¿Cumplirá Madrid los límites UE de contaminación por primera vez en 2022? Datos, evolución y mirada al cielo para saberlo

Evolución del NO2 acumulado en Plaza Elíptica, sobre una imagen de la boina de Madrid

La ciudad de Madrid está más cerca que nunca de acatar la legislación europea de calidad del aire. Desde que la UE impuso los límites en el año 2010, la capital incumple de forma reiterada los máximos de dióxido de nitrógeno (NO2), el gas que principalmente emiten los coches contaminantes y cuyas concentraciones causa efectos nocivos para la salud de los habitantes de esta ciudad.

Del Madrid Green Capital al "Almeida arboricida": batalla política por el discurso verde en la capital

Del Madrid Green Capital al "Almeida arboricida": batalla política por el discurso verde en la capital

El mes de noviembre fue el mejor de la serie histórica en cuanto a las mediciones de NO2 y eso invita al optimismo: se registraron 33 µg/m3 de media, muy por debajo del límite de la UE (40 µg/m3) en una parte del año en la que tradicionalmente los niveles de polución se disparan.

¿Qué ocurrió para lograr estos buenos datos? La abundancia de días de lluvia durante las últimas semanas, con una pluviosidad muy superior a la media según los datos de Aemet, ayudó a limpiar la atmósfera. Pero es también cierto que, salvo durante el primer trimestre del año, el cielo de Madrid no ha estado demasiado sucio, según los datos municipales. Principalmente porque el Ayuntamiento de Madrid mantiene actualmente tres zonas de bajas emisiones, una más restrictiva en el centro y otras dos algo menos pero también con importantes efectos. Especialmente la de Plaza Elíptica.

Desde finales de febrero el Ayuntamiento de Madrid multa a los coches sin etiqueta en este espacio de Usera, donde se sitúa la estación con peores niveles de contaminación en toda la ciudad. El área de Medio Ambiente ideó una zona de bajas emisiones alrededor de este punto, con la esperanza de bajar los datos. Aunque en los primeros tres meses del año la idea parecía no funcionar, la evolución de las cifras es a la baja y durante los meses de septiembre, octubre y noviembre se mantiene dentro de los niveles de polución permitidos por la UE.

Esta ha sido la evolución del NO2 en la estación de Plaza Elíptica a lo largo de 2022, gráficamente:

¿Cómo evolucionó este mismo espacio en 2021? En Madrid se producen los picos más altos de contaminación por NO2 en otoño e invierno, cuando los días despejados favorecen el fenómeno de la inversión térmica, que retiene la polución en capas bajas y hace aparecer la llamativa boina gris sobre la ciudad, visible desde el exterior.

Enero suele ser el mes que más NO2 acumula, se va reduciendo hasta el verano y a partir de septiembre, con la recuperación del tráfico, vuelve a subir, alcanzando sus mayores cotas a finales del año. Se puede observar en el siguiente gráfico:

¿Qué sucederá en diciembre? Tradicionalmente, el último mes del año era en Madrid un tiempo propicio para la polución, debido a la abundancia de fenónemos de inversión térmica. Salvo que las jornadas de lluvia ayuden a mitigar este efecto, algo que podría repetirse siguiendo el patrón de noviembre, un periodo muy similar al del final del año, según los datos normales de Aemet (parecidas precipitaciones y días de lluvia, así como episodios sin precipitaciones).

La media de los diez últimos años indica que podría producirse un aumento del NO2 concentrado y hacer peligrar que la estadística municipal cumpla con la UE. Pero en el Ayuntamiento de Madrid recuerdan que otros años no existía ni la zona de bajas emisiones de Plaza Elíptica, ni Madrid ZBE, la que impide entrar a la Almendra Central a los coches del exterior de la capital sin etiqueta.

En el área de Movilidad hacen una “valoración positiva de los datos actuales porque este Ayuntamiento está haciendo grandes esfuerzos por lograr mejorar la calidad del aire con medidas globales y equilibradas en toda la ciudad”, explican fuentes del área, que añaden otras medidas de descarbonización como la renovación de los autobuses de la EMT, sin modelos diesel, o las ayudas a la renovación de automóviles o a la compra de patinetes, motos o bicicletas eléctricas.

¿Cómo está la contaminación en el resto de la ciudad?

La foto fija sobre Plaza Elíptica es la más importante para Madrid, puesto que un nuevo incumplimiento abre la posibilidad de sanciones de la Unión Europea a España por no haber arreglado los problemas en calidad del aire. Acabar el año en los márgenes supondría un importante tanto para el alcalde, dentro de la batalla política por el discurso verde que mantiene desde el inicio de la legislatura.

Para saber si el descenso en la estación más contaminada de la ciudad (con una ZBE alrededor, recordemos) es un espejismo hay que mirar al resto de puntos de medición en la ciudad. El resultado son niveles de polución muy similares a los de 2021, una circunstancia que atestigua los efectos de medidas antes mencionadas, ya que los niveles de tráfico privado se han ido recuperando progresivamente después de la pandemia y del teletrabajo.

Estos son los niveles de NO2 y su comparación con 2021 en cada una de las estaciones de medición:

Como se observa en el gráfico, en ocho estaciones la contaminación ha bajado, en cuatro ha subido (Plaza del Carmen, Barajas, Vallecas y Ensanche de Vallecas) y en el resto se mantiene sin cambios. La evolución es similar, por lo tanto, a Plaza Elíptica, sin ningún caso que despunte en el listado por exceso o defecto. Escuelas Aguirre, Villaverde y Plaza Castilla son las zonas que registran más polución.

Quedan 26 días para que acabe el año. En 2021 el incumplimiento se produjo por tan solo unas décimas. Ese año podría ocurrir lo mismo. O tal vez no. Solo queda estar pendiente de los datos para comprobarlo.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats