La contrata de limpieza de Vitoria renueva la flota con un camión... de 1986

Camión de 1986 en un operativo especial de limpieza de las fiestas de La Blanca de Vitoria

En las fiestas de La Blanca, terminadas el 9 de agosto en Vitoria, la contrata de limpieza de la ciudad, que inició su servicio a finales de 2021 de la mano de una UTE entre las empresas PreZero (antigua Cespa, 80%) y Onaindia (20%), incorporó un camión cisterna con matrícula BI-AL. Es decir, con 36 años de antigüedad. Es doce años anterior al vehículo más veterano de la flota que ya dispone el municipio, un VI-U precisamente adquirido por Cespa cuando en 1998 recibió su última contratación antes de la larga etapa de FCC ahora finalizada. Fuentes de la UTE confirman que existen retrasos con la incorporación de las nuevas unidades comprometidas en la adjudicación y, además, es público que el Ayuntamiento requirió servicios adicionales en las primeras fiestas tras dos años de suspensión por la COVID-19.

Archivada sin investigación la causa por el sobrecoste en la compra de dos camiones de basura en Vitoria durante la etapa de Maroto

Archivada sin investigación la causa por el sobrecoste en la compra de dos camiones de basura en Vitoria durante la etapa de Maroto

El camión, de la marca Renault y con decoración no de Vitoria sino de Cespa -aunque la suma de vehículos de diferentes etapas y flotas hace que haya una gran variedad de colores en el servicio de limpieza y no una única imagen corporativa-, participó al menos en los operativos especiales de limpieza del recinto de txosnas, según pudo comprobar este periódico. Ninguna fuente ha podido precisar el origen de este vehículo, aunque sí es notorio que Cespa -ahora PreZero- es una compañía de gran dimensión y con muchas contratas y material rodante.

La contrata de limpieza del Ayuntamiento de Vitoria es, de lejos, la más costosa de la ciudad. En 2020 se planteó un presupuesto de más de 100 millones de euros para cuatro años. Es también la más polémica, ya que quedó paralizada por recursos. La anterior etapa, de FCC y GMSM, fue finalizada igualmente antes de tiempo y con fuertes acusaciones cruzadas por incumplimientos en las condiciones del servicio. Antes, en 2006, FCC aterrizó en solitario y relevó a Cespa con un concurso en el que pendieron sospechas de irregularidades. En el caso concreto del parque móvil, cuando la contrata de 2006 entró en prórroga, muchos de los camiones se averiaban en medio del servicio. Por ello, se llegaron a adquirir con fondos municipales y, al margen de FCC, dos unidades cuya contratación de manera directa, sin concurso, llegó a ser investigada en un juzgado de Vitoria por lo elevado de su coste. En la etapa de Javier Maroto (PP) como alcalde, se abonaron 332.700 euros por unidad más IVA pero la magistrada Beatriz Eva Román Gobernado archivó la causa sin investigar, aunque este periódico publicó que vehículos similares podían ser adquiridos por 196.000 euros más IVA y aunque la Fiscalía vio indicios de un posible delito de malversación de caudales.

Ahora, la hemeroteca local recoge que están apareciendo dificultades para la incorporación del parque móvil necesario para el servicio. En marzo, el Ayuntamiento emitió un comunicado en el que se anunciaba que la UTE de la limpieza, que adoptaba el nombre de Bira, “incorporará cambios importantes que se irán desarrollando a lo largo del año” 2022, “entre ellos, nuevos contenedores para la recogida selectiva y también para la materia orgánica (estos últimos con cerraduras electrónicas), nuevos vehículos y mobiliario urbano, con una importante flota eléctrica y un mayor impulso a la reducción, la reutilización y la recogida selectiva”. En mayo, en cambio, el edil responsable de Medio Ambiente, Cesar Fernández de Landa, lamentó los retrasos y la oposición denunció también los problemas que se estaban produciendo.

Desde la empresa indican que confían en ir incorporando vehículos poco a poco hasta noviembre, que es cuando se cumple el plazo de un año desde el inicio de la contrata. De hecho, acaba de llegar ya un buen número de camionetas que están aparcadas en el exterior de las instalaciones de la limpieza en Agirrelanda para su pronta entrada en funcionamiento. Alegan, eso sí, que a las dificultades propias de adquirir este tipo de maquinaria especializada se suman también los problemas generales del mercado de suministros. Los pliegos obligan a la UTE a que “preferentemente” tendrá que ofrecer vehículos “que utilicen combustibles limpios (gas natural) y de vehículos de alta eficacia y bajas o nulas emisiones (vehículos híbridos o eléctricos)”. Igualmente, PreZero y Onaindia señalan que en septiembre la ciudad estrenará los nuevos contenedores prometidos y que sustituirán a los modelos actuales, en algunos casos ya destartalados.

síguenos en Telegram

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats