eldiario.es

Menú

eldiarionorte Cantabria eldiarionorte Cantabria

El Ayuntamiento de Santander aumentó casi un 40% la recaudación por impuestos en la última legislatura

El año pasado el Consistorio ingresó 93 millones de euros por impuestos directos, 25 millones más que en 2011

La recaudación fiscal por este concepto se ha duplicado durante el mandato de Íñigo de la Serna al frente de la Casona 

- PUBLICIDAD -
Las consignaciones de los concejales por asistencia a un Pleno municipal son de 280 euros.

El alcalde, en el centro de la imagen, junto a la concejala de Hacienda y el edil de Obras. ROMÁN G. AGUILERA

El anuncio de subida o bajada de impuestos (más bien las bajadas porque las subidas no suelen anunciarse, o al menos no abiertamente) son un clásico del mes de septiembre. Las administraciones públicas, tanto autonómicas como municipales, están inmersas en elaborar las cuentas del próximo año y en este trabajo también se incluye fijar los tributos para el nuevo ejercicio. 

En este contexto, el Ayuntamiento de Santander, como suele ser habitual, se ha descolgado proclamando una disminución de los impuestos para 2017, que alcanzará los 3,4 millones según los datos aportados por el alcalde de la ciudad, Íñigo de la Serna (PP). Ese ahorro para los vecinos, apunta el regidor, vendrá de la mano de una caída de un 10% de los valores catastrales y una reducción de un 0,6% de la tasa de agua y alcantarillado. El resto de tributos quedarán congelados si se cumplen las previsiones que manejan los populares.  

La primera de las medidas está pendiente de que sea autorizada por el Ministerio de Hacienda y afectará al rey de los impuestos municipales, el Impuesto de Bienes e Inmuebles, que es la principal vía de ingreso para los ayuntamientos. En el segundo de los casos, la rebaja -inferior al 1%- no es voluntad del equipo de Gobierno sino que viene determinada por el contrato con la empresa concesionaria -Aqualia-; cuando el Ayuntamiento de Santander privatizó en 2006 el servicio de aguas se estableció que la tasa tendría que ajustarse anualmente en relación al IPC.  

De esos 3,4 millones de euros de ahorro total, 1,6 corresponden a la antigua 'contribución'; 1,3 a plusvalías y 93.000 euros al agua. Teniendo en cuenta el número de inmuebles de la ciudad, el recibo del IBI bajará de media entre 15 y 20 euros y el del agua uno, aproximadamente. El resto del ahorro se deriva de los 363.000 euros en bonificaciones para la rehabilitación del barrio del Cabildo, una actuación pendiente de ejecutar desde el año 2007 cuando el derrumbe de un edificio provocó la muerte de tres personas.

No obstante, los vecinos de la capital de Cantabria han de tomar con cierta reserva el anuncio del equipo de Gobierno. No es la primera vez que los populares garantizan una rebaja de impuestos que luego no se materializa en los recibos. De hecho, esto es lo que ha sucedido en los últimos años.

En la última legislatura (2011-2015) el Ayuntamiento de Santander aumentó un 36,7% la recaudación vía impuestos directos, según los datos consultados por eldiario.es. En concreto, en el año 2011 el Consistorio santanderino ingresó por este concepto 68 millones frente a los 93 que obtuvo en 2015. Estos datos han sido obtenidos de la liquidación de los presupuestos, es decir, son oficiales y parten de los propios servicios municipales -la liquidación es el documento que los ayuntamientos remiten a Hacienda y analiza anualmente la ejecución del presupuesto por áreas-. 

Si nos retrotraemos más en el tiempo, el incremento de la recaudación fiscal desde que De la Serna es alcalde de Santander se eleva hasta el 52,5%, es decir, se ha duplicado en los últimos ocho años, tal y como puede observarse en la gráfica. 

El 'juego' del IBI

¿Cómo es posible que De la Serna anuncie bajadas de impuestos todos los años y los vecinos de Santander paguen más? En el caso del IBI, por ejemplo, el Consistorio ha reducido en este tiempo de forma significativa el tipo impositivo, que es la parte sobre la que puede actuar directamente. Sin embargo, los valores catastrales -la segunda variante que incide sobre el recibo- se incrementan anualmente, de modo que los vecinos pueden pagar más a pesar de que se haya rebajado el tipo.

El ayuntamiento podría bajar más este índice para que efectivamente de verdad se produzca un ahorro en el bolsillo de los santanderinos. ¿Y por qué no lo hace? El alcalde juega con la baza de que la última revisión catastral -la ley establece que se tiene que realizar cada diez años- se produjo en 2010, coincidiendo con el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, y por ello tiene el argumento 'fácil' de responsabilizar al PSOE. Así, el PP puede conjugar afirmar que baja los impuestos al mismo tiempo que aumentan los ingresos del ayuntamiento.

En el caso concreto del IBI la recaudación ha pasado de 40 millones en 2011 a 58 en 2015, lo que supone un incremento del 45%. En esta subida también ha influido que una de las primeras medidas que tomó el Gobierno de Rajoy al tomar posesión en diciembre de 2011 fue aplicar un recargo del 4% parael 50% de los inmuebles con menor valor catastral.

Respecto a la tasa de basuras, en la anterior legislatura los populares decretaron una unificación de la tasa al alza, fijando una cuota única de 27 euros al trimestre. Hasta entonces los vecinos pagaban  entre 13 y 25 euros dependiendo del barrio de residencia, con lo que algunos vieron sufrieron un incremento del más del 100%.  

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha