La investigación de fármacos antivirales contra el coronavirus que incluye al ajo morado de Las Pedroñeras

Ajo Morado

El extracto liofilizado de Ajo Morado de Las Pedroñeras es uno de los compuestos que forma parte del proyecto en el que trabaja el Centro Nacional de Biotecnología para identificar fármacos antivirales contra la COVID-19.

La eficacia que este compuesto patentado por la UCLM y el SESCAM ha demostrado en los ensayos sobre el tratamiento de la sepsis –respuesta inflamatoria del organismo ante una infección grave– hace que sea un candidato “muy interesante” en la búsqueda de una cura contra el coronavirus.

Así lo pone de manifiesto el catedrático de Ingeniería Química, Ignacio Gracia, uno de los investigadores del proyecto que desde hace 20 años viene realizando la Universidad de Castilla-La Mancha sobre aplicaciones terapéuticas del ajo liofilizado, un proceso de desecado en frío que permite conservar las propiedades de la alicina, compuesto azufrado que es el principal responsable de los beneficios del ajo en la salud.

Cuando desde el Centro Nacional de Biotecnología del CSIC pidieron a la Universidad regional que enviaran posibles moléculas que se pudieran utilizar para luchar contra la COVID-19 desde el departamento de Ingeniaría Química no lo dudaron y propusieron como candidato al Alibén, marca registrada del compuesto liofilizado de Ajo Morado de Las Pedroñeras.

“En principio pusieron reticencias, lo venían raro porque no es una molécula sino un extracto natural pero les hicimos ver que científicamente hay precedentes de actividad antivírica y que posiblemente el efecto antiinflamatorio sería muy interesante para luchar contra el coronavirus porque parece ser que las vías que utiliza el bicho es aprovechar la respuesta inflamatoria del cuerpo para propagarse”, señala Gracia.

Después de conocer los resultados de la línea de investigación que la UCLM está desarrollado conjuntamente con el Hospital General Universitario de Ciudad Real y que el producto (estable y perfectamente caracterizado) está avalado por Sanidad cambiaron de opinión, por lo que el Ajo Morado de Las Pedroñeras se ha colado en el proyecto de investigación para identificar fármacos antivirales contra el SARS-CoV-2, que una vez testados serían probados en fases clínicas.

Tras su aceptación por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) se remitieron muestras del preparado en varios formatos de aplicación, puesto que según apunta el investigador Ignacio Gracia no solo tiene que ser eficaz sino que desde el punto de vista farmacéutico interese”, añade Ignacio Gracia.

"Muchas aplicaciones" del compuesto del ajo

La primera fase de cribado la ha pasado, ahora los investigadores espera la respuesta de Centro Nacional de Biotecnología. De todos modos, sea cual sea, Ignacio Gracia señala que haber pasado la primera selección de moléculas ya es todo un éxito y por ello van a ampliar su línea de investigación en este campo.

“Teniendo en cuenta que una de las grandes ventajas del compuesto de ajo es que tiene muchas aplicaciones y que el ataque al virus es la suma de varias facetas, independiente de los resultados miraremos más detenidamente el tema inflamatorio porque creemos que es muy interesante. El ajo de Las Pedroñeras, que es el que más alicina concentra, puede ser buen candidato para encontrar una cura, y por ello vamos a abrir esa puerta”.

A juicio de Gracia si el CSIC lo ha seleccionado es que interesa y por tanto “hay que investigar” aunque para ello tengan que dejar aparcada alguna de las líneas abiertas “porque las circunstancias cambian y ahora mismo hace falta”.

En estos momentos los investigadores del Departamento de Ingeniería Química de la Universidad de Castilla-La Mancha y la Unidad de Investigación Traslacional (UIT) del Hospital General Universitario de Ciudad Real trabajan en un proyecto sobre las aplicaciones terapéuticas del ajo que tiene tres líneas de investigación.

Por un lado, se trabaja en el tratamiento del cáncer de colon, con excelentes resultados puesto que según destaca Ignacio Gracia el estudio científico realizado con células in vitro ha demostrado que los tiosulfinatos del ajo podrían usarse para mejorar los tratamientos de quimioterapia. “Es impresionante porque reducidía a la mitad la quimio que se aplica en estos momentos, con la importante ventaja de eliminar sus efectos secundarios, además de ser mucho más barato”.

Por otro lado se estudian las propiedades del ajo en problemas dermatológicos y cicatrización de úlceras, campo en el que igualmente el extracto liofilizado ha mostrado una eficacia “tremenda”, dice Gracia, quien destaca que “es el único producto natural que se puede utilizar en cicatrización y posiblemente es lo mejor, es impresionante. No hay nada equivalente”.

Por otra parte la investigación se centra en los tratamientos para la atenuación de la sepsis. Los efectos beneficiosos del compuesto de ajo contra la inflamación que produce el ataque infeccioso así como las propiedades antibacterianas que se han demostrado en este estudio dan pie a seguir avanzando para llevar la investigación al terreno de la lucha contra el coronavirus. “Creemos que se pueden aportar cuestiones muy interesantes y por eso nos vamos a meter en este charco, que más bien es un océano”, concluye el catedrático e investigador Ignacio Gracia.

Etiquetas
Publicado el
22 de abril de 2020 - 12:18 h

Descubre nuestras apps

stats