eldiario.es

9

La Plataforma del Tajo y el Alberche usará la sentencia del Supremo “donde haga más daño al Gobierno de España”

El portavoz de la Plataforma en Defensa de los ríos Tajo y Alberche de Talavera de la Reina, Miguel Ángel Sánchez, asevera que "ahora mismo, debería de haber un régimen ecológico de caudales circulando por el río y no es así"

Apunta que para que el caudal del Tajo a su paso por ciudades como Toledo o Talavera tendría que ser "el doble o el triple" para tener "un río vivo"

"Si tuviéramos un presupuesto de una consejería para poder oponernos al trasvase, estaba cerrado hace una década o dos", recalca sobre las cesiones de agua al Levante

La Plataforma recoge el Premio a la Defensa del Agua / @rioTajoVIVO

Miguel Ángel Sánchez y Soledad de la Llama recogen el Premio a la Defensa del Agua como miembros de la Plataforma en Defensa de los ríos Tajo y Alberche / @rioTajoVIVO

Lleva trece años trabajando a través de la Plataforma en Defensa de los ríos Tajo y Alberche de Talavera de la Reina por la recuperación de un río que "está muerto", pero su implicación en la defensa del medio ambiente va más allá. Miguel Ángel Sánchez, portavoz de esta plataforma, afirma que están subiendo una montaña en la que todavía no han alcanzado la cima, pero se muestra seguro de que, "si no viene ninguna tormenta brutal", la alcanzarán y harán "cumbre" la vuelta a la vida del río.

Estos últimos días han copado portadas y espacios en todos los medios de comunicación después de que el Tribunal Supremo tumbara varios artículos, "la parte importante", del Plan Hidrológico del Tajo por considerar que no fija caudales mínimos en Talavera de la Reina, Toledo y Aranjuez, señalando en la misma que el actual plan “no contiene una regulación de los objetivos medioambientales conforme a la normativa vigente”. Es el resultado de años de trabajo y del recurso que interpusieron en este sentido en 2016, junto a la asociación GRAMA (Grupo de Acción para el Medio Ambiente), la Plataforma de Toledo en Defensa del Tajo, el Ayuntamiento de Mantiel (Guadalajara) y la asociación de Municipios Ribereños de los Embalses de Entrepeñas y Buendía.

Hay optimismo por lo que esta noticia puede suponer para el futuro de la gestión de la cuenca hidrográfica del Tajo. La plataforma, dice Sánchez -también concejal de Ganemos Talavera-, actuará con cautela pero con la convicción de exigir el cierre automático del trasvase Tajo-Segura para poder mantener unas reservas importantes en la cabecera de Entrepeñas y Buendía y posibilitar una circulación del agua con la que el río vuelve a recuperar sus peces, sus riberas, su vida.

En esta entrevista, antes de recoger junto a su compañera Soledad de la Llama el Premio a la Defensa del Agua que ha otorgado el Gobierno regional a la Plataforma en Defensa de los ríos Tajo y Alberche de Talavera de la Reina -en el Día Mundial del Agua-, Sánchez aborda, entre otras cuestiones, lo que puede suponer la reciente sentencia y las que previsiblemente se dictarán en el mismo sentido, al recurso que también presentaron los ayuntamiento de Talavera de la Reina (ya ratificada), Toledo y Aranjuez, así como por el propio ejecutivo castellano-manchego.

¿Qué supone la sentencia del Tribunal Supremo que anula parte del Plan Hidrológico del Tajo  y cómo la habéis acogido desde la plataforma?

Realmente lo que se ha anulado es la parte magra, la parte importante. Dejaron algo de la guarnición, del filete, por ejemplo respecto a los regadíos, pero lo que introducía como novedades el Plan Hidrológico del Tajo en cuanto al régimen de caudales, que mantenía la fijación de umbrales ambientales, todo lo que entraba en el año 2000 con la Directiva Marco de Agua queda anulado, es decir, el plan de cuenca quedó prácticamente sentenciado con la sentencia, nunca mejor dicho.

La sentencia viene a decir que el Tajo necesita agua, caudales y que se cumpla la ley española, que dice que tiene que haber unos regímenes de agua fluyentes por el río que en el caso del Tajo no se habían establecido. Sí se habían establecido en los puntos más destacados del río, por las ciudades más importantes por las que pasa como Aranjuez, Toledo o Talavera de la Reina, unos caudales legales que se sacaron de la manga, y en el resto de las masas de agua prácticamente no se habían establecido unos regímenes de caudales.

Supone que el modelo de gestión del río tiene que cambiar radicalmente. En primer lugar, lo que nos afecta más a nosotros directamente como en Toledo o Talavera de la Reina, es que las reservas de Entrepeñas y Buendía se tienen que destinar a que vayan por el río para conseguir caudales ecológicos, pero a su vez, también, hace que en todos los ríos de la cuenca tenga que haber un régimen de caudales importante, que es prioritario a cualquier uso. Hasta ahora se cogían las demandas y lo que sobraba, si sobraba algo, se destinaba al caudal. En este sentido nos viene a decir que no, que ahora hay que fijar caudales y si sobra algo para que se pueda destinar a regar, usos hidroeléctricos o a trasvasar. Pero la sentencia dice que se pongan caudales y que se pongan ya, eso es muy importante.

Uno de los pilares de acción de la plataforma ha sido siempre demostrar que el Gobierno de España estaba haciendo trampa. ¿Cuántas veces hemos oído eso de que está cumpliendo la ley, de que se están trasvasando 20 o 38 hectómetros cúbicos porque se cumple la ley? Nosotros podemos demostrar que la ley estaba hecha de parte, es decir, de los intereses trasvasistas, y lo ha venido a decir el Tribunal Supremo. Eso es lo más significativo de la sentencia y lo que va a cambiar radicalmente la política de aguas en España. Nosotros denunciamos en 2014-2015, lo hemos llevado a Bruselas. Vamos a utilizar la sentencia del Tribunal Supremo convenientemente donde haga más daño al Gobierno de España.

¿Es el logro más importante de la plataforma?

Hay otros logros más importantes. El primero es haber reunido en Talavera a 40.000 personas en 2009. Ese fue el primer golpe que se dio y cuando se dijo que había que hacer algo por el Tajo. Hasta ese momento era el Ebro el río protagonista en España, que era intocable. Otro hito importante fue constituir la Red del Tajo, gracias a eso estamos en contacto con Portugal y hay unos cien colectivos hermanados. Hemos conseguido que vengan eurodiputados y que digan que en España se está incumpliendo la legislación europea.

Esa credibilidad de la plataforma nos ha permitido trabajar con los mejores expertos de España, tanto jurídicos como técnicos, para tener este recurso y esta sentencia. Llevamos 13 años trabajando. Es un punto y aparte de un trabajo que llevamos haciendo mucho tiempo. Hemos subido escalones, todavía no hemos alcanzado la cima de la montaña pero si no viene ninguna tormenta brutal seguramente la alcancemos y hagamos cumbre, que sería recuperar el río.

¿Qué es un caudal ecológico y qué importancia tiene en la vida del río?

El caudal ecológico no es un objetivo en sí mismo. Es el que mantiene la vida en el río, de los peces o de la ribera. En Toledo, por ejemplo, ves que el Tajo es un río muerto porque los peces que hay, si queda alguno, es alguna carpa o peces generalistas introducidos. Las especies autóctonas han desaparecido, los bosques de ribera están muertos por la salinidad brutal del río. El Tajo en Toledo no es capaz de aguantar vida, es muy disminuida y débil. El caudal ecológico tiene que hacer que el río tenga agua suficiente en calidad y en cantidad para que el río pueda vivir.

En Toledo tenemos un añadido más, recibimos el agua del río Jarama, que trae vertidos de seis millones de habitantes más la mayor concentración industrial de España. Unos vertidos que no son adecuadamente tratados. ¿Qué debería pasar en un país normalmente civilizado? Que tras suplir esos afluentes de depuradoras, o ese agua mal depurada o imposible de depurar, el caudal del Tajo tendría que ser muy alto para poder absorber esa cantidad de agua contaminada. Si por el Jarama nos están llegando 15 o 20 metros cúbicos por segundo (m3/seg) por el Tajo no pueden estar pasando 6 m3/seg por Aranjuez, tendrían que estar pasando también 15 o 20, aparte de depurar mucho más.

Para determinarlo, se hacen una serie de estudios que analizan la media de caudales que han pasado desde que se cuenta el agua y las condiciones en que los peces que hay puedan vivir. A partir de ahí, la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) está obligada a elegir un punto. Las cifras que daban en su día en Toledo, Talavera y Aranjuez eran altas para suplir la contaminación pero la CHT dijo: si pongo los caudales ecológicos que me dan los estudios me cargo el trasvase. No puedo estar enviando 16 m3/seg por el trasvase y 6 por Aranjuez. Así, puso los caudales legales y el Tajo ahora mismo en Toledo está muerto porque se está incumpliendo un régimen de caudales adecuados. Si el plan de cuenca del Tajo estuviese cumpliendo la legalidad hoy el Tajo sería un río vivo.

¿Qué caudal debería tener entonces?

Probablemente el doble o el triple del que tiene. Habría reservas importantes en Entrepeñas y Buendía si no se hubieran trasvasado y aunque fuese un año seco se podría soltar agua  y pasarían 20 o 25 m3/seg para que, al llegar al Jarama, el río pudiera absorber parte de la contaminación y tener un río en relativas buenas condiciones.

Se suele achacar la situación del río Tajo al trasvase y a la contaminación que proviene del Jarama. ¿Ciudades como Toledo o Talavera de la Reina no contribuyen también a esa contaminación?

El Tajo tiene dos problemas fundamentales. Uno es el trasvase, que se lleva el 50% del agua, pero tiene también otro problema importante que es que llueve menos. Desde 1980 la cabecera y los afluentes del Tajo han perdido el 50% de las aportaciones. Esto es gravísimo  y probablemente vayamos a ciclos históricos, por cuestiones de cambio climático y el aumento de las temperaturas, y perdamos más. Los ríos que conocemos ahora son la mitad en cuanto a fuerza, potencia o caudal de los que teníamos en los años 70 y 80. Si a un río que tiene esos condicionantes le estás sometiendo a una presión enorme de un trasvase en cabecera, diseñado en los años 60, le estás quitando prácticamente todo el caudal y sus embalses de regulación los estás utilizando para doblar el trasvase, lo tienes muerto. Y si a eso sumamos la contaminación brutal que viene de Madrid...

El Jarama prácticamente es un colector. Madrid tiene que hacer una inversión brutal en aumentar la capacidad de depuración y, mientras no se haga, el río no se recuperará aunque venga todo el agua de cabecera, es imposible. Los problemas de aquí, fundamentalmente, se deben a los vertidos de la agricultura, vertidos difusos, de nutrientes, o algunos de ganadería. Las ciudades -como Toledo, Talavera o Aranjuez- normalmente están depurando bien, pero puede haber puntos que se escapan. Hay que hacer actuaciones concretas, pero el problema serio le viene -al Tajo- por el Jarama. En Castilla-La Mancha estamos muy atrás todavía en la depuración de pequeños municipios, tenemos que dar más ejemplo. Deberíamos controlar esa contaminación difusa de la agricultura y la ganadería, sobre todo en localidades que vierten directamente al río.

Miguel Ángel Sánchez

Miguel Ángel Sánchez

¿Qué va a cambiar esta sentencia en el futuro del río y cómo va a afectar en la elaboración del nuevo plan hidrológico de la cuenca del Tajo?

Ahora mismo tenemos enfrente a todos los técnicos del Ministerio de Medio Ambiente. Están viendo cómo trampean la sentencia todos los técnicos de las comunidades del Levante. Es como si hubiéramos pegado una patada a un avispero, lo hemos roto y ahora está todo el mundo a ver cómo nos jode a nosotros. Hay que actuar con mucha cautela. Tenemos que sentarnos todas las partes denunciantes, todos los colectivos que denunciamos, y probablemente sigamos dos vías. La primera sería de exigir al próximo Gobierno de España que salga de las elecciones de abril que tomen cartas en el asunto y, en segundo lugar, nos vamos a ir con esta sentencia a Bruselas, pero no a hacernos una foto.

Tenemos dos quejas presentadas por la plataforma en la Comisión Europea, una sobre el Memorándum y sobre su empotramiento en la legislación española, ya que es ilegal, y otra sobre el incumplimiento de la directiva de hábitats y aves. Llevamos con ellas cuatro años y están muy avanzadas en su desarrollo dentro del Parlamento Europeo. Llegaremos allí y diremos mira, el Tribunal Supremo en España ya ha dicho lo que decimos aquí, que el Gobierno de España está incumpliendo la ley. Europa no dice nada hasta que en el Estado miembro se pronuncie la justicia y ahora queremos que ellos se pronuncien también.

Tienen que denunciar que la transposición e implementación de la Directiva Marco de Agua en España ha sido un fracaso y una burla para el derecho comunitario. Vamos a seguir en esa línea. Tenemos la posibilidad de ir a algún tribunal europeo cuando esté la sentencia de las quejas. Aquí en España va a depender de cómo quede políticamente el nuevo gobierno tras las elecciones. Nosotros vamos a exigir el cierre automático del trasvase y que todas las reservas y recursos vengan por el río para mantener unas reservas importantes en Entrepeñas y Buendía. Si no se cumple la sentencia no sé exactamente qué le puede ocurrir al gobierno de un país que incumple lo que dice el Tribunal Supremo, creo que tiene que ser bastante grave, ¿no?

¿Es un aviso a navegantes?

Sí. A los colectivos y las plataformas se les desprecia mucho. Con tres sentencias de ayuntamientos mayores a la orilla del Tajo -a la del Ayuntamiento de Talavera le seguirán otras dos del de Toledo y Aranjuez- y una de un gobierno regional como el de Castilla-La Mancha no se torea tan fácilmente. Ya no torean a la plataforma, ahora tienen que torear al Tribunal Supremo y, ante esa situación, nosotros tenemos nuestro equipo de abogados para ver cómo actuar. Ya, ahora mismo, debería de haber un régimen ecológico de caudales circulando por el río y no es así. Hay quien no está haciendo bien sus deberes.

El apoyo a estos recursos ha sido dispar en ayuntamientos como el de Talavera o el de Toledo (el PP la apoyó en el primero pero no el segundo), pero la mirada sobre el trasvase es aún más contrapuesta según en qué comunidad autónoma se pregunte por él. ¿Cómo influye este juego político a la hora de configurar la gestión del agua en España y en concreto la del río Tajo?

El juego político a estas alturas demuestra el infantilismo político, no solo en nuestra región. El agua no deja de ser un instrumento que emborracha mucho, más que el alcohol, se utiliza de una forma bastante bastarda entre unos y otros y eso es un hándicap muy importante. Nadie puede determinar que el agua de un río se vaya a otro sitio. Si quiero vivir en la playa no me hago una playa en Toledo, me voy a vivir a la costa. El problema es que no se legisla para el interés general. Quien haga un plan de cuenca tiene que tener una visión de Estado, una visión general de equilibrio territorial.

Se ha hecho una política muy cortoplacista y se ha utilizado de forma muy bastarda por parte de determinados partidos políticos, sobre todo en el Levante. Se ha utilizado para conseguir votos y para que determinados lobbies de regantes tengan acceso a un poder que al final se transforma en dinero y en votos. El agua del trasvase acaba en una tubería que es controlada por muy pocas personas. El agua que pagan los españoles a 11 céntimos se transforma en 0,5 céntimos euros/metro cúbico, se multiplica por diez el precio y eso nadie lo controla.

El problema del agua es de coherencia política y de falta de visión de lo que es un país en condiciones. En otro país sería muy difícil que ocurriera, pero en España hemos consagrado con el trasvase Tajo-Segura un país de dos categorías. Ahora que se ha puesto de moda la España vacía del interior conviene recordar que el trasvase Tajo-Segura es uno de los elementos clave para vaciar de riqueza el interior peninsular. Podríamos estar creando riqueza a pie de río en todo su recorrido pero se ha decidido traspasarlo hacia el Levante. Es algo tomado en la dictadura y está seguido a pies juntillas por el PP y el PSOE, que derogó parte del Plan Hidrológico Nacional con José Luis Rodríguez Zapatero, dando otra patada en el culo a la coherencia territorial española. Además, Zapatero le regaló a la Esperanza Aguirre el Alberche para no tener problemas, que es el río del que nos abastecemos para beber en Toledo, en Talavera y en la zona de la Sagra, la de mayor crecimiento de Castilla-La Mancha.

Resulta triste en Castilla-La Mancha, donde teníamos hace mucho tiempo un consenso para defender los intereses del agua en la región, no solo del Tajo sino también del Júcar y el Segura, sobre todo la zona alta, y el blindaje de las fuentes del Segura, cortar los pozos que están saqueando el Alto Segura. Tenemos cinco grandes cuencas en Castilla-La Mancha, nos tendríamos que haber puesto las pilas.

El río Tajo a su paso por Talavera de la Reina

El río Tajo a su paso por Talavera de la Reina

Ha habido una utilización por parte del PP bastante triste del agua. Ha sido un partido que no ha tenido visión de región, no le ha importado nunca el agua y el ejemplo más claro lo tuvimos cuando gobernó María Dolores de Cospedal, que vendió los intereses hídricos de Castilla-La Mancha al Levante. Fue vergonzoso, una auténtica puñalada trapera a Castilla-La Mancha, no solamente en el Tajo sino también en la demarcación hidrográfica del Júcar. Tanto es así que el Memorándum se cerró en Toledo. La rendición del Tajo se firmó en Toledo con el interés personal de la presidenta de Castilla-La Mancha.

