Terremoto en una de las grandes empresas de agua valencianas: el principal accionista de DAM fulmina al consejero delegado

Santiago Amores, con Esteban Morcillo en la firma de la cátedra DAM en la Universitat de València.

Terremoto en una de las cuatro mayores empresas del sector del agua radicadas en la Comunitat Valenciana. El máximo accionista de Depuración de Aguas del Mediterráneo (DAM), Juan Manuel Godoy González, ha destituido al consejero delegado de la firma y accionista minoritario, Santiago Amores, y a su jefe de operaciones. El movimiento ha soliviantado a las empresas de la competencia porque esa inestabilidad puede afectar a algunas UTE de las que forma parte DAM.

Los vertidos de seis depuradoras públicas valencianas son controlados por una filial de la empresa que debe depurar las aguas

Los vertidos de seis depuradoras públicas valencianas son controlados por una filial de la empresa que debe depurar las aguas

La salida de Amores ha sido bastante tormentosa y es lo que preocupa en el sector. Según ha podido saber eldiario.es, Godoy mandó una carta a los empleados de la empresa donde anunciaba y explicaba los motivos de la destitución. Unos argumentos legales que pueden trae cola para esta gran empresa que en 2018 facturó más de 55 millones de euros y ganó casi 800.000 euros.

En estos momentos, la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas Residuales (Epsar) de la Generalitat tiene abierta una investigación contra DAM por presuntamente ser propietaria de una de las empresas que deben controlar sus vertidos en seis depuradoras públicas. Algo totalmente ilegal puesto que no se puede ser juez y parte.

Las depuradoras en cuestión son la de Tavernes de la Valldigna, Dénia-El Verger, Benissa-Senija, Xàbia y Font de la Pedra, gestionadas por SAV-DAM y la planta de Teulada Moraira, cuyas aguas depura la UTE SAV-DAM-Facsa. Todas estas depuradoras las controla desde 2017 la empresa Laboratorios Tecnológicos del Levante.

Según la información del registro mercantil, DAM es la propietaria de LTL a través de una entramado de tres empresas. El cien por cien de la propiedad de LTL lo tiene Red Control, que a su vez es propiedad de Control Calidad en la Edificación de Obra Pública, cuyo cien por cien de acciones pertenece a Rostibubo Obras y Servicios. El 100% de Rostibubo Obras y Servicios es de DAM.

De momento la Epsar no ha aclarado en qué momento se encuentra la investigación aunque según comentó su gerente a eldiario.es, había reclamado la titularidad real de las empresas para confirmar si podría haber fraude, algo que es fácil de contrastar acudiendo al registro mercantil.

Esta actitud de DAM también preocupa mucho en el sector puesto que consideran que sería una competencia desleal. Cabe recordar que LTL también controla la contaminación de los vertidos en empresas de su competencia. La falta de control en la Epsar está empezando a generar inestabilidad en un sector estratégico como es el de la gestión del agua.

Etiquetas
Publicado el
31 de octubre de 2019 - 22:10 h

Descubre nuestras apps

stats