La portada de mañana
Acceder
España acusa nuevas dificultades en el rastreo en pleno ascenso de contagios
¿Puigdemont, de vuelta? La respuesta de Llarena, clave en sus movimientos
OPINIÓN | Batet, alto y claro, por Esther Palomera

Sin relevo en la construcción: "Estamos muy necesitados de mano de obra y los jóvenes no tienen interés"

Un obrero trabaja en la construcción de un edificio en Santander.

En un país con más de tres millones de desempleados y con una tasa de paro juvenil que ronda el 40%, hay un gremio que se queja de falta de mano de obra. Se trata de la construcción, un sector recuperado desde hace aproximadamente cinco años de la crisis financiera de 2008 que hizo estallar la burbuja inmobiliaria gestada a principios de siglo. Y aunque la COVID-19 también ha provocado sus efectos negativos, actualmente hay empleo y hacen falta trabajadores que lo desempeñen.

"Estamos muy necesitados de mano de obra y los jóvenes no tienen interés", asegura Maxi Sáinz, gerente de la Asociación de Constructores y Promotores de Cantabria (ACP) en conversación con elDiario.es. "Desconocemos a qué puede deberse, pero nos afecta en el retraso de las obras en curso y en la renuncia a otras", lamenta. Y es que según la Encuesta de Población Activa (EPA), desde 2008 la ocupación en este sector ha caído casi un 50%, una realidad especialmente acuciante entre los más jóvenes.

En este sentido, en 2008 en el sector de la construcción había 2.459.900 personas ocupadas en todo el país, lo que representa un 12% de los ocupados en ese año, mientras que en 2019 se registraron 1.277.900, el 6,5%. "La diferencia porcentual entre estos once años da como resultado una disminución del 48,1% de ocupados en la construcción. Se trata de la mayor disminución si se compara con los otros sectores de la economía", tal y como recoge el 'Informe sobre el Sector de la Construcción 2019' elaborado por el Observatorio Fundación Laboral de la Construcción.

En 2020, el número de ocupados en el sector fue de 1.244.077, un 2,6% menos con respecto a 2019, y durante ese año la cifra de ocupados "experimentó fuertes variaciones" a consecuencia de la crisis económica derivada de la pandemia, según el 'Informe sobre el Sector de la Construcción 2020'.

"Desde las pequeñas empresas a las grandes, todas nos trasladan el mismo problema: la necesidad de un relevo generacional, de incorporación de gente joven que reemplace a estas personas que por edad van a tener que dejar el sector, y la falta de interés por ello", asegura a este medio José Antonio Valcárcel, gerente de la Fundación Laboral de la Construcción en Cantabria, encargada de formar y cualificar personas para incorporarlas al mercado laboral. "Desde maquinistas hasta albañiles, montadores de andamios, encofradores y pintores. Hay una necesidad tremenda", subraya.

Según los informes citados anteriormente, en 2008 el peso porcentual de los jóvenes menores de 35 años era del 42%, mientras que en el 2019 se redujo al 20%. Los ocupados de 35 a 45 años pasaron en el mismo periodo de tiempo de ser el 48% al 64% y los de 55 años o más, representaban el 9% al principio de la serie y en 2019 se incrementó su peso hasta el 16%.

Tanto Sáinz como Valcárcel desconocen los motivos por los que la construcción está perdiendo motivación entre los jóvenes. "A la Formación Profesional sí acuden, pero nos está costando mucho que las personas desempleadas participen en los cursos que tenemos gratuitos de formación subvencionados por el Servicio Cántabro de Empleo", apunta el gerente de la fundación. "No entendemos por qué no hay esa inquietud por formarse en un certificado de profesionalidad para ser albañiles o encofradores", sostiene.

"Igual tienen otras expectativas mejores, pero nosotros tenemos un convenio interesante, la construcción no es lo que era en los años 80", afirma Sáinz. Y es que ambos señalan como una posible causa "el desconocimiento" de la evolución que ha experimentado este gremio. "El sector ha cambiado mucho, tecnológicamente no tiene nada que ver con lo que era hace unos años, ni los procesos de producción, los materiales y las condiciones", expone Valcárcel.

"Entendemos que no todas las personas tienen habilidades para ello o creen que es un sector duro, pero todos lo son", reconoce, poniendo sobre relieve que también puede tratarse de un "problema de comunicación" sobre la evolución generacional. "En su momento se veía que para la construcción valía cualquier persona, el que no quería estudiar, pero ahora ha cambiado. Es una industria como cualquier otra a la que hay que acceder con una formación en el trabajo y también en riesgos laborales", sentencia.

Y es que según la EPA, la mayor parte de ocupados en este sector ha cursado la primera etapa de Educación Secundaria y en los años más recientes se ha incrementado su porcentaje. No obstante, los trabajadores con estudios de Educación Primaria e inferior eran en 2008 el segundo grupo, pero en 2019 solo representan a uno de cada diez trabajadores del sector. Aquellos con estudios de segunda etapa de Educación Secundaria se han mantenido en el tercer lugar de frecuencia, con un peso dentro del sector que solo ha variado ligeramente. Pero es que los ocupados con educación superior se han vuelto más numerosos en los últimos años: en 2008 se ubicaban en cuarto lugar, en 2010 ascendieron al tercero y desde 2012 son el segundo grupo de ocupados más frecuente.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats