El PP ganaría al PSOE en Andalucía y consolida el bloque de derechas sobre la izquierda, según el CIS andaluz

El presidente de la Junta, Juanma Moreno. EFE/Jose Manuel vidal/Archivo

El PP ganaría las elecciones andaluzas si se celebrasen hoy, con una ventaja de 3,1 puntos respecto al PSOE, que fue quien ganó los últimos comicios, pese a perder el Gobierno autonómico. El barómetro andaluz publicado este lunes por el Centro de Estudios Andaluces (Centra) -financiado por la Junta- se reafirma en la foto fija que arrojó el pasado verano: PP y Vox son los partidos que más crecen, mientras los socialistas retroceden y Ciudadanos continúa hundiéndose. Las formaciones progresistas que pugnan entre sí por el espacio electoral a la izquierda del PSOE también encajan un castigo de los electores: el sondeo pregunta por separado sobre la alianza Podemos-IU (10,3% de votos) y por Adelante Andalucía (4,8%), logrando menos apoyos ahora de los que tenían juntos en las elecciones autonómicas de 2018.

Los populares obtendrían un 26,6% de los votos, frente al 23,5% de los socialistas. El bloque de las tres derechas seguiría sumando más que las izquierdas, garantizando así la mayoría absoluta en el Parlamento autonómico y la continuidad del Gobierno de Juan Manuel Moreno Bonilla. La variación estaría en el peso que se reparten los tres aliados: el partido de extrema derecha adelantaría a la formación naranja en votos y escaños, convirtiéndose en la tercera fuerza política de la Cámara (en 2018 entró siendo la última). Vox obtendría el 15,7 % de los votos, 3,5 puntos más que Cs, que se quedaría con el 12,2% de los sufragios.

El barómetro hace una extrapolación de la intención de voto al número de escaños, y de ésta se extrae una configuración de Gobierno que hasta ahora no era posible: PP y Vox podrían formar Gobierno sin necesitad de los votos de Ciudadanos. Los populares obtendrían entre 35 y 38 escaños -ahora tienen 26- y la formación de Santiago Abascal se moverían en la franja de 16 a 19 escaños (en 2018 lograron 12). De confirmarse la horquilla más alta en ambos partidos, sumarían 57 escaños, dos más que la mayoría absoluta. En la horquilla más baja, PP y Vox se quedarían a cuatro diputados de la mayoría.

En ambos casos, el hundimiento de Ciudadanos en Andalucía -de 21 a 13 ó 14 escaños- convierte al partido de Inés Arrimadas en un aliado menor o incluso prescindible para la continuidad del Gobierno de Moreno, mientras que la ultraderecha afianza su papel decisivo, puede exigir su entrada en el Ejecutivo autonómico -sería la primera del país- incluso dejar fuera al grupo naranja, si sus votos no son necesarios para sumar. Con todo, el sondeo frena la caída de Cs respecto a la última edición, en julio, y la anterior, en diciembre, cuando se colocaron como última fuerza en el Parlamento. No obstante, la suma de escaños de PP y Cs sería mayor que la que ahora tienen (47), porque la subida de los populares amortigua la caída de los naranjas. El sondeo les otorga 48 diputados en la horquilla más baja y 52 en la más alta.

En el arco de la izquierda, el PSOE andaluz caería de los 33 escaños que ahora tiene a la franja de 27 a 30 diputados, su suelo histórico (nueve por detrás del PP, según la estimación que hace el barómetro). La alianza Podemos-IU, que ahora pilota el grupo parlamentario Adelante Andalucía tras la expulsión de Teresa Rodríguez y el sector Anticapitalistas, lograría entre 10 y 12 diputados; mientras que la opción de Adelante, marca electoral de 2018, lograría entre uno y tres escaños. La división interna hace mella en la confluencia de izquierdas, que hace dos años obtuvo 17 diputados en la Cámara.

El llamado CIS andaluz se ha realizado a partir de una muestra diseñada por el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía (IECA) de 3.600 entrevistas telefónicas, y tras un trabajo de campo llevado a cabo entre los pasados días 23 de noviembre y 3 de diciembre. Es el tercer barómetro andaluz del Centra que coloca al PP como primera fuerza en las autonómicas, después de los publicados en julio y en octubre, que le otorgaba una ventaja de 3,8 punto sobre el PSOE. En las ediciones de junio y diciembre de 2019, los socialistas seguían siendo los más votados.

Respecto a las elecciones del 2 de diciembre de 2018, de las que ahora se cumplen dos años, el PP crecería un 5,8% más en el escrutinio, seguido de Vox, que aumentaría un 4,7%. El resto de fuerzas retrocedería: el PSOE perdería un 4,4% de votos, Ciudadanos un 6,1% menos y las fuerzas que integraban Adelante Andalucía computarían por separado y con menos proyección de votos que hace dos años.

Valoración de líderes

Sobre la valoración de los líderes andaluces, sólo el presidente Moreno logra un aprobado, con una nota de 5,32. El resto de dirigentes suspende, aunque los dirigentes conservadores obtienen mejor opinión que los de izquierdas. Pese al desplome de Ciudadanos -el partido que más cae en intención de voto- su líder y vicepresidente de la Junta, Juan Marín, es el segundo mejor valorado por los encuestados (4,73), seguido del portavoz de Vox en el Parlamento andaluz, Alejandro Hernández (4). De los dirigentes de izquierdas, Susana Díaz logra una nota de 3,98, mientras que la nueva líder de Podemos Andalucía, Martina Velarde, se estrena en este barómetro con un 3,95, por delante de su antecesora, Teresa Rodríguez, que obtiene la peor calificación de todas (3,71).

En cuanto a los miembros del Gobierno andaluz, destacan los del PP por delante de los de Ciudadanos, con el portavoz y consejero de la Presidencia, Elías Bendodo, a la cabeza (4,91). Le sigue Marifrán Carazo, de Fomento (4,86); Carmen Crespo, de Agricultura (4,82); y el primer nombre de Cs es Javier Imbroda, de Educación, con un 4,79; que se coloca por delante del titular de Hacienda, Juan Bravo (4,75) y el de Salud, Jesús Aguirre (4,73). A la cola están dos consejeros nombrados por la formación naranja, Rocío Ruiz, de Igualdad (4,42) y Rogelio Velasco, de Economía (4,29).

La gestión del Gobierno andaluz de PP y Ciudadanos es moderadamente satisfactoria para los encuestados, aunque ahora son menos los que dan una puntuación positiva respecto al barómetro del verano. Entonces era el 40,4% de entrevistados los que decían que la gestión de la Junta era buena o muy buena, y ahora ese porcentaje ha caído hasta el 34,3%. En cambio aumentan los que piensan que es mala o muy mala: del 36,6% al 37,8%.

También se repite un fenómeno que ya reflejaba el último sondeo: la valoración del presidente Moreno es superior a la de su propio Gobierno. El 34,9% cree que su gestión es buena o muy buena, aunque el 36,2% la califica de mala o muy mala. La gestión del Gobierno de España de PSOE y Unidas Podemos tiene más críticos que adeptos entre los encuestados andaluces: el 67,7% considera que lo ha hecho mal o muy mal, frente al 10,6% que cree que lo han hecho bien o muy bien.

Cuando el barómetro pregunta por qué partido daría mejor respuesta a los problemas de Andalucía, PP y PSOE destacan sobre el resto. Los populares son la primera opción, con un 18,7%, seguido de los socialistas, con un 9,9% y muy cerca Vox (9,7%). Muy detrás quedan Ciudadanos (3,8%) y Podemos (3,7%). Sobre la evolución de la economía andaluza respecto al conjunto de España, los encuestados se muestran pesimistas: el 60,2% cree que será peor, mala o muy mala, frente al 17,4% que piensa que mejorará (el 20% considera que no habrá cambios significativos).

Etiquetas
Publicado el
14 de diciembre de 2020 - 12:52 h

Descubre nuestras apps

stats