Felipe VI, recibido en Barcelona entre protestas de independentistas: "Los Borbones, a los tribunales"

Protestas contra la presencia del rey en Barcelona

Una vez más, el independentismo ha reaccionado con protestas a la visita del rey Felipe VI en Barcelona. Aunque la convocatoria no ha sido en esta ocasión multitudinaria, decenas de personas han participado en una cadena humana de Òmnium y la ANC y otras tantas han acudido a la concentración de los CDR.

El centro de la ciudad ha amanecido este viernes blindado por la policía, que ha montado un enorme perímetro alrededor de la Estación de Francia para que pudieran acceder sin problemas el monarca y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Ambos lo han hecho pasadas las 10:20 h, poco antes de que arrancara el acto de clausura de la Barcelona New Economy Week (BNEW).

A su llegada, los independentistas concentrados en las inmediaciones del perímetro policial han recibido al monarca con gritos de "los borbones, a los tribunales", "Catalunya, no tiene rey" y "fuera el borbón".

VÍDEO | Felipe VI llega a Barcelona entre gritos y pitidos

Pese a las ausencias en la recepción del president en funciones Pere Aragonès y de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, el acto adquiría relevancia porque es la primera vez que el rey acude a la ciudad después que que hace días el Ejecutivo le pidiera no ir a la entrega de los despachos de los nuevos jueces. Durante el acto, el monarca ha pedido mostrar una "imagen de unidad" para dar estabilidad a la economía.

La cadena humana y la protesta de los CDR

La protesta convocada por Òmnium y la ANC ha consistido en una cadena humana de activistas independentistas que iba desde la estatua de Colón hasta el perímetro policial. En ella han participado varias decenas de personas.

En cuanto a los CDR, que habían sido citados cerca del Mercat del Born, se han desplazado hasta Arc de Triomf, donde un centenar de manifestantes aguardaban a las 10:15 el inicio de la protesta con banderas y petardos. “El rey nunca ha sido bienvenido a Catalunya y hay que demostrárselo”, asentía Lorena Cegarra, 59 años, que se ha acercado a la concentración junto a su marido desde Cardedeu. “Ya hizo bien hace dos semanas de quedarse en su casa”, remachaba airada, ataviada con una pegatina en su solapa con una corona al revés. “La situación es muy complicada y con lo de su padre fugado no se como se atreve a ir tan tranquilo por ahí”, añadía su marido Carles, 62 años, que reconocía no ser independentista pero sí “republicano”.

Los manifestantes convocados por los CDR han avanzado por las calles del centro de Barcelona hasta encontrarse con el resto de los concentrados, citados por ANC y Òmnium, en el Pla de Palau. Sobre las 10:40 había en este lugar, que queda a unos 300 metros del recito donde se celebra el acto con el rey y Sánchez, unas 500 personas –mayoritariamente jóvenes y jubilados– manifestándose en ambiente festivo.

En un dispositivo que cuenta con agentes de los Mossos, Policía Nacional y Guardia Urbana, todas las calles adyacentes han sido cortadas con numerosas vallas para impedir que se acerquen los manifestantes. Los agentes no dejaban pasar a nadie, tampoco a la prensa y pedían la identificación a todos los vecinos. En algunos puntos el perímetro es de más de medio kilómetro y durante la madrugada se han retirado todos los contenedores de la zona para evitar que los manifestantes monten barricadas. 

Etiquetas
Publicado el
9 de octubre de 2020 - 10:30 h

Descubre nuestras apps