La Sanidad vasca quiere centralizar cinco especialidades más tras la polémica por el cierre de la cirugía cardíaca en Bilbao

Un quirófano de Osakidetza

Además de la cirugía cardíaca, el Servicio Vasco de Salud (Osakidetza) pretende centralizar en 2023 otras cinco especialidades en un único hospital. En concreto, se plantea unificar la atención de tres cirugías ginecológicas, la de cánceres de vulva y vagina, la de cáncer de útero y la de cáncer de ovarios, así como las operaciones de sarcoma uterino y cáncer gastroesofágico. Este tipo de movimientos han solido suscitar quejas y protestas y la Sanidad pública vasca vive ahora mismo un momento de convulsión por el conflicto abierto en Donostia. En el caso de cardíaca, se pretendió cerrar el servicio del principal hospital de Bilbao, el de Basurto, para unificar la atención en Cruces, en Barakaldo, aunque los tribunales han paralizado cautelarmente un plan que iba a hacerse efectivo en noviembre. Es una oferta que ya no disponen ni los centros de Álava -que envían sus pacientes a Bizkaia- ni los de Gipuzkoa -que derivan los casos a centros concertados-. La magistrada de Vitoria que asumió el caso llegó a advertir de que este tipo de cambios suponen una privatización encubierta de la asistencia sanitaria.

Sagardui mantiene sus planes sanitarios en Donostia con el aval de Urkullu a pesar de las críticas internas y de la oposición

Sagardui mantiene sus planes sanitarios en Donostia con el aval de Urkullu a pesar de las críticas internas y de la oposición

En la memoria de Osakidetza dentro de los presupuestos de 2023, que aún no han sido formalmente aprobados pero que cuentan ya con mayoría suficiente en el Parlamento Vasco merced a los votos de PNV y PSE-EE, hay un epígrafe que apela como reto para el próximo año a “favorecer la alta especialización y la excelencia clínica”. En concreto, se alude a “consolidar unidades de referencia que permitan concentrar casos y aprovechar el conocimiento de profesionales expertos”. La consejera de Salud, Gotzone Sagardui, siempre suele repetir que el Servicio Vasco de Salud funciona “en red” e incluso se ha destacado que algunos servicios vascos centralizan no ya la atención para todo Euskadi sino para otras comunidades del entorno. La simplificación se da también en otros niveles: en Vitoria, por ejemplo, se redujeron los PAC o puntos de atención continuada de dos a uno y se cerraron las Urgencias del centro, las de Santiago, para concentrarlas en el nuevo edificio de Txagorritxu.

Como en la memoria presupuestaria no se concretaban qué servicios se querían centralizar, EH Bildu formuló una pregunta en la Cámara. En la respuesta de Sagardui es donde se detallan las seis especialidades, incluida la cirugía cardíaca. En todo caso, la coalición denunció este lunes en rueda de prensa, por boca de Rebeka Ubera, que Salud no aclara dónde se unificará la atención de esas patologías o, lo que es lo mismo, dónde se retirarán esas prestaciones. Igualmente, en la crisis abierta en la OSI Donostialdea -la comarca sanitaria que aglutina a los hospitales y centros de salud de la capital guipuzcoana- se ha aludido como uno de los motivos del enfrentamiento entre los directivos y la cúpula política a una posible intención de que el hospital Donostia deje de ser centro de referencia para el tratamiento del cáncer peritoneal, aunque Salud ha negado este extremo.

Osakidetza vive días convulsos. Este miércoles entre festivos se reavivará la batalla en la OSI Donostialdea con la anunciada rueda de prensa de los jefes de servicio del hospital principal de esa comarca. Se han alineado en apoyo de los dos directivos destituidos y de los tres que dimitieron en solidaridad y se están concentrando todos los días para demandar la restitución de la anterior gerencia. Comparecerán en el Colegio de Médicos de Gipuzkoa y no en instalaciones de Osakidetza. Se da la circunstancia de que la presidenta de este organismo es Carmen Solorzano, facultativa guipuzcoana pero también exparlamentaria del PNV entre 2019 y 2020.

Asimismo, Salud se ha visto forzada a emitir un comunicado este martes para negar que haya suspendido vacaciones en Basurto, en Bilbao, por falta de personal. “Las vacaciones se han acordado y distribuido de acuerdo a la disponibilidad de recursos existentes en el entorno sanitario y ninguna persona se va a quedar sin disfrutar sus vacaciones de 2022. A pesar de contar actualmente con seis profesionales en situación de incapacidad temporal y de las dificultades de cobertura, se ha realizado un gran esfuerzo por parte de los profesionales de este servicio para continuar con la asistencia sanitaria y posibilitar el disfrute de sus vacaciones”, se ha explicado.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats