La portada de mañana
Acceder
Casado lanza al PP a la calle contra el Gobierno
ESPECIAL | Una invasión biológica imparable se extiende por España
OPINIÓN | Mundo rico y estúpido, por Antón Losada
Sobre este blog

Ayuda en Acción es una Organización No Gubernamental de Desarrollo independiente, aconfesional y apartidista  que trabaja en América, África y Asia con programas de desarrollo integral a largo plazo en diferentes ámbitos para mejorar las condiciones de vida de los niños y niñas, así como el de las familias y comunidades a través de proyectos autosostenibles y actividades de sensibilización.

Mujer rural no es mujer agraria

Según la FAO, “las mujeres rurales son exponencialmente más vulnerables y están más marginadas”.

Inma D. Alonso

@Inma_DA —
  • Ayuda en Acción contribuyó en 2015 a que 47.654 mujeres reforzaran sus emprendimientos y mejoraran sus medios de vida, entre otros logros.

Las mujeres rurales son una cuarta parte de la población mundial y constituyen uno de los principales pilares de la seguridad alimentaria, puesto que representan el 43% de los puestos de trabajo en las cadenas de producción de alimentos de los países más desfavorecidos.

Si tenemos en cuenta que más del 75% de la población que vive en condiciones de extrema pobreza lo hace en las zonas rurales, garantizar el acceso de las mujeres al sistema productivo en igualdad de condiciones que los hombres es una premisa indispensable para alcanzar al primero y el quinto de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para 2030, reducir a la mitad el número de personas que pasan hambre y poner fin a todas las formas de discriminación contra todas las mujeres y niñas en todo el mundo.

Sin embargo y a pesar de estos datos, las mujeres en el ámbito rural son invisibles, no sólo para sus comunidades sino también para el resto de la sociedad. Y lo son porque a pesar de que recaiga sobre ellas gran parte de la responsabilidad de producir y procesar los alimentos, de mantener económicamente a sus familias o de ser consideradas las garantes de las oportunidades de educación y las responsables de los cuidados, están infrarrepresentadas en los espacios políticos y económicos de toma de decisiones.

Su invisibilidad llega hasta el punto de que menos del 20% de las mujeres son propietarias de las tierras que trabajan y tienen mayores dificultades que los hombres para acceder a insumos como las semillas o los créditos. Según la FAO, “las mujeres rurales son exponencialmente más vulnerables y están más marginadas”.

Desde 2008, Naciones Unidas celebra el 15 de octubre el Día Internacional de las Mujeres Rurales para reconocer “la función y contribución decisivas de la mujer rural, incluida la mujer indígena, en la promoción del desarrollo agrícola y rural, la mejora de la seguridad alimentaria y la erradicación de la pobreza rural”.

Y tal es la importancia del papel de la mujer en la producción de los alimentos que este año, la celebración de las mujeres rurales y el Día Mundial de la Alimentación (16 de octubre) comparten su objetivo, poner el foco en el cambio climático y en cómo éste afecta a la agricultura y a la alimentación.

Conscientes de ello, en Ayuda en Acción hace tiempo que integramos la perspectiva de género como un eje transversal de nuestro trabajo para hacer visibles a todas aquellas mujeres rurales que día a día derriban barreras para ejercer los mismos derechos económicos, sociales, culturales, civiles y políticos que los hombres. También nuestra actual estrategia institucional recoge el reto del cambio climático como uno de los mayores desafíos a los que nos enfrentamos, por la amenaza que supone para los ecosistemas mundiales, el desarrollo sostenible y el bienestar global.

Ejemplo de ello son algunos de nuestros proyectos como el que acaba de arrancar en Perú para el fortalecimiento organizativo y el empoderamiento social y político de casi 3.000 mujeres indígenas de 9 comunidades del sur andino peruano o la Estrategia Centroamericana de Desarrollo Rural Territorial (ECADERT 2010-2030) que lideramos e implementamos en Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua para fortalecer las capacidades de la población de los territorios rurales, mejorar la calidad de vida en la región y construir una sólida institucionalidad social que impulse y facilite un desarrollo solidario, incluyente y sostenible. Una estrategia cofinanciada por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y que cuenta con un enfoque de género transversal cuya finalidad es posicionar la voz y acción de las mujeres en el desarrollo rural territorial en contextos multiculturales.

Porque las mujeres rurales no son sólo mujeres agrarias, si bien se dedican al cultivo de la tierra y otras labores agropecuarias, también forman parte de las cadenas de valor de producción de los alimentos y ponen en marcha emprendimientos que las sostienen económicamente a ellas y a sus familias; sin olvidarnos de que lograr la autonomía financiera va más allá del sustento e implica también el acceso a la seguridad social o los servicios públicos. Por ejemplo, tan sólo en 2015, Ayuda en Acción contribuyó a que 47.654 mujeres reforzaran sus emprendimientos y mejoraran sus medios de vida o al fortalecimiento de la actividad de 4.380 organizaciones lideradas por mujeres, entre otros logros.

Marisa Marcavillaca es directora de la Federación Nacional de Mujeres Campesinas, Artesanas, Indígenas, Nativas y Asalariadas del Perú (FENMUCARINAP), organización con la que trabaja Ayuda en Acción en este país. La federación nació en 2006 y actualmente agrupa a más de 126.000 mujeres de 19 organizaciones regionales del centro, sur, norte y selva peruana. “Nosotras trabajamos vinculadas a la Pacha Mama porque nos identificamos con ella porque es nuestra madre tierra que nos da fruto igual que nosotras, que también producimos y florecemos”. Y reivindica, “las mujeres están organizadas, participan de las actividades de producción y asumen responsabilidades económicas pero nos falta mucho para que sea respetado y visibilizado el trabajo que hacemos dentro de nuestros territorios”.

Y es que sólo reduciendo la brecha existente entre hombres y mujeres en relación con su acceso a los recursos y los medios de producción, se logrará que gocen de las mismas oportunidades en el área rural para conseguir su mejora económica y para que tomen las decisiones sobre las políticas que les afectan directamente, a ambos y a sus familias.

Sobre este blog

Ayuda en Acción es una Organización No Gubernamental de Desarrollo independiente, aconfesional y apartidista  que trabaja en América, África y Asia con programas de desarrollo integral a largo plazo en diferentes ámbitos para mejorar las condiciones de vida de los niños y niñas, así como el de las familias y comunidades a través de proyectos autosostenibles y actividades de sensibilización.

Etiquetas
Publicado el
14 de octubre de 2016 - 20:18 h

Descubre nuestras apps

stats