Doble castigo para los 'rojos' en Alicante, fusilados por Franco y enterrados junto a un monumento falangista

Trabajos de exhumación en el cementerio de Alicante.

Lucas Marco


2

A pocos metros de la lápida falangista en homenaje a José Antonio Primo de Rivera, los trabajos de exhumación en el cementerio municipal de Alicante han localizado los primeros cuerpos de víctimas de la represión franquista de posguerra en las fosas 20 y 36.

Los restos, que permanecían en el cuadro 12 del campo santo a poca distancia del vestigio en honor al fundador de Falange, han aparecido con perforaciones de bala en los cráneos. El PSPV-PSOE, tal como ha informado este diario, solicitará en el próximo pleno del Ayuntamiento de Alicante la retirada de la lápida, con los colores falangistas, un vestigio que el consistorio no ha anotado en el catálogo oficial de restos franquistas de la Generalitat Valenciana.

Alicante fue una de las últimas ciudades de la zona republicana en caer a manos del bando sublevado al final de la Guerra Civil. Miles de civiles y militares republicanos quedaron atrapados en el puerto de Alicante y gran parte fueron trasladados al campo de concentración de Albatera, donde un grupo de arqueólogos sigue el rastro de los fusilamientos. En la provincia de Alicante unas 400 personas desaparecieron víctimas de la represión franquista.

Los trabajos en la fosa 36 del cementerio de Alicante, promovidos por el Ayuntamiento de Aspe, se desarrollaron durante los meses de octubre y noviembre con el objetivo de recuperar los restos de 22 vecinos que fueron asesinadas entre el 26 de junio y el 17 de julio de 1941.

Los principales hallazgos en la fosa común, a una profundidad de dos metros, son los restos parciales de dos víctimas, una de las cuales muestra signos de violencia con un orificio de salida de bala en el cráneo. En los trabajos de laboratorio se han documentado signos de violencia en otros dos fragmentos de cráneo, con lo que de momento hay tres cuerpos que muestran violencia en esta fosa.

En el laboratorio también se analizan muestras de mandíbulas, piezas dentales, fragmentos de cráneos y fémures para realizar un estudio antropológico con el objetivo de determinar el perfil genético. Los trabajos han confirmado que el número mínimo de individuos de esta fosa asciende a 25, al documentarse 25 fémures derechos, lo que viene a confirmar los datos de los registros cementeriales que reseñan 25 personas enterradas (22 represaliadas y tres anteriores a la fecha de los primeros fusilamientos).

La tareas, a cargo de la empresa Drakkar, se vieron dificultadas al constatar que se había removido la fosa, tras el hallazgo de restos óseos de las víctimas que se encontraban dispersos y la aparición de huesos pequeños en el relleno de la fosa. 

Por otra parte, en los trabajos de exhumación de la fosa 20, promovidos por la asociación ‘Cinco Ojos’ de Aspe, han localizado siete cuerpos de los 14 previstos. Cuatro de estos cuerpos presentan signos de violencia, tres de ellos con orificios de proyectil en el cráneo y otro de ellos en el esternón. Los trabajos continúan con el objetivo de recuperar los restos de las 14 personas que fueron asesinadas entre el 26 de junio y el 9 de agosto de 1941, la mayoría oriundas de Aspe y de otras localidades como Callosa de Segura, Ibi, La Unión y Madrid.

"Asesinadas por defender las libertades"

La consellera de Participación, Transparencia, Cooperación y Calidad Democrática, Rosa Pérez Garijo, ha calificado de “muy positivos” los resultados que nos llegan de los trabajos de exhumación en el cementerio de Alicante. La consellera ha agregado: “Si continuamos exhumando las fosas vamos a poder recuperar los restos para los familiares”.

Pérez Garijo, quien ha destacado la importancia de la colaboración entre las administraciones para desarrollar estos trabajos, ha añadido: “Nos queda mucho trabajo por hacer pero seguimos avanzando en dignidad para nuestro país, porque vamos recuperando los restos de las personas que fueron asesinadas por defender nuestros derechos y libertades”.

El alcalde de Aspe, Antonio Puerto, ha afirmado que la localización de los cuerpos “abre la esperanza a que estos restos, después de los análisis de ADN, puedan corresponder a los fusilados en 1941", muchos de ellos oriundos de la localidad alicantina. “Nos abre una luz a la esperanza, a que se pueda reparar esa deuda histórica que tiene nuestro país con todos los represaliados y sus familias y que puedan tener un descanso digno como desde un primer momento se merecían”, apostilla Puerto.

Fosa 11 del cementerio de Castelló

Los trabajos en el cementerio civil de Castelló también han permitido localizar los cuerpos de vecinos de Almassora, La Jana, Sant Mateu y Forcall, entre otras localidades, enterrados en la fosa 11 y que formaban parte de la saca del 29 de mayo de 1941, según han informado fuentes del Grup per la Recerca de la Memòria Històrica.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats