Álava quiere poner en valor el verdadero yacimiento romano de Iruña-Veleia tras haber pagado el peaje de una gran falsificación arqueológica

Pieza extraída en Iruña-Veleia con una supuesta representación de la última cena

Uno de los objetivos de la Diputación de Álava para los próximos años es poner en valor el yacimiento romano de Iruña-Veleia, unos kilómetros al oeste de Vitoria y cuyo nombre lleva años vinculado con el gran fraude arqueológico que pretendió hacer del lugar una suerte de Pompeya y, al mismo tiempo, la cuna del euskara, del cristianismo y hasta de algunos jeroglíficos egipcios. "La Justicia ha dejado claro lo que no es el yacimiento. Pero la ciudadanía tiene que tener claro lo que sí es. Es un tesoro patrimonial que merece ser cuidado y difundido", argumentan desde el área de Cultura de la Diputación, titular de las excavaciones.

Iruña-Veleia, de ser la nueva Pompeya a acabar en juicio por una gran estafa arqueológica

Iruña-Veleia, de ser la nueva Pompeya a acabar en juicio por una gran estafa arqueológica

A principios de 2020 y tras más de una década de investigación, se celebró en el Palacio de Justicia de Vitoria el juicio contra Eliseo Gil y otras dos personas. Estaban acusados no sólo de haber falsificado hallazgos que se consideraban "excepcionales" sino de haber dañado piezas romanas auténticas para ello. La sentencia se saldó con condenas bajas pero sí constató la falsedad de piezas como una última cena, calvarios o las presuntas primeras palabras en euskera recogidas por escrito. Informes técnicos probaron que el material había sido manipulado en la era contemporánea mientras que otros expertos lingüistas destacaron que en los grafitos había palabras en italiano o frases modernas cuando, aparentemente, eran originales tardorromanos. "Esto supone que se pueda poner fin a ese velo negro que ha sobrevolado el yacimiento", indican desde la Diputación.

Esta semana, en cambio, se ha planteado la posibilidad de que esas piezas, muchas de ellas más conocidas que los originales de Iruña-Veleia, puedan ser exhibidos también, aunque debidamente contextualizados para dejar clara su falsedad. "Que se vea lo que no puede volver a pasar en ninguna parte del mundo", inciden desde Cultura sobre esta idea, aunque aclaran que la decisión no está tomada. El propio diputado general, Ramiro González, ha recordado que el proceso penal aún no ha terminado en todas sus fases y que las piezas falsas aún permanecen en custodia judicial. "Vamos a esperar", ha dicho González preguntado en rueda de prensa por esta cuestión.

A finales de 2020 acaba el actual plan director del yacimiento y Cultura quiere aprovechar la redacción del nuevo documento para introducir los cambios que puedan poner en valor Iruña-Veleia, también desde el plano turístico. El siguiente plan acumula un pequeño retraso por la COVID-19 pero en 2021 será aprobado. "Deben tener claro que Cultura va a impulsar la ciudad romana para colocarla dentro de uno de los elementos más importantes de proyección de Álava", dejó claro la diputada foral de Cultura, Ana del Val cuando ya adelantó estos cambios.

Ahora, las instalaciones son visitables. Se puede disfrutar de 'macellum' o mercado de abastos. Hay restos de tiendas y hasta de una piscina. Se vendía pescado de mar, a pesar de ser una urbe interior. Pero los datos no mienten. 2008 fue el año previo a que estallaran las denuncias de fraude contra Gil y su equipo. Hubo 6.509 visitas. En 2009 ya cayeron a 1.965, en 2010 a 834 y en 2011 ya cerró. Retomó su actividad en 2012 y el mejor dato llegó en 2017, con 3.387 personas. En 2020 -condicionado por el estado de alarma- el contador llega a 1.911, 438 en agosto y 389 en septiembre. "Esto no puede seguir así. Hay que ponerlo en valor", zanjan desde la Diputación.

Etiquetas
Publicado el
6 de octubre de 2020 - 20:37 h

Descubre nuestras apps

stats