CV Opinión cintillo

Enchufarme a la vida

0

Nunca me imaginé depender de un gotero para VIVIR, así, en mayúsculas. Cuando eres de esas personas que han soñado con ‘comerse el mundo’ inyectarse “la drogaína”, como yo la llamo, para continuar tan vital como siempre, es una realidad difícil de digerir.

Como es difícil de digerir normalizar tu nuevo estilo de vida, normalizar el agua con gas en las relaciones sociales, la comida libre de ‘fritanga’ en las cenas rápidas para llevar de un sábado, descolgarse de un plan por el cansancio demoledor que de repente ha decidido invadir tu cuerpo o hacer del inodoro tu mejor aliado.

A ello, añadirle encontrar personas que lo normalicen contigo y que lo acompañen. En realidad, un poco cuesta arriba se hace. Yo doy gracias a mis personas favoritas por haber hecho el esfuerzo de entenderme, por ser apoyo cuando decaigo y un sinfín de micro gestos más.

‘Enchufarme a la vida’ cada dos meses es mi elixir para poder exprimir el tiempo antes de que vuelva otro brote, para poder cansarme haciendo travesuras a mis compañeras de trabajo, para bailar con mi madre horas en el salón o para poder revolcarme con las olas aprendiendo a surfear.

El 19 de mayo se celebra el Día Mundial de las Enfermedades Inflamatorias Intestinales. Bajo estas palabras, una enferma de colitis ulcerosa da las gracias a la sanidad pública por poder continuar disfrutando de los rayos de sol perforando cada poro de la piel, de abrazar con todos mis músculos en funcionamiento y sobre todo, de mantenerme con vida, más incluso que antes. 

Etiquetas
Publicado el
17 de mayo de 2021 - 17:30 h

Descubre nuestras apps

stats