La portada de mañana
Acceder
Los contagios entre vacunados dejan en el aire las cenas de empresa
Preguntas y respuestas sobre la vacunación de los niños pequeños
OPINIÓN | Imaginen la peor de sus pesadillas, por Rosa María Artal

El Puerto de Santander ha licitado medidas suplementarias de seguridad por más de dos millones de euros desde 2019

Instalación de valla perimetral del puerto en la calle Antonio López de Santander.

A más de dos millones de euros se eleva el importe global de las licitaciones de compra y contratación de seguridad que el Puerto de Santander lleva realizando desde 2019, el momento en que empezó a incrementar sustancialmente sus niveles de seguridad. De los 2.075.000 euros licitados hasta el momento, los últimos 188.100 euros corresponden a un suministro de concertinas cuya contratación está aún en plazo, si bien ya se han instalado los primeros tramos correspondientes a una compra anterior.

La ONG Pasaje Seguro, contra las concertinas del Puerto de Santander: "Muestran una tremenda inhumanidad"

La ONG Pasaje Seguro, contra las concertinas del Puerto de Santander: "Muestran una tremenda inhumanidad"

Y es que la compra de concertinas para bloquear el asalto nocturno de polizones albaneses al puerto para embarcarse rumbo al Reino Unido ha supuesto un salto cualitativo en las medidas hasta ahora adoptadas (seguridad privada, sensores de movimientos, verjas más altas, etc.), dado que este es un medio antiasalto que el propio Gobierno de Pedro Sánchez ya anunció que retiraría del vallado de Ceuta y Melilla por sus consecuencias sobre las personas.

En marzo de 2019, el Puerto licitó la instalación de vallado de seguridad en las inmediaciones de la Comandancia Naval y de Seguridad Exterior, unos trabajos por los que ofrecía pagar 288.757 euros. Un mes después, licitó otro contrato de vallado en un edificio aledaño: la estación marítima. Para este edificio ofreció 39.377 euros con el fin de 'blindar' su cubierta. En septiembre de ese año, se licitó un vallado de seguridad 4,5 metros de altura. El contrato estaba valorado en 343.206 euros y su instalación prevista era en las inmediaciones del aparcamiento de carga no acompañada de la terminal de ferries. También en 2019 licitó el mantenimiento de su sistema integral de vigilancia y seguridad de edificios e instalaciones por 27.000 euros, así como la contratación de vigilancia privada como apoyo a la policía portuaria. El contrato último fue valorado en 195.650 euros.

2020, el año de la pandemia, comenzó en términos de contratación en febrero, cuando se licitó por 60.000 euros un vallado de seguridad en la Avenida Sotileza y en las inmediaciones de la calle Antonio López. Junio deparó dos contratos: uno para la compra de diverso material de vigilancia, por 14.980 euros; y otro para la vigilancia perimetral y control de acceso al parque de remolques de la ZAL (Zona de Actividades Logísticas). Este contrato estaba valorado en 50.514 euros.

En julio de 2020, reestalecida la 'normalidad' tras el primer estado de alarma, se recuperó el ritmo de contratación con al menos dos contratos más: uno de 127.948 euros para el cerramiento de hormigón de Raos y otro de 213.477 euros para el suministro para control y vigilancia electrónicos de Raos.

Ya este año 2021, el Puerto ha licitado al menos tres contratos: uno de 344.000 euros para la contratación de vigilancia privada, otro de mayo para la compra de material de protección por 182.072 euros, y el último, aún en plazo para presentar ofertas, para la compra de concertinas por importe de 188.100 euros.

En total, la Autoridad Portuaria de Santander lleva ofertando compras de material y contratando servicios por importe superior a los dos millones de euros, sin poder evitar que se produzcan, según datos de la propia APS, entre 20 y 25 asaltos a la valla todas las noches.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats