Casado escenifica su ruptura total con Sánchez tras una breve reunión: "El PP no puede blanquear un Gobierno comunista"

Pedro Sánchez y Pablo Casado, antes de iniciar la reunión de este lunes.

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, sigue instalado en su particular 'no es no' a facilitar la investidura de Pedro Sánchez a través de cualquier fórmula y así se lo ha transmitido al líder del PSOE en la breve reunión de apenas 40 minutos que han mantenido este lunes en el Congreso de los Diputados. A juicio de Casado, "Sánchez ha intentado que el PP sea una coartada de una decisión libre" que es la de formar Gobierno con Unidas Podemos y el apoyo de las fuerzas nacionalistas.

Casado desaira a los críticos al imponer a Álvarez de Toledo como portavoz parlamentaria pese a sus salidas de tono

Casado desaira a los críticos al imponer a Álvarez de Toledo como portavoz parlamentaria pese a sus salidas de tono

"El PP no puede ser un partido que blanquee el acuerdo de PSOE y Podemos. Sánchez está instalado en el 'no es no' a cualquier alternativa a pactar con Podemos", ha asegurado el líder del PP en rueda de prensa. Según ha explicado, durante su encuentro con Sánchez "la única alternativa" que se le ha planteado es que se abstuviera.

"Se lo he preguntado cinco veces, si lo único que se nos proponía era que nos abstuviéramos para formar un Gobierno comunista", ha asegurado Casado que, siempre según su versión, Sánchez le ha dicho que sí. "Sería como pedirle a Pedro Sánchez que facilitara un Gobierno en el que Vox tuviera la vicepresidencia", ha ironizado.

El de este lunes era el primer encuentro entre los dos líderes políticos desde el 10N. "Se me ha citado más de un mes después de las elecciones, sin atender ninguna llamada y sin intentar ningún contacto", se ha quejado Casado. "Se ha hecho con un acuerdo ya firmado con Podemos y después de haber llamado a la militancia para ratificar ese acuerdo", ha criticado.

"Juego muy mal de farol"

El líder del PP también ha querido dejar claro que durante su reunión le ha pedido a Sánchez que rompa su relación con ERC y ha asegurado que "no entiende" la 'vía Arrimadas' que implicaría una abstención de PP y Ciudadanos para facilitar un Ejecutivo en minoría del PSOE: "Yo juego muy mal de farol", ha zanjado. "El problema no es ERC, no es Podemos, no es Bildu, el problema es que para Sánchez son socios homologables para la investidura", ha concluido.

En referencia al independentismo, Casado ha advertido de que "al tigre no se le puede cabalgar y no se va a hacer vegetariano" y ha avanzado que al final "devorará" al PSOE. "No nos pueden pedir que entremos en la jaula porque eso sería lo peor que le podría pasar a España", ha señalado.

Lo que sí ha matizado Casado es que "el papel del Partido Popular es el mismo que hace seis años, que es el de facilitar la gobernabilidad", ha añadido. "Durante cuatro años no tendrán ningún problema de estabilidad mientras se mantengan en el orden constitucional y en la estabilidad presupuestaria", ha remachado, haciendo de nuevo alusión a los 11 pactos de Estado planteados por el líder del PP.

En todo caso, al estar convencido del acuerdo entre PSOE y Unidas Podemos su percepción es negativa: "Me voy más preocupado de lo que entré".

Etiquetas
Publicado el
16 de diciembre de 2019 - 11:44 h

Descubre nuestras apps

stats