Cuando llegó el actual Gobierno regional, le ofrecimos todo lo que teníamos para que ellos de alguna manera pudieran volver a montar la estructura de defensa de los intereses del agua en la región, aquí y en Bruselas. Al PSOE le ha faltado de verdad creerse la importancia del agua en Castilla-La Mancha. Ha ladrado mucho y ha mordido poco. El agua ha dado también muchos votos, sobre todo en la época de José Bono, y estaban muy tranquilos sin tocar el avispero del agua.

Hemos tenido que ser los grupos ciudadanos los que consigamos una sentencia. Si la plataforma llega a tener un presupuesto de una consejería de Fomento o de Agricultura para poder oponerme al trasvase, el trasvase estaba cerrado hace una década o dos. Si hubiera habido voluntad real tendríamos cerrado el trasvase, el Tajo en condiciones, una demarcación seria del Júcar y el Alto Segura estaría blindado.

 ¿Se ha puesto en contacto el Gobierno de Castilla-La Mancha con la plataforma estos últimos días?

Sí, el pasado sábado estuve hablando con la consejera de Fomento, Agustina García Élez. Nos llamó para darnos la enhorabuena por la sentencia y para animarnos a que siguiéramos trabajando.

¿Qué pasos considera que debe seguir la Administración regional? ¿Se necesitan más recursos para defender el Tajo?

El nuevo gobierno de Castilla-La Mancha tiene que actuar en dos vertientes. La primera es dejar claro el deslinde de competencias entre la Consejería de Fomento y la de Agricultura en materia de agua. Tiene que pasar todas a una consejería nueva específica, o una viceconsejería, en la estructura de Fomento. Es fundamental crear estructuras políticas, intelectuales, de análisis y de gestión y planificación. Tenemos que tener claro que abordamos un ciclo de planificación hidrológica de tres años, 2019-2021, y tenemos que ponernos las pilas. Si no hacemos eso vamos a estar como siempre, ladrando. Es fundamental que se estudie, se analice, que se tenga un planteamiento propio, equipo jurídicos formados y especializados en materia de agua. Una región agropecuaria puede permitirse esa inversión.

Las plataformas estamos al límite, trabajamos al límite hace muchos años y un gobierno regional no puede vivir de lo que van dando las plataformas. Cuando hemos hecho algo, el PSOE ha intentado apoderarse de todo lo que hemos hecho. Más que valorar lo que se hace, el político va a la foto. Lo suyo sería una colaboración mucho más intensa entre los colectivos ciudadanos y el Gobierno regional. Nuestros recursos están creando riqueza en otros territorios, esto no puede ser así. Estamos supeditados a los usos de Madrid, tenemos la Mancha amenazada por el Alto Guadiana y los usos del acuífero. Aquí no van a venir lobbies para pagar fundaciones, pseudoinventos como hay en el Levante. No tenemos un sindicato potente de regantes o una producción hortofrutícola tan importante como allí para defender que pongan dinero. Tiene que ser por parte de los gobiernos regionales.

En el Día Mundial del Agua (la entrevista se realizó con anterioridad a su celebración), el Gobierno regional hará entrega a la plataforma del Premio a la Defensa del Agua. ¿Qué supone este reconocimiento?

Es una satisfacción al trabajo hecho por mucha gente. Cuando van cayendo las sentencias me acuerdo del trabajo que hemos hecho para juntar a tantos alcaldes y conseguir que se pongan de acuerdo. Muchas veces es un trabajo sordo, ingrato y difícil, y cuando consigues algo llega el típico eurodiputado del PSOE -nombra a Sergio Gutiérrez-, se pone delante a hacerse la foto y te pega codazos. Ese trabajo que haces a la mínima te lo intentan quitar. Lo que interesa es recuperar el río.

Como plataforma hasta ahora solo habíamos obtenido premios de los medios de comunicación,  y eso es muy importante porque nos hace ver que los profesionales ven que hacemos un trabajo que está bien, que no somos unos veletas y no estamos por la foto. Que un Gobierno regional te dé un premio está bien, es importante para reconocer ese trabajo, pero no es algo tampoco que signifique mucho más allá. Para mí el premio es cuando estos días gente que no conozco me va parando por la calle en Talavera y me dice "seguid, muy bien, muchas gracias", ese el premio importante.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha