Manifestación masiva del independentismo en Barcelona para pedir la libertad de sus líderes

Manifestación en Barcelona contra la sentencia del procés / Sònia Calvó

El independentismo ha vuelto a salir a la calle para rechazar la sentencia del Tribunal Supremo que imponía a penas de entre 9 y 13 años a los líderes del procés. La manifestación, convocada por ANC, Òmnium Cultural y decenas de entidades sociales, asociaciones de vecinos y ONG, ha concentrado 350.000 personas personas, según la cifra de la Guardia Urbana, bajo el lema de "Libertad", un eslogan que prescindía de connotaciones independentistas con el objetivo interpelar a sectores que no están de acuerdo con la secesión.

Los radicales toman la calle en Barcelona y Catalunya se sume en una grave crisis política

Medio millón de personas rechaza en Barcelona las condenas a los líderes independentistas

La manifestación, que se ha celebrado antes de la convocatoria de los CDR frente a la Jefatura de la Policía Nacional de Barcelona, ha empezado poco después de las 17 horas en la calle Marina de Barcelona. La cabecera se ha situado entre los cruces de las calles Ramón Turró y avenida Icària, de cara al puerto Olímpico, y en el momento culminante la marcha llegaba a las inmediaciones de la Sagrada Familia, aunque con algunos tramos con densidad más baja, según las imágenes ofrecidas por helicóptero desde TV3.

El inicio, la calle Marina, es el mismo que tuvo la protesta convocada hace dos años por ANC y Òmnium tras el encarcelamiento de Jordi Sànchez –exlíder de la ANC– y Jordi Cuixart –presidente de Òmnium–, que finalmente han sido condenados a 9 años de prisión. La marcha de este sábado es la segunda gran movilización contra la sentencia del Supremo, después de la que tuvo lugar el viernes pasado con motivo de la huelga convocada por los sindicatos independentistas.

Blanca Bragulat, pareja del exconseller encarcelado Jordi Turull, ha iniciado los parlamentos en nombre de las familias de los presos, afirmando que "ninguna sentencia, por dura que sea, cambiará las aspiraciones políticas de millones de ciudadanos". Bragulat ha llamado a los manifestantes a "continuar determinados a defender las libertades" porque, según ha indicado, "esta sentencia no es solo contra ellos, sino contra todos nosotros".

Por su parte, la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, ha hecho extensiva la petición de libertad para los detenidos de los CDR y para aquellos que fueron arrestados durante la semana de disturbios en diferentes puntos de Catalunya. Paluzie ha leído el nombre de cada uno de los detenidos independentistas que han quedado en prisión preventiva.

La movilización de este sábado, bajo el escueto lema de "Libertad", fue una iniciativa que comenzó a cristalizar el lunes de hace dos semanas, el mismo día que se publicó la sentencia. En aquel momento, más de un centenar de entidades, entre las cuales había sindicatos mayoritarios como UGT y CCOO, celebraron una concentración en la que anunciaron una "gran manifestación" para este sábado. Sin embargo, a lo largo de las últimas semanas, CCOO se ha desmarcado de esta marcha, y la UGT catalana invita a la convocatoria a sus afiliados, pero no participa en nombre propio. Tampoco asiste ninguno de los grandes partidos no independentistas.

Torra: "Iremos tan lejos como el pueblo quiera"

Por contra, han asistido al acto todas las fuerzas políticas independentistas –JxCat, PDeCAT, ERC, la CUP y Demòcrates–, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el presidente del Parlament, Roger Torrent. La cabecera de la manifestación ha estado formada por representantes de las entidades y los familiares encarcelados, no por los partidos políticos, según ha explicado el vicepresidente de Òmnium, Marcel Mauri.

En declaraciones a los medios de comunicación, Torra ha asegurado que el independentismo irá "tan lejos como el pueblo de Catalunya quiera". "Todos nos hemos conjurado para seguir adelante, para ejercer nuestro derecho legítimo a la autodeterminación, lo hacemos acompañados del pueblo de Catalunya, iremos tan lejos como el pueblo quiera, por más inhabilitaciones, amenazas, sentencias y prisiones".

Por su parte, Mauri ha criticado la "gran irresponsabilidad" del Estado y del Ejecutivo español en la situación catalana: "El Estado español no debería mirar a otro lado, el Gobierno de Pedro Sánchez debería atender el clamor de la calle, ver que hay un problema político que no se puede solucionar con más cárcel y represión y a través de los tribunales, sino siempre a través del diálogo".

La protesta tiene lugar unos días después de la semana de manifestaciones en Catalunya, marcadas por las cargas policiales, los incidentes y la quema de mobiliario urbano. La última jornada reivindicativa fue el domingo 20 de octubre, día en el que la escalada de tensión disminuyó. El Gobierno informó este viernes que más de 200 personas fueron detenidas, 31 entraron en prisión y un menor ingresó en un CIE. Los servicios de emergencias médicas atendieron a 639 personas en toda la semana, con los 46 heridos leves de la noche del sábado, sobre todo por traumatismos, y cuatro personas perdieron la visión.

Con la protesta de este sábado, el independentismo marca el inicio de la precampaña electoral, una cita con las urnas que de nuevo vendrá marcada por la tensión política en Catalunya.

Etiquetas
Publicado el
26 de octubre de 2019 - 17:20 h

Descubre nuestras apps

stats