Encuesta Simple Lógica

Una amplia mayoría de españoles reclama explicaciones al rey emérito por sus escándalos

ReyEmerito

El pasado 22 de mayo, justo antes de reencontrarse con su hijo, Juan Carlos de Borbón bajó la ventanilla del coche que le llevaba a Zarzuela. Una periodista le preguntó si iba a darle a Felipe VI algún tipo de explicaciones: “¿Explicaciones de qué?”, respondió sorprendido el rey emérito antes de soltar una leve carcajada. La respuesta a esa pregunta que lleva sin contestarse desde hace años no solo la demandaba esa reportera, querían saberla una mayoría de españoles.

El falso presupuesto de la Casa Real: la monarquía cuesta a los españoles mucho más de lo que reflejan sus cuentas

El falso presupuesto de la Casa Real: la monarquía cuesta a los españoles mucho más de lo que reflejan sus cuentas

Eso es lo que revela la encuesta de Simple Lógica para elDiario.es sobre la transparencia de la casa real y la exigencia de explicaciones al rey emérito después de todos sus escándalos. Una gran mayoría de los encuestados cree que el actual monarca debe exigir a su padre que rinda cuentas e, incluso, que pida disculpas públicamente.

Ese viaje de regreso a España del emérito se produjo después de que la Fiscalía archivara sus causas pendientes alegando que habían prescrito o estaban protegidas por su inviolabilidad. Aquel decreto señalaba que los casi 65 millones de euros –64.884.405– recibidos desde Arabia Saudí podían ser un regalo y validó sus distintas regularizaciones para ponerse al día con Hacienda, aunque se hubiesen producido después de iniciar la investigación.

Juan Carlos I, que había abandonado España a principios de agosto de 2020 por el avance de estas investigaciones, consideró que ese archivo le daba la oportunidad para volver de nuevo. La derecha aplaudió aquel regreso diseñado al milímetro para preparar su vuelta definitiva y en el que solo se salió del guion aquella pregunta, cuestionando que tuviera que dar explicaciones.

El sondeo realizado por Simple Lógica señala que la mayoría de españoles no se sumó al efusivo comité de bienvenida. Una mayoría de encuestados (61,4%) reclama explicaciones o disculpas al emérito, que considera que deberían ser exigidas por su hijo. Un 12,4% cree que basta con que dé explicaciones, un 4,8% con que se disculpe, mientras que un 44,2% cree que Felipe VI debería exigirle ambas cosas.



Por contra, un 29% considera que el rey Juan Carlos no debe dar explicaciones ni pedir disculpas por los hechos conocidos en los últimos años, que incluyen gastos en viajes por valor de nueve millones de euros que fueron ocultados a Hacienda o cobros millonarios en los peores años de la crisis económica.

En ese porcentaje que no demanda explicaciones sobre los negocios del emérito se sitúan quienes votaron a la derecha en 2019. Por partidos, PP y Vox presentan porcentajes casi calcados: en torno a un 60% de los electores de cada una de esas formaciones no cree que Juan Carlos tenga que rendir cuentas ni pedir disculpas.

En el lado de la izquierda, quienes votaron a Unidas Podemos son los más exigentes en cuanto a la demanda de explicaciones, solo superados por aquellos encuestados que en las elecciones no tenían edad para votar.



Suspenso en transparencia

Aquella huida del rey emérito en pleno verano fue el colofón a una serie de decisiones tomadas por la Casa Real para tratar de mantener a salvo al actual monarca y aislarse de los escándalos de su padre. Unos meses antes, Felipe VI había firmado que renunciaría a su herencia, que incluía ser beneficiario de una fundación en un paraíso fiscal, y quitó la asignación constitucional que percibía su padre.

Los escándalos también han propiciado una nueva regulación sobre la transparencia de la monarquía, en un intento de mejorar una imagen erosionada a golpe de comisiones, cacerías y fraudes a Hacienda. Pero el esfuerzo se ha quedado a medias, porque la Casa Real no detallará su coste real –buena parte de sus gastos están fuera de su presupuesto y soportados por ministerios– y la fiscalización del Tribunal de Cuentas no pasará por el Congreso.

Así, una mayoría de españoles también cree que la monarquía es poco transparente con sus actividades y cuentas. Más de la mitad de los entrevistados responden que es poco o nada transparente ante los ciudadanos; por contra, un 36,8% cree que es algo o bastante transparente y solo un 9,2% sostiene que es totalmente transparente.



Aquí, de nuevo, hay una división clara entre izquierda y derecha. Quienes votaron a PP o a Vox en 2019 vuelven a mostrar porcentajes similares. La nota discordante aquí la dan algunos votantes de la extrema derecha: quienes creen que la monarquía no es nada transparente se sitúan en el 17,6% y superan en más de tres puntos a quienes tienen esa misma opinión en el PP.



En la izquierda, de nuevo son los votantes de Unidas Podemos los más críticos con la monarquía: el 92% de los que votaron a ese partido en 2019 sostienen que la Casa Real es poco o nada transparente. En el caso del PSOE, ese porcentaje desciende hasta el 56,5%.

Está por ver si el nuevo esfuerzo por la rendición de cuentas logra modificar en algo esos porcentajes, aunque las primeras señales indican que no va a suponer un gran cambio en cuanto a la información que se conocía de la monarquía. Por ejemplo, en la publicación de la última lista de regalos a los reyes, la Casa Real ha dejado fuera las donaciones en especie que recibe Juan Carlos I, como el viaje en jet privado que le trajo de vuelta a España.

Ese viaje de finales de marzo pretendía sembrar una semilla que derivase más tarde en su regreso definitivo, como apuntó el comunicado tras el encuentro entre Juan Carlos y Felipe. De hecho, el emérito agendó un nuevo viaje a España que canceló el siete de junio por “motivos estrictamente privados”. Horas más tarde se supo que Hacienda había iniciado una nueva investigación contra él, ahora por las cacerías a las que fue invitado tras su abdicación.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats