Agentes infiltrados, cerco a La Vaguada y avisos a padres para evitar macrobotellones en Madrid durante el puente

Agentes de la Policía Municipal de Madrid, junto a la delegada de Seguridad (en el centro)

Ni en el Ayuntamiento de Madrid ni en la Delegación del Gobierno quieren volver a desayunarse con las imágenes de los tres últimos tres fines de semana, en las que miles de personas se reunieron en parques y plazas para beber alcohol en la calle hasta altas horas de la madrugada, sin distancias de seguridad o mascarillas. Este fin de semana, que forma un puente con la festividad del Pilar el próximo martes, van a emplearse a fondo para impedir los macrobotellones en la capital con un enorme despliegue de efectivos.

Macrobotellones cada fin semana en Madrid pese al despliegue policial

Macrobotellones cada fin semana en Madrid pese al despliegue policial

Policía Municipal y Policía Nacional se repartirán la ciudad en zonas, aunque actuarán de forma conjunta en todo Madrid. Los segundos se encargarán de la vigilancia del Parque del Oeste y de Ciudad Universitaria, dos de los lugares que han reunido botellones multitudinarios con altercados durante septiembre y lo que va de octubre con 874 agentes que formarán parte del dispositivo extraordinario de seguridad a lo largo del fin de semana. Y los agentes locales se encargarán del resto de la capital, con asistencia de los nacionales cuando se requiera. El reparto lo avanzó este jueves la delegada de Seguridad del Ayuntamiento, Inmaculada Sanz, aunque Delegación del Gobierno explicará los detalles de sus planes este viernes.

Por la parte que toca al Ayuntamiento, el despliegue total será de más de 700 agentes de la Policía Municipal, casi 350 más de lo habitual. A los cerca de 400 que patrullan en los turnos del fin de semana se les unirán los más de 200 que desde inicios de septiembre establecen dispositivos especiales de vigilancia en lugares conflictivos del distrito Centro y en algunos parques urbanos. Además, un centenar de agentes serán destinados al Barrio del Pilar, que este fin de semana alberga varios conciertos con motivo de sus fiestas patronales.

En esta zona del distrito de Fuencarral el Ayuntamiento creará un cerco policial en torno al Parque de La Vaguada, el lugar que albergará las actividades. No se podrá acceder a este recinto con alcohol y será necesario pasar los controles de los agentes para estar dentro de esta zona verde. El distrito de Salamanca también organiza sus fiestas en el parque Eva Perón, aunque no se ha informado de ninguna actuación especial al respecto.

Una parte relevante de estos nuevos agentes, los más jóvenes, estarán infiltrados para localizar los lugares de celebración de los macrobotellones y facilitar su desalojo. El Ayuntamiento evitó ofrecer su número exacto por cautela: "Tampoco conviene dar demasiados datos", justificó Inmaculada Sanz este jueves para levantar demasiadas pistas a los que buscan delinquir en estas situaciones.

Agentes tutores para avisar a los padres

El Ayuntamiento de Madrid asegura que apoyará el despliegue con "drones, sección canina y el escuadrón de caballería" y que las unidades contarán con agentes tutores, para activar diligencias en el caso de los comas etílicos de los menores de edad. Si se producen, estos se encargarán de trasladar cada caso a la Fiscalía de Menores e informar a sus familias de las actuaciones. Con ello se pretende disminuir la presencia de adolescentes en estos macrobotellones, que se ha venido incrementando en las últimas semanas, informan fuentes policiales.

Además de todas las actuaciones referidas, la Policía Municipal establecerá patrullas fijas en plazas del Centro como Pedro Zerolo, en Chueca, o Dos de Mayo, en Malasaña, donde los problemas de consumo de alcohol y ruido no han parado en ningún momento desde el fin del estado de alarma. Una estrategia que en ocasiones ha servido para que el botellón se haya trasladado otras plazas cercanas .

El objetivo de todos estos planes es evitar sucesos como el del pasado fin se semana en el Parque del Oeste, donde "miles de personas" (según el Ayuntamiento) protagonizaron importantes altercados entre las 2.00 y las 4.45 de la madrugada, con rotura de cristales de coches, de mamparas de autobús y vandalización incluso de una estación de Bicimad.

Pese a la cada vez más constante presencia policial, las molestias por el ruido no han cesado en todo el verano y en lo que va de otoño para los vecinos de las zonas que sufren los botellones. Las quejas se mantienen o aumentan, mientras las sanciones por botellón han descendido casi un 20% de junio a agosto, según datos recopilados por Somos Madrid entre las estadísticas publicadas por el Ayuntamiento. Durante dicho periodo se impusieron en las calles de la capital 12.769 multas por este concepto, frente a las 15.863 registradas en 2020.

En la Comunidad de Madrid está prohibido beber cualquier tipo de sustancia alcohólica en la calle, a cualquier hora del día. Además, desde las 22.00 horas los supermercados y tiendas de conveniencia no pueden vender bebidas espirituosas. Los encargados de sancionar por hacerlo son los agentes de la Policía Municipal, que pueden imponer multas de 600 euros (500 en el caso de los menores de edad) por consumo de alcohol en la vía pública. La primera de ellas se puede condonar por trabajos de limpieza.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats