Menos de un año más tarde, el pliego de adjudicación del edificio, elaborado por Patrimonio de la Gerencia de Urbanismo, fue elevado, junto con el informe favorable de la Concejalía de Cultura, para su aprobación en pleno municipal, el último paso necesario para completar la cesión. Antes de completar el proceso, el Ayuntamiento de Málaga desalojó La Casa por indicaciones de la Gerencia Municipal de Urbanismo, argumentando que la inspección reveló riesgo de incendio o cortocircuito. La Invisible ha denunciado la instrumentalización del inmueble, asegurando que su intención es facilidar el deterioro del inmueble para justificar su demolición, conservando la fachada, que está protegida como patrimonio de la ciudad.

La Tabacalera en tiempos de Sinde y Wert

La página del Ministerio de Cultura dice que la Antigua Fábrica de Tabacos de Madrid es un edificio gestionado por el Ministerio desde el año 2003. Antes era del Ministerio de Defensa, que se lo cede con la idea de montar allí un gran Museo de la imagen en movimiento. Por suerte o por desgracia, la crisis económica les obliga a abandonar el proyecto. Como en el barrio hay una reivindicacion historica de los vecinos por el espacio, el Ministerio decide cederlo a colectivos artísticos, conviertiendose en el Centro Social Autogestionado La Tabacalera de Lavapiés. Fue un centro de dinamización clave antes y durante la acampada del 15-M, y muy relacionado con el Patio Maravillas.

La ex-Ministra con el PSOE González-Sinde declaró a eldiario.es que Tabacalera era uno de sus grandes logros en el Ministerio: "La Tabacalera de Embajadores, generar un modelo de participación ciudadana en un espacio público, ese era un camino que me hubiera gustado que creciera más y que me pareció que la crisis ofrecía esa oportunidad de darle la vuelta a las infraestructuras públicas que no están utilizadas y abrirlas a los ciudadanos".

Ni José Ignacio Wert ha revocado o puesto en duda ese acuerdo durante su mandato ni el nuevo ministro de Cultura de Rajoy ha anunciado nada al respecto.

Astra-Guernika: de fábrica de armas a centro social autogestionado

Astra Unceta y Cia. había sido fundada en 1903 en Eibar por Juan Esperanza Salvador, experto mecánico armero, y Pedro Unceta, montador y exportador de armas. Alcanzaron un rápido éxito fabricando pistolas semiautomáticas pequeñas, principalmente el modelo Victoria, y el Ayuntamiento de Gernika les invitó a mover su sede, subvencionando la compra de los terrenos y la construcción de este pabellón.

Durante la guerra civil, los trabajadores se alinearon con el bando republicano y el propietario, el nacionalista Rufino Uncetta, abandonó la empresa en el 36, para recuperarla con los bombardeos de la legión Cóndor, además de unos suculentos contratos con la Wehrmacht. Su heredero y último propietario, Augusto Unceta-Barrenechea, fue asesinado por ETA en 1977. Astra se fusiono con la Star y se precipitó a la quiebra, cerrando el 27 de Mayo 1997.

En 2005, diferentes colectivos y asociaciones de Gernika se movilizaron para ocupar el edificio. Tras varios desalojos y protestas vecinales, se llegó a un acuerdo con el Ayuntamiento (del PNV), con la mediación del equipo de la Universidad del País Vasco, convirtiéndolo en el espacio público y comunitario auto-gestionado por y para la ciudadanía Astra-Gernika.

Catalunya, paraíso de la autogestión

El movimiento okupa catalán vivió su era dorada en la década de los 2000, y fue especialmente fértil en Barcelona. La mayoría de centros autogestionados de la actualidad están dinamizados por colectivos sociales y vecinales. El Bloque 11 de Can Batllò, una antigua fábrica textil en el barrio de Sants, fue cedido por el Ayuntamiento en 2011 de CiU después de que los vecinos lo ocuparan para reclamarlo. Can Batllò se ha convertido en un centro cultural, con espacios de creación artística y musical, auditorio, rocódromo, biblioteca o parque infantil.

Otro veterano, esta vez en el distrito de Sants, es el Can Vies, cuyo intento de derribo puso en pie a los movimientos sociales y vecinales durante el verano pasado. Can Vies ha sido durante dos décadas un vivero de iniciativas culturales, musicales y de organización popular. En estos momentos, el colectivo que lo gestiona se encuentra reconstruyéndolo e impulsando su nueva etapa.

Otro que ha ganado popularidad desde su recuperación en los dos últimos años es el Flor de Maig, en el barrio del Poblenou. El edificio que lo alberga fue un ateneo popular emblemático del movimiento vecinal durante los 70, y antes había sido una cooperativa nacida en el siglo XIX. En la actualidad, el Flor de Maig es un lugar de encuentro para colectivos sociales, cooperativas de consumo y espacio de exhibición de proyectos artísticos. Pero si hubiera que designar al ‘hermano’ catalán del Patio Maravillas, este sería el Ateneu Candela, en Terrassa. De él han surgido varias iniciativas políticas que después han tenido resonancia institucional.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Corrección: En una versión anterior se decía que Esperanza Aguirre era la Presidenta de la Comunidad de Madrid en 2001. Lo cierto es que Aguirre asumió el cargo el 20 de noviembre de 2003. En 2001 el presidente era Alberto Ruiz Gallardón.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha