Sagardui mantiene sus planes sanitarios en Donostia con el aval de Urkullu a pesar de las críticas internas y de la oposición

Sagardui y Pérez Esquerdo, este lunes en Vitoria

Ante la crisis sanitaria desatada en Donostia en los últimos días, que ha hecho que la oposición empiece ya a pedir dimisiones, la consejera vasca de Salud, Gotzone Sagardui, y la directora general del Servicio Vasco de Salud (Osakidetza), Rosa Pérez Esquerdo, han levantado expectativas con una comparecencia extraordinaria en un día semifestivo, en un lugar inusual -la sede de la Presidencia vasca- y con un retraso de más de treinta minutos. Sin embargo, Pérez Esquerdo ni siquiera ha hablado y Sagardui no ha anunciado nada. El gran mensaje que se quería enviar es que se sigue adelante con los planes y con el respaldo expreso del lehendakari, Iñigo Urkullu, con quien ambas responsables sanitarias han mantenido una reunión para abordar la cuestión.

"La Sanidad pública se está yendo al carajo en Euskadi y no lo podemos permitir"

"La Sanidad pública se está yendo al carajo en Euskadi y no lo podemos permitir"

¿Qué ha ocurrido en Donostia? El viernes se conoció la destitución de Itziar Pérez, gerente de la OSI Donostialdea, que aglutina al hospital Donostia y a los ambulatorios de la capital guipuzcoana. En un mensaje a la plantilla, se quejaba de que se tenía que marchar por no estar “alineada” con la cúpula de la Sanidad vasca. Acto seguido, se supo de la separación del cargo de Idoia Gurrutxaga, subdirectora médica. Tres subdirectores han dimitido en los últimos días, los jefes de servicio hicieron una concentración de protesta y han escrito un comunicado muy duro y, en estas circunstancias, sindicatos y oposición han pedido responsabilidades políticas.

Sagardui ha querido iniciar la rueda de prensa dando a conocer el nombre de la persona elegida para dirigir la OSI Donostialdea, que es Agustín Aguirre, que arrastra polémicas anteriores en la comarca del Alto Deba. También que ya están cubiertas la plaza de la subdirección médica, con Ana Bustinduy, y otros de los puestos vacantes. Se trataba de enviar un mensaje de normalidad, como si los cambios fueran uno de los muchos ajustes que se dan en Osakidetza. Preguntada por si ha estado sobre la mesa del lehendakari su dimisión, solamente ha afirmado que se someterá a los requerimientos de la oposición en el Parlamento.

Preguntada en media docena de ocasiones, Sagardui no ha concretado en ningún momento qué hechos concretos han motivado las destituciones que han incendiado el hospital Donostia. Solamente ha repetido como argumentario que ha habido una “concatenación” de incidencias. No ha querido salir de ahí y ha insistido en la necesidad de abrir un nuevo ciclo en Donostia. “Se requería un cambio. Y eso es lo que hemos hecho”, ha afirmado la consejera de Salud, arropada también en la sala de prensa por el viceconsejero Pepe Quintas y otros cargos de su equipo.

La comparecencia ha llegado tras una intensa mañana de lunes semifestivo que ha seguido a un no menos intenso fin de semana. Sagardui ha acudido a la sede de la Presidencia vasca y ha mantenido una reunión al más alto nivel con el lehendakari, Iñigo Urkullu. La sede central de Osakidetza está a escasos 50 metros, pero se ha optado por la Presidencia como sede para la comparecencia. La consejera llevaba sin hacer comentarios 72 horas después de que trascendieran las primeras informaciones sobre la crisis en Donostia.

No es la primera crisis en la Sanidad vasca en los últimos cuatro años. La primera se produjo en junio de 2018, cuando afloraron las primeras denuncias de irregularidades en las oposiciones médicas que se estaban celebrando. El asunto desembocó en una investigación judicial que formalmente continúa abierta y, políticamente, le costó el cargo al consejero de entonces, Jon Darpón, a la directora general de Osakidetza, María Jesús Múgica, y al responsable de Recursos Humanos, Juan Carlos Soto. Durante el mandato de Nekane Murga llegó el coronavirus y aquellos meses no estuvieron exentos de controversias. Ya tras las autonómicas de 2020 Sagardui asumió la cartera de Salud. En enero de 2021, la oposición cuestionó su continuidad por las vacunaciones irregulares de dos directivos de Osakidetza, ambos exconcejales del PNV en Bilbao. En estos dos años largos ha habido protestas, huelgas y denuncias. Alcanzaron su pico en junio de 2022 cuando Sagardui, en una conferencia, apeló a un cambio cultural ante la escasez de médicos que iba a implicar ir más lejos a ser atendido o consultorios con menos horarios o incluso sin facultativos. Desde entonces había venido manteniendo un perfil más bajo.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats