El presidente de la Acadèmia pone en evidencia las contradicciones del PP

El presidente de la AVL, Ramón Ferrer, durante su comparecencia en las Corts

Los roces entre el PP y la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL) han sido sonados. Los encontronazos entre los conservadores y el órgano que dictamina la normativa lingüística alcanzaron un punto álgido poco antes de terminar la pasada legislatura y confirmaron un distanciamiento, hoy por hoy, insalvable. La intervención este martes en las Corts Valencianes del presidente de la AVL, Ramón Ferrer, lo ha confirmado.

"Estoy muy agradecido de tener esta oportunidad de intervenir en las Cortes que hasta el momento no había tenido ", ha afirmado Ferrer. Tras dar cuenta de las tareas realizadas por la institución, ha vuelto a criticar el fundido a negro por parte del PP de Ràdio Televisión Valenciana y ha recordado que esa acción "vulneraba de forma flagrante la carta europea de las lenguas regionales y minoritarias".

El PP, que había pedido la comparecencia de Ferrer, en boca de su diputado y exconseller Luis Santamaría, ha denunciado que la AVL "se está extralimitando en sus competencias. Deben decidir sobre la normativización, pero no sobre política lingüística". "En su última declaración apuesta por la inmersión lingüística", ha criticado, para sacar a relucir uno de los lemas de batalla de los populares: la libertad de elección. "Con el modelo de escolarización que propone se acaba con la libertad de elegir de los padres", ha censurado.

Unas críticas a las que se ha sumado Ciudadanos a través de su diputado Domingo Rojo. "Nosotros defendemos el trilinguismo en las escuelas. Un modelo en que todas las lenguas tienen la misma proporción. Como debería hacerse en la futura RTVV", ha afirmado, para cargar contra el presidente de la AVL: "En su declaración hablan de priorizar. Y eso conlleva discriminar a un idioma frente al otro". Los tres partidos de la izquierda han dado apoyo a la AVL y han criticado el uso partidista de la lengua del que ha hecho gala el PP en el pasado y quiere resucitar ahora.

Ferrer ha desmontado las acusaciones de Ciudadanos y PP. Y ha sacado a relucir las contradicciones de estos últimos. "Usted está diciendo que he cometido una desviación de poder por promover el valenciano, cuando ese función la tenemos recogida", ha respondido Ferrer. "¿Zaplana, Olivas, Camps y Fabra también lo hicieron por apoyar los presupuestos donde se recogían estas labores?", le ha preguntado a Santamaría. Sobre la inmersión lingüística, Ferrer no ha querido expresar su opinión, pero ha recordado que "el valenciano es una lengua minorizada y que el castellano no precisa de mayor respaldo".

También le ha dado la vuelta al concepto de libertad de elección planteado por los dos partidos derechistas. "La AVL defiende la libertad de elección. En especial, de los que no pueden estudiar en valenciano, que cada vez hay más demanda". Una afirmación realizada tras defender el decreto de plurilinguismo aprobado por la exconsellera de Educación, María José Català (PP). "Todas las emisoras emiten en castellano. No tenemos ni una sola en valenciano, que debe ser la función de la nueva RTVV", ha contestado a Ciudadanos. Y ante las críticas del PP por la diferenciación entre el valenciano culto y coloquial, Ferrer ha expresado lacónico: "¿Usted habla igual aquí que en la barra del bar? ¿Usted defiende que se escriba y hable como cada uno quiera?".

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats