El sector de la Enfermería y la Fisioterapia en Castilla-La Mancha se echará a la calle el 10 de febrero

Un equipo de enfermeras rastreadoras en Cuenca

elDiarioclm.es


0

Enfermeras, enfermeros y fisioterapeutas de Castilla-La Mancha se concentrarán, el próximo 10 de febrero, para denunciar “la grave situación de deterioro y precariedad” que se sufre en los centros de salud de Albacete, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y Toledo y reclamar a la Consejería de Sanidad que “no siga abandonando a la Atención Primaria y ponga en marcha de manera urgente medidas eficaces que mejoren la atención sanitaria y cuidados que recibe el conjunto de la ciudadanía”.

La convocatoria de concentraciones en los centros de salud de las cinco capitales de provincia de Castilla-La Mancha  y del conjunto de las capitales de provincia de todo el Estado supone el inicio de la nueva estrategia de acciones reivindicativas y movilizaciones que el Sindicato de Enfermería, SATSE, va a impulsar a lo largo de 2022 para denunciar “el grave deterioro de nuestro sistema sanitario y reclamar mejoras en las condiciones profesionales y laborales las enfermeras, enfermeros y fisioterapeutas”.

 SATSE inicia estas acciones en defensa de la sanidad y sus profesionales en los centros de salud una vez que la pandemia de la COVID-19 “ha puesto de especial relevancia los numerosos problemas y deficiencias” que la Atención Primaria de de Albacete, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y Toledo viene arrastrando desde hace muchos años, y que “la Consejería de Sanidad ha sido incapaz de resolver”, teniendo en cuenta que “repercuten directamente en la atención sanitaria y cuidados que se deben prestar a la ciudadanía”. 

Hablan de “escasez estructural y crónica de enfermeras, enfermeros y fisioterapeutas, falta de medios y recursos, sobrecarga y tensión asistencial continúa o el cierre de centros” como los principales problemas que la crisis de la COVID-19 ha agravado y que conllevan que las personas deban esperar días o semanas para ser atendidos presencialmente, “si es que los consiguen sin poner en riesgo la salud de las personas”, y, además, sin el tiempo de dedicación que a los profesionales les gustaría, o que ya no pueden beneficiarse de programas de prevención y promoción de la salud porque han sido pospuestos sine die.

La denuncia coincide con la postura mostrada con el presidente del Consejo de Colegios de Enfermería de la región, Roberto Martín, quien en una reciente entrevista con elDiarioclm.es lamentaba que hoy contactar con la atención primaria en la región sea “una aventura, por cualquier vía” y reclamaba medidas a medio plazo más allá de las aplicadas de forma coyuntural durante la pandemia y, en particular, durante la sexta ola en la que los centros de salud son los más afectados por la saturación. 

Las concentraciones impulsadas por SATSE se realizarán, a las 10.30 horas, en los centros de salud que, a priori, disponen de algo más de recursos humanos,“ lo cual favorece minimizar la repercusión de las mismas en la atención sanitaria y cuidados que se prestan al conjunto de la ciudadanía”, aclara el sindicato.

 “Los profesionales no pueden soportar por más tiempo una situación extenuante y agotadora física y psíquicamente que pone en grave riesgo su propia salud”, asegura el sindicato que concluye comentando que “no nos han dejado otra alternativa que alzar la voz en los centros de salud para intentar evitar un daño a nuestro sistema sanitario que en poco tiempo será irreparable”.

El Sindicato Médico de Castilla-La Mancha denuncia “colapso e impotencia”

El Sindicato Médico de Castilla la Mancha (CESM-CLM) también ha denunciado hoy “el colapso” de la atención primaria regional dentro de una situación “que ha tocado fondo debido al agotamiento físico, mental y psicológico de los profesionales y especialmente de los médicos de Familia y pediatras de este ámbito de la asistencia que es la puerta de entrada al sistema sanitario”.

CESM asegura que “el día a día de la jornada laboral de un médico de atención primaria es una aventura y un abismo donde se sabe el número inicial de pacientes de la agenda, unos 35 o 40, pero que conforme avanza la jornada laboral se duplican o triplican en número, llegándose finalmente a atender hasta más de 75, 80 e incluso superar la cifra de 100 pacientes en algunos centros de salud”.

Se trata, añade, de “agendas diarias inasumibles” que “imposibilitan que se ofrezca una atención al paciente de calidad y seguridad”. A todo ello se suma que “frecuentemente” no se cubren las bajas de los compañeros ausentes por COVID por vacaciones o por permisos.

En una reciente reunión mantenida con responsables del SESCAM, el sindicato presentó varias propuestas. Hasta ahora, explica, “solo hemos recibido solo el silencio por respuesta, o simplemente la negativa a cualquier iniciativa que acometa el problema realmente”.

Entre otras medidas proponen limitar las agendas de Atención Primaria a 40 pacientes diarios, plantillas adecuadas, reforzando a los facultativos de los Centros y Consultorios Médicos, una Ggstión eficiente para disminuir la burocracia como es la creación de circuitos alternativos para las bajas COVID, realización de test de antígenos o renovación de la medicación, la vigilancia de la salud a los trabajadores “tal como obliga la Ley al SESCAM” o la evaluación de las cargas de trabajo de los facultativos

“Nuevamente y por enésima vez, instamos al SESCAM a mantener el diálogo necesario por el bien de los facultativos y pacientes ya que, ante esta situación crítica en la que se encuentra la atención primaria es necesario y urgente que por parte de la Administración Sanitaria del SESCAM se dé respuesta a este grave problema y se busquen las fórmulas necesarias para eliminar esta sobrecarga laboral”.

síguenos en Telegram

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats