Planos: cómo será la nueva Gran Vía después de su remodelación

Plano de la futura Gran Vía junto a la Plaza de Callao

Una Gran Vía con más pasos de peatones y mejor ubicados. Es una de las primeras conclusiones que se pueden sacar al leer detenidamente el proyecto sacado a licitación por el Ayuntamiento de Madrid (aquí, completo), cientos de páginas con información detallada de cómo será cada rincón de la nueva calle, que ganará 5.400 metros cuadrados en aceras peatonales.

Los problemas de movilidad que causaban pasos de cebra incómodos, como los de Plaza de España y Callao, con aglomeraciones de gente habituales en los puntos más cercanos a las bocas de Metro, desaparecerán con el nuevo trazado propuesto por el consistorio. En Plaza de España, el paso de cebra se acerca a la esquina y se ensancha:

En este plano ya aparece una de las novedades de la Gran Vía de 2018: un carril bici que recorrerá la calle desde este punto hasta la plaza de Callao, segregado de la circulación de coches privados y situado entre estos y el carril bus, como el que ya se construyó en Alberto Aguilera.

Las mejoras para el peatón no se notarán solo en el ensanchamiento de aceras: también se han añadido pasos de cebra a los actualmente existentes, medida contemplada en la consulta que se hizo sobre Gran Vía en febrero y que fue respaldada por la mayoría (66,74%) de votantes madrileños. El primero de ellos es el que estará frente al hotel Tryp, en el número 74:

El segundo nuevo paso de cebra se crea a la altura del número 66, frente al hotel Vinci. Servirá para hacer más permeables ambos lados de la carretera, en lo que hasta ahora desde el Ayuntamiento se había calificado de auténtico "muro".

Además de estos nuevos pasos de cebra, también se cambiará de ubicación el que llega hasta la plaza de Callao, que se acerca bastante a la línea de deseo posible en este área, como explican perfectamente Nación Rotonda en este hilo de Twitter. Estará un poco más hacia el oeste que el actual. Además, en Callao, a la altura del cruce con Jacometrezzo, finalizará el único carril bici previsto:

Aunque está previsto ampliar la anchura de los pasos existentes en los números 28, 32, 42 y 46, en el resto de Gran Vía no se han añadido más pasos de cebra. Quizás se echa de menos alguno nuevo en el largo tramo que va de Fuencarral hasta Clavel, una curva que algunos peatones ya cruzan a las bravas, en mitad del tráfico. Esta peligrosa práctica se puede extender ahora que se van a acercar las aceras. Este es el tramo menos permeable de la Gran Vía:

Los ciclistas que suban la cuesta desde la calle Alcalá compartirán ciclocarril con el resto de coches, lo que puede provocar situaciones de acoso que son habituales en subidas con un único carril compartido entre bicis y otros vehículos. O que, directamente, los conductores de bicicleta no usen este tramo. Este es el plano del comienzo de dicho ciclocarril:

Las obras empezarán por Alcalá

Las obras empezarán por Alcalá

Los trabajos comenzarán en el tramo comprendido entre la calle Alcalá y la Red de San Luis, según el cronograma de la obra. El Ayuntamiento ha dividido la intervención en Gran Vía en tres tramos de la calle, con unos cuatro meses de obras para cada uno. El segundo tramo es el de Red de San Luis hasta Callao, y la piqueta entraría cinco meses después de haberse iniciado los trabajos. La última zona que sería arreglada es la que corresponde al tramo que va de Callao hasta Plaza de España.

Aunque la duración prevista de la obra es de 13 meses y su coste de 9 millones de euros,  el delegado de Urbanismo confía en que este coste se reduzca en las ofertas que finalmente se presenten. También calcula que los plazos podrían llegar a acortarse y que la obra podría llegar a ejecutarse en 10 meses, por lo que los plazos antes indicados se acortarían y la nueva Gran Vía estaría lista para estrenar en navidad del año 2018.

Más información:

Más información:

Mariano

Estaría bien que recuperaran las farolas clásicas.

Ol

Se circula perfectamente por el ciclocarril en bici. El problema ahora es el exceso de tráfico. Sin embargo, en navidades se iba de maravilla gracias a las restricciones de tráfico de la campaña navideña. Una vez que pongan en macha la APR, será más o menos como en navidades.

Manuel

Pues si, en el tema de la iluminación cada vez estamos peor, las farolas embellecen muchisimo las calles y en Madrid no paramos de instalar farolas de autopista en todas las calles... Extiendo esto de las farolas al resto del mobiliario urbano, la verdad es que siempre he pensado que en Madrid nunca se cuidó la estética (ni la colocación de dicho mobiliario) haciendo que muchas calles sean una carrera de obstáculos y afeando mucho las mismas...
Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats