eldiario.es

Menú

El aumento de extranjeros en Euskadi consigue revertir la pérdida de población autóctona

Euskadi ha sido, junto con Cataluña, la única comunidad autónoma que ha crecido en población de origen extranjero.

Aumenta por segundo año consecutivo, siendo 2016 el año donde hay un mayor porcentaje de población de origen extranjero en el País Vasco

- PUBLICIDAD -
Encuentro de mujeres inmigrantes en Vitoria.

Encuentro de mujeres inmigrantes en Vitoria.

En la actualidad y según los datos provisionales del padrón a 1 de enero de 2016, la población de origen extranjero en Euskadi es de 188.213 personas, lo que supone el 8,6% de la población total. En comparación con el año anterior, es un 2,2% más. Este crecimiento se ha dado tanto en Bizkaia (2,5%) como en Gipuzkoa (3,3%), mientras que en Álava ha descendido la población de origen extranjero (-0,6%).

Si se tiene en cuenta el peso que tiene la población de origen extranjero y la población total en cada uno de los territorios, Álava es el que tiene mayor porcentaje de población de origen extranjero (10,4%), seguido de Gipuzkoa (8,8%) y Bizkaia (8%). Euskadi ha sido, junto con Cataluña, la única comunidad autónoma que ha crecido en población de origen extranjero en el último año. Así, 2016 es el año donde  hay un mayor porcentaje de población de origen extranjero en la comunidad autónoma, con un 8,6%

Pero, ¿cuál ha sido el impacto de la población de origen extranjero sobre la dinámica demográfica? El Observatorio Vasco de Inmigración – Ikuspegi responde que ha sido un impacto positivo. Entre 1998 y 2016, Euskadi ha incrementado su población total en 90.465 nuevos habitantes. Este crecimiento se ha producido gracias a la llegada de población de origen extranjero, que ha pasado de 26.334 personas empadronadas en 1998 a 188.213 en 2016. Sin embargo, en el mismo periodo, el número de población autóctona ha decrecido en 71.414 personas.

Por lo tanto, “la población de origen extranjero ha conseguido revertir la dinámica de pérdida de población que ha experimentado la comunidad autónoma”, apunta Ikuspegi.  

Si se tiene en cuenta la evolución de los últimos años, se comprueba que el crecimiento migratorio no se ha producido de manera homogénea en el tiempo. Hay varias etapas:

  • Inicio (1998-2000): en esta fase la inmigración extranjera comienza a ser una realidad cada vez más relevante; el crecimiento comienza a intensificarse, lo que se comprueba en el incremento anual, que pasa de 2.689 personas en 1999 a 6.120 en el año 2000.
  • Consolidación (2001-2004): Durante esta etapa el crecimiento anual se sitúa alrededor de las 10.000 nuevas personas de origen extranjero empadronadas. El fenómeno migratorio se consolida en la CAE y pasa a ser un fenómeno relevante.
  • Intensificación (2005-2009): Estos años representan el mayor crecimiento migratorio. Lejos de estancarse, el ritmo de crecimiento se intensifica y en 2008 llega a su máximo de nuevos empadronamientos, con 20.288 de personas de origen extranjero.
  • Efecto del inicio de la crisis (2010-2012): la crisis económica se hace notar de forma muy significativa y el ritmo de crecimiento desciende de forma acentuada. Sin embargo, la inmigración sigue creciendo y se sitúa a niveles de la fase de inicio del fenómeno migratorio, por encima de los 6.000 nuevos empadronados.
  • Consolidación de los efectos de la crisis (2013-2014): en 2013, por primera vez, la población de origen extranjero desciende en 489 personas, acentuándose en 2014.
  • Salida de la crisis (2015-2016): caracterizada por un aumento leve de la población de origen extranjero (tras dos años de caída) y una pauta ascendente que difiere con respecto a España.

Nacionalizaciones

El proceso de nacionalizaciones está haciendo que la diferencia entre la población extranjera y la nacida en el extranjero sea cada vez mayor. A 1 de enero de 2016, habría en la comunidad autónoma 139.025 personas extranjeras (6,4%) y 188.213 personas nacidas en el extranjero (8,6%).

Estas diferencias entre un criterio y otro se ven reflejados, sobre todo, en la población de origen latinoamericano, que es la que con mayor intensidad está obteniendo la nacionalidad española –doble nacionalidad–. De tal forma, que suponen cerca de la mitad de toda la población de origen extranjero, pero tan solo un tercio si se considera únicamente a la población extranjera.

En los años de crisis económica, la población de origen nicaragüense es la que más ha crecido en términos relativos y la segunda en términos absolutos –por detrás de la nacida en Marruecos–. “La población de origen nicaragüense presenta un alto índice de feminización y un alto nivel de inserción en determinados nichos laborales, como son el trabajo doméstico y cuidados personales, que siguen siendo demandados en el contexto actual de la sociedad vasca”, subraya Ikuspegi.

En la actualidad, el país de origen con mayor número de personas residentes en Euskadi es Marruecos, desde 2014, y sigue aumentando en 2015 y 2016, situándose en 20.055 personas empadronadas, lo que supone un 10,5% de la población total de origen extranjero. La segunda procedencia es la colombiana, con un 9,3%.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha