La Guardia Civil detiene a ocho antifascistas acusados de atacarles durante la manifestación contra el desembarco de un grupo neonazi en Pego

Concentración antifascista en Pego, tras el desembarco del grupo neonazi.

La Guardia Civil ha detenido este martes a ocho jóvenes antifascistas en Pego, de entre 18 y 32 años, que se manifestaron el pasado 18 de octubre contra la presencia de un grupo neonazi que desembarcó en la localidad con ocasión de un partido de fútbol. El instituto armado acusa a los detenidos de haber presuntamente atacado con piedras y adoquines a los agentes que se desplegaron en la localidad aquella tensa jornada. Uno de los detenidos es militante de la asamblea de la Marina Alta del grupo juvenil independentista Arran, según ha informado la organización en Twitter.

Los agentes, según un comunicado de la Guardia Civil, fueron atacados con "piedras, botellas de cristal, adoquines e incluso una tapa de alcantarilla". Seis guardias resultaron heridos y parte del material antidisturbios quedó "gravemente dañado".

Los neonazis, vinculados a un grupúsculo hooligan del CF Gandia, tuvieron que ser protegidos por efectivos de las unidades de antidisturbios de la Guardia Civil ante la respuesta masiva del pueblo de la comarca de la Marina Alta, que salió a la calle para protestar ante la presencia de los ultras. Agentes del instituto armado han detenido la mañana de este martes a ocho jóvenes que han sido trasladados a diferentes cuarteles.

El grupúsculo neonazi se paseó en actitud desafiante por Pego, un municipio de 10.128 habitantes, y colocó pegatinas fascistas por sus calles. Tras el partido, celebrado en el campo de fútbol municipal Cervantes, la Guardia Civil tuvo que proteger y evacuar a los neonazis, ante la masiva y rápida reacción de los vecinos. En algunos momentos de tensión se produjeron cargas por parte de los antidisturbios y el lanzamiento de alguna piedra. Un joven antifascista de 24 años fue detenido al día siguiente del partido de fútbol por los supuestos delitos de odio, desobediencia, desórdenes públicos y atentado contra la autoridad.

El vicealcalde de Gandia, Josep Alandete, condenó la actuación del grupo neonazi en Pego. "Gandia no merece que se ensucie su nombre con actitudes intolerantes y agresivas que se aprovechan de los valores del deporte para envenenar nuestra convivencia democrática", dijo Alandete. Tras la tensa jornada, los vecinos de la localidad alicantina se concentraron en repulsa por la presencia de elementos neonazis en Pego.

Etiquetas
Publicado el
10 de noviembre de 2020 - 17:29 h

Descubre nuestras apps

stats