El PNV aclama para un tercer mandato a Ortuzar, quien con Urkullu ha llevado al partido a sus máximas cotas de poder e influencia

Andoni Ortuzar, este jueves tras su reelección

Por unanimidad. Andoni Ortuzar (Sanfuentes, Bizkaia, 1962) ha sido reelegido para un tercer mandato al frente del PNV este jueves por la noche en una asamblea nacional muy condicionada por las restricciones impuestas por la COVID-19 y celebrada en el palacio Euskalduna de Bilbao. Continuará al frente del Euzkadi Buru Batzar (siempre con 'z') hasta 2024, en la que parece que será su última etapa, aunque no dado ninguna pista pública al respecto en su breve parlamento tras la proclamación. Ha elegido como lema 'Abian' ('En marcha', en euskara) y ha querido dejar claro que estos próximos años no los dirigirá en piloto automático.

El PNV cree que la Corona tiene que reaccionar ante las sospechas de corrupción que cercan a Juan Carlos I o "se puede llevar un susto a medio plazo"

El PNV cree que la Corona tiene que reaccionar ante las sospechas de corrupción que cercan a Juan Carlos I o "se puede llevar un susto a medio plazo"

En principio, el PNV solamente permite dos mandatos orgánicos como norma general, pero la asamblea tiene capacidad para levantar esa limitación. "Alguien podría pensar que al ser la tercera vez, es un automatismo. No es así. Tengo hoy las mismas mariposas en el estómago y el mismo temblor de piernas cuando el 12 de enero de 2013 fui elegido por primera vez. Creo en este partido. En su gente. Este partido es el mejor instrumento para guiar al pueblo vasco hacia la libertad plena. [...]. Nosotros somos el PNV. Somos el principal partido del país. Nos toca ser los principales agentes", ha proclamado Ortuzar, que ha recibido la 'makila' de mando con corbata a cuadros con los tres colores de la ikurriña y mascarilla negra de tela que se ha quitado para algunas fotografías y para su discurso. El auditorio, limitado en aforo por las circunstancias, lo ha agasajado con una ovación.

Nada más ser elegido por tercera vez, a quien primero ha saludado -con el codo, claro- entre los asistentes a la asamblea ha sido al lehendakari, a su amigo Iñigo Urkullu. Desde que el más que centenario partido vasco estrenó en 2013 la bicefalia de Urkullu en Ajuria Enea y Ortuzar en Sabin Etxea, el cuartel general 'jeltzale', el PNV ha alcanzado las mayores cotas de poder en Euskadi tras la escisión de EA en 1986 y notable influencia política en España, donde fue clave en la moción de censura de Mariano Rajoy o en la mediación durante los momentos álgidos del proceso independentista catalán. Pocos grandes temas políticos se fraguan sin que en la cocina esté el partido nacionalista: pensiones, impuestos al diésel, presupuestos, ... La figura y la importancia políticas de Ortuzar no se entienden sin Urkullu, ni tampoco al revés. Urkullu, que no es quinto pero que solamente es unos meses mayor, aporta la vis institucional y es la seriedad personificada.

Ortuzar, periodista de profesión que ha ejercido en el diario 'Deia' y como director general de la radiotelevisión pública vasca en tiempos de Juan José Ibarretxe, ofrece socarronería y la habilidad política de relacionarse con unos y con otros. Dos caracteres que podrían parecer incompatibles llevan años complementándose. En los mítines, es Ortuzar quien telonea al lehendakari y enardece a los correligionarios con anécdotas, lecciones de historia y píldoras de ideología. Parece también que ambos cerrarán también sus etapas políticas de manera paralela.

El Ortuzar político se forjó en la Presidencia vasca en la etapa de José Antonio Ardanza, en la que ocupó varios cargos antes de saltar a la gestión de EiTB. Dejó el cargo directamente para presidente el partido en Bizkaia, el aparato más potente del PNV. Relevó allí a Urkullu cuando pasó a dirigir el Euzkadi Buru Batzar. Esa sucesión natural se repitió cuando Urkullu saltó a Ajuria Enea. Hay también un Ortuzar sindical, militante aún del sindicato ELA que en su día fue fundado como apéndice del PNV y que ahora es su verdadero ariete y se ha aproximado más a la izquierda abertzale.

La nueva Ejecutiva de Ortuzar es continuista y no paritaria. Seguirá arropado por Mireia Zarate (secretaria), Koldo Mediavilla (política institucional) y, sobre todo, el factótum interno Joseba Aurrekoetxea, de escasa proyección pública pero gran influencia en la organización. Sí se incorporan laexconcejal en Vitoria Nerea Melgosa y el profesor universitario y asesor en Gipuzkoa Xabier Barandiaran, en sustitución de Kepa Aldama e Iñaki Txueka. Continúan igualmente Ana Esther Furundarena, Mikel Burzako y María Eugenia Arrizabalaga. A ellos se unen los líderes territoriales: José Antonio Suso (Álava), Itxaso Atutxa (Bizkaia), Joseba Egibar (Gipuzkoa), Unai Hualde (Navarra) y Peio Etxeleku (Iparralde). En este proceso, ya hace unas semanas, se renovaron las cinco territoriales -Egibar sigue en Gipuzkoa prácticamente de manera ininterrumpida desde 1987, por ejemplo- y, aunque los presidentes no han variado salvo en la simbólica pero pequeña organización de Iparralde, en los cuadros intermedios sí se han producido cambios de calado.

Etiquetas
Publicado el
10 de diciembre de 2020 - 22:00 h

Descubre nuestras apps

stats