El coordinador de Vox en Alicante dimite tras denunciar intimidaciones y “técnicas mafiosas” de su antecesor en el cargo

Los dirigentes Diego del Castillo y Joaquín Oliva (a la derecha) en un acto de Vox en Alicante.

Lucas Marco


0

El coordinador local de Vox en Alicante, Joaquín Miguel Oliva Fano, ha dimitido tras denunciar supuestas intimidaciones y una “presión inaceptable” por parte de su antecesor en el puesto, según la documentación interna de la formación de extrema derecha a la que ha tenido acceso elDiario.es. Oliva, uno de los más activos miembros de la formación en Alicante, envió al vicesecretario provincial de Gerencia de Vox en Alicante, Jaime Rozalen, el pasado 6 de junio, su carta de renuncia al cargo de responsable provincial de eventos.

El nuevo número 1 de Vox en Benidorm estuvo en las listas del partido neonazi Democracia Nacional

El nuevo número 1 de Vox en Benidorm estuvo en las listas del partido neonazi Democracia Nacional

En un informe anterior, remitido a varios órganos del partido de extrema derecha en Alicante, hizo una radiografía de la situación de Vox en la provincia en la que lamenta la falta de coordinación entre la rama institucional de la formación y la estructura interna del partido. Sobre los afiliados en Alicante, el documento afirma: “Lamentablemente nunca hemos tenido acceso ni posibilidad de llegar a ellos en las condiciones necesarias para establecer un vínculo afectivo y de confianza que permita el contacto recíproco”. Oliva reconoce que “la mayoría no participa” en los canales oficiales de Vox en Twitter y Facebook.

Sin embargo, el dimitido dirigente reserva el apartado de conclusiones para lanzar acusaciones y criticar la “falta de coordinación con la parte institucional” de Vox en el Ayuntamiento de Alicante. “Trabajamos al 25% de nuestras capacidades porque carecemos de las herramientas necesarias para alcanzar nuestros objetivos”, reza el informe.

Oliva considera “grave” la falta de acceso a los militantes, “perdiendo el partido día a día su esencia de movimiento social, pareciéndose al resto de fuerzas políticas que solo se acuerdan de sus afiliados cuando hay elecciones”. “Desconocemos en qué momento el Comité Ejecutivo Provincial, los responsables de Organización, relaciones Institucionales o concejales del Ayuntamiento de Alicante, han perdido la confianza en este equipo municipal”, agrega el escrito.

El informe sostiene que los dirigentes del partido ultra en Alicante han apartado a Joaquín Oliva, “prefiriendo dar visibilidad al antiguo coordinador”, Diego Ramón del Castillo Gómez-Cambronero. Oliva acusa a su predecesor de “provocar con sus gestos a los miembros de este equipo”, a los que “trató de intimidar” y sobre los que ejerció una “presión inaceptable”.

El escrito también afirma que el anterior coordinador habría amagado “con ejercer presión judicial y física”, supuestamente “argumentando las relaciones profesionales de sus hermanos abogados con ciertos grupos provenientes del extranjero y afincados en la costa alicantina”. El antiguo coordinador, Diego Ramón del Castillo Gómez-Cambronero, formó parte de las listas electorales del partido neonazi Democracia Nacional por la circunscripción de Alicante en las elecciones autonómicas de 2003 y en las generales de 2004.

“Nosotros no blanqueamos ni damos espacios a quienes utilizan técnicas mafiosas en sus relaciones profesionales, ni a aquellos que las toleran, y por este motivo vamos a poner en conocimiento del Comité de Garantías del partido los hechos conocidos por los receptores de este informe y que vienen consintiendo desde hace un año”, concluye Joaquín Oliva.

Vox, siguiendo su política de veto a determinados medios de comunicación, no ha contestado las preguntas de este diario.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats