El tráfico y la mala atención en comisarías por "falta de personal" concentran las quejas contra la Ertzaintza

Agentes de la Ertzaintza en Arkaute

El buzón Ekinbide, diseñado por el Departamento de Seguridad para recoger quejas, agradecimientos, solicitudes o sugerencias ciudadanas sobre la Ertzaintza y el resto de servicios de emergencias, recibió en 2016 220 denuncias ciudadanas, según la memoria estadística enviada por la consejera Estefanía Beltrán de Heredia al Parlamento. Son casi un 20% menos que las recibidas en 2015 (272), mientras que los agradecimientos han pasado de 10 a 35.

El área en la que más han incidido los ciudadanos es la unidad de Tráfico de la Ertzaintza, que acumula 63 quejas. En su mayor parte, subraya la memoria de Ekinbide, “se trata de situaciones en las que la intervención viene motivada por el incumplimiento de alguna normativa de tráfico y en las que las personas afectadas manifiestan su disconformidad con la denuncia y/o el trato recibido en ese momento”.

Hay también 49 quejas por la atención recibida en las comisarías de la Policía vasca, el grueso de ellas relacionadas con demoras en la presentación de denuncias, que “es atribuida a la falta de personal”, según Ekinbide. También hay ciudadanos que han protestado por la falta de privacidad en algunas instalaciones. A estas quejas se suman 13 por “abusos” en procesos de detención o identificación y 11 por “desatención”.

En todos estos capítulos, las quejas se han reducido de manera notable respecto a 2015. Hace dos años hubo 82 denuncias por asuntos de Tráfico, 78 por problemas de atención en las comisarías o 19 por incidencias en detenciones e identificaciones. Incluso en 2016 no se recoge ningún problema relacionado con los casos de violencia de género atendidos, cuando doce meses antes fueron 9 casos.

Atención en euskera

Sin embargo, sí hay un apartado en que la situación ha ido a peor: el euskara. Las quejas por no recibir atención en lengua vasca han crecido de 21 a 27. La Ertzaintza es una de las áreas de la Administración vasca que históricamente peores índices de euskaldunización ha tenido. El informe anual de Ekinbide se limita a reseñar que “las unidades de la Ertzaintza que recibieron quejas por falta de atención en euskera informaron de las medidas que el Departamento de Seguridad está poniendo en marcha para la euskaldunización de este colectivo”.

Ekinbide también ha planteado otras propuestas de “mejora”. Se desarrolló, por ejemplo, “una iniciativa para facilitar la tramitación de las autorizaciones a menores para viajar al extranjero” y se ha propuesto “la renovación y adecuación de un puesto de atención ciudadana”. Asimismo, la memoria apunta a que “como consecuencia de la investigación de una queja se abrió un expediente disciplinario contra una agente”.

Pero el servicio Ekinbide no sólo recibe quejas, también felicitaciones, solicitudes o sugerencias. Los agradecimientos, por ejemplo, se han triplicado al pasar de 10 a 35 en un solo año. Tienen que ver rescates, búsqueda de desaparecidos o buena atención ciudadana. El documento entregado al documento detalla con mucho más detalle estas felicitaciones que las quejas.

Finalmente, la memoria incluye también un resumen de las sugerencias recibidas. Una de ellas persigue “mejorar los métodos utilizados en los controles de drogas para evitar falsos positivos” y otro ciudadano ha planteado “que los vehículos policiales de la Ertzaintza utilicen una pila de hidrógeno como alternativa a la combustión de fósiles de petróleo”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats