eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

¡A por ellos!, la consigna del Gobierno para ir a por todas

El PP tiene una ideología clara: franquismo sociológico y espíritu oligárquico. El PSOE solo tiene la triste motivación de dinamitar a Podemos para tratar de escalar los escaños perdidos a causa de su vaciedad ideológica

La decisión de los 'comuns' de Ada Colau de romper su pacto en Barcelona con el PSC es una muestra de coherencia y dignidad políticas

50 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Rajoy ensalza el papel del Albiol y agradece su denuncia contra "la utilización de niños"

El líder del PP catalán, Xavier García Albiol, acompañado de Mariano Rajoy en la presentación de la candidatura popular al 21D.

Catalunya ha sido la gran ocasión para que el Gobierno del PP comenzara con su gran ofensiva contra la ya renqueante salud democrática en el Estado español. Ir contra su derecho a decidir, lanzar el 1-O las huestes de la represión policial, encarcelar a miembros del Govern y de la sociedad civil y aplicar en la Generalitat el artículo 155 fue el pistoletazo de salida. Cuando en varias ciudades españolas grupúsculos españolistas despidieron a los destacamentos de la Guardia Civil que se iban a dar hostias a Catalunya, el grito de ¡a por ellos! era, en clave callejera, la misma consigna que el PP repetía en sus despachos.

El PP convirtió la cuestión catalana en una bandeja en la que ir sirviendo su ¡a por ellos! no solo al independentismo sino a todo lo que se moviera a lo largo y ancho de esta piel de toro que quieren seguir maltratando hasta la muerte. No es casualidad que el pasado viernes, y solo un día antes de que expirara el plazo legal para hacerlo, el Consejo de Ministros anunciara que llevará al Tribunal Constitucional la ley de protección animal que el Parlament balear aprobó el pasado 24 de julio, según la cual en las Islas Baleares se celebrarían corridas de toros a la portuguesa: presuntamente sin daños físicos a los animales ni su muerte en el ruedo. El PP, que es muy de llevar las leyes más benefactoras al Tribunal Constitucional (como ya hizo en su día con el matrimonio igualitario, por poner solo otro sangrante ejemplo), prefiere que el toro sufra más en la plaza, que sea torturado y asesinado allí mismo. Claro. El impulsor de la regresión moral ha sido Fernando Benzo, secretario general de Cultura y reconocido taurópata. Ha sido su particular ¡a por los antitaurinos!.

Porque el ¡a por ellos! del PP, que se veía venir con su Ley Mordaza y su persecución de titiriteros, tuiteros, humoristas o periodistas, se ha ido materializando estas últimas semanas, sin el más mínimo rubor, en un a por todo lo que no sean su propios intereses. Cuentan para el saqueo democrático con la imprescindible colaboración de sus cómplices, aunque podría decirse que las motivaciones del PP son algo menos espurias que las del PSOE, su principal secuaz. Al menos el PP tiene una ideología clara: franquismo sociológico (que se manifiesta en autoritarismo y represión) y espíritu oligárquico (cuya herramienta política es la rapiña de la corrupción). El PSOE solo tiene la triste motivación de dinamitar a Podemos y a las confluencias del cambio para tratar de escalar, con uñas despellejadas y dientes mellados, los escaños perdidos a causa de su vaciedad ideológica. Que los 'comuns' de Ada Colau hayan decidido romper su pacto en Barcelona con el PSC es una muestra de coherencia y dignidad políticas que si bien hoy dificultará la gobernabilidad de la alcaldesa podrá comportar beneficios futuros, toda vez que entendamos que la coherencia y la dignidad políticas han de ser beneficiosas por definición.

Por otra parte, la intervención de Montoro de las cuentas del Ayuntamiento madrileño es el ¡a por Manuela Carmena y los rojos de Ahora Madrid! El PP no puede soportar que la alcaldesa y su equipo hayan saneado las arcas municipales, dejadas en estado de extremaunción por los alcaldes populares José María Álvarez del Manzano, Alberto Ruiz Gallardón y Ana Botella, y que la gestión económica actual haya reducido la deuda y logrado el superávit. Mucho menos soporta el PP la auditoría que Carmena ha impulsado sobre las cuentas que ellos dejaron, y que lo haya hecho a pesar de que la mayoría de los documentos fueron descaradamente destruidos por Botella (contenedores con papeles, carpetas y archivadores en la calle Montalbán, a la vista de todas) antes de tener que abandonar el palacio de Cibeles, una destrucción de idéntica naturaleza al borrado de los discos duros de la contabilidad de Génova. Tampoco soporta el PP que Carmena haya denunciado a la ex alcaldesa por la venta de pisos sociales a fondos buitres. Ni mucho menos que, encima, el gobierno de Ahora Madrid haya aumentado como nunca antes la inversión social en el municipio. La ultraderecha ultraliberal no puede soportar que semejantes fondos acaben cubriendo las necesidades de los pobres en lugar de llenando sus bolsillos.

No satisfechos con todo lo anterior (a lo que se une la amenazas, ya explícitas, a todas las autonomías), un objetivo claro en su ¡a por ellos! son los alcaldes de Cádiz y Puerto Real, que han tenido también la coherencia y dignidad políticas de denunciar el atropello de la intervención del Ayuntamiento de Madrid. Sin duda, el PP irá también a por ellos. Ya el presidente del PP gaditano, Antonio Sanz, pide que Kichi pague “de su bolsillo” la multa por haber colocado en abril una bandera republicana en la plaza de la Constitución, con motivo de varios actos de celebración del aniversario de la II República. Es el particular ¡a por los republicamos y a por la memoria histórica! de Sanz. En un tuit también memorable Kichi le ha propuesto un pacto: él paga de su bolsillo esos 1.000 euros de multa si el PP paga con el suyo los 275 millones de deuda que dejó en la ciudad gaditana. Cabe destacar que la gestión de Kichi y su equipo de gobierno ha reducido también esa deuda en al menos un 10%. Normal que el PP quiera ir a por ellos.

Así que lo de Catalunya solo era la traca inicial de una ofensiva general del PP en cuya consigna, ¡a por ellos!, está una parte importante de la ciudadanía y una parte esencial de la democracia. Ellos van a por todas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha