eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

El Parlamento de Andalucía tumba toda responsabilidad política en la gestión de la formación tras un giro de Podemos

Esta parte del dictamen de la comisión de investigación no ha salido adelante tras rechazarla el PSOE-A y negarse a votar los de Pablo Iglesias

Tres de los cinco diputados de IU tampoco se han pronunciado pero ha sido porque se han perdido en la votación, como la parlamentaria no adscrita 

Paradójicamente, C's había propuesto llegar a Manuel Chaves y José Antonio Griñán como máximo, y el resto de la oposición, hasta Susana Díaz

- PUBLICIDAD -
Julio Díaz.

El pleno del Parlamento de Andalucía ha resuelto la tarde de este miércoles que no hay responsables políticos en los fallos en la gestión de las subvenciones de formación profesional para el empleo. Se ha tirado por tierra, pues, lo más importante del dictamen elaborado, a partir de las conclusiones de cada grupo, por el presidente de la comisión de investigación constituida hace año y medio, el diputado de C's Julio Díaz, quien elevaba la responsabilidad política como máximo a los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán, incluyendo además a exconsejeros y exvicenconsejeros y otros altos cargos ya apartados. 

Esta parte, que se ha votado por separado por la insistencia del PSOE-A, y no ha salido adelante, ya que se han pronunciado en contra los socialistas, mientras Podemos no ha participado en la votación por no compartirla. Tres de los cinco diputados de IU tampoco han apretado el botón, pero en su caso porque esperaban que el presidente del Parlamento de Andalucía, Juan Pablo Durán, explicara cómo había desmenuzado la votación, cosa que no ha hecho. También se ha perdido en la caótica votación la única diputada no adscrita, Carmen Prieto. Ésta, que acaba de abandonar la bancada de C's, se confesaba superada por las "contradicciones" que le llegaban "por uno y por otro lado". No fueron los únicos, también votó en contra de su grupo un diputado del PP-A tras equivocarse de botón.

En realidad, sólo la posición de Podemos ha bastado y ha sido determinante para exculpar a todos. Se ha producido, pues, la paradoja de que esto ha permitido que se impusiera la tesis de los socialistas de que no hay responsabilidades políticas, pese a que el propio Podemos -como el PP-A e IU- exigía elevarlas hasta Susana Díaz. Pero  Podemos  ha optado por jugar a todo o nada tras calificar de "chapuza" el dictamen, con lo que el PSOE-A ha logrado lo que quería y Susana Díaz ha evitado, sin esperárselo, el trago de volver a ver señalados a sus predecesores en sede parlamentaria. 

Sólo C's y el PP-A, que ha considerado que por lo menos con lo propuesto por Julio Díaz conseguía algo, han votado a favor de esta parte del dictamen, lo que no ha sido suficiente. Con los votos de toda la oposición sí hubiera sido posible porque suma mayoría absoluta con un PSOE-A gobernando en minoría, y era lo que se esperaba en función de lo que pasó en la última reunión de la comisión de investigación antes de elevar el dictamen a pleno.

Lo que sí se ha aprobado

Mientras, el resto del dictamen, que se refiere a recomendaciones para mejorar la gestión de estos fondos  públicos y a otras consideraciones menores, como un preámbulo con derecho comparado y una introducción, sí se ha aprobado, con los votos de PSOE-A y sus socios de investidura de C's. El PP-A e IU -esta vez sí en su totalidad- han votado en contra, y Podemos, de nuevo, no ha participado.

Como el dictamen se ha aprobado, ya no tenía sentido votar los votos particulares que tanto el PP-A como Podemos e IU pretendían mantener para dejar constancia de que elevaban la responsabilidad política a Susana Díaz, en tanto que durante su mandato como presidenta ha seguido la paralización de estas subvenciones con los consiguientes perjuicios para los parados de la comunidad autónoma. De hecho,  Andalucía lleva sin convocatoria desde 2011 -año de la última- y pese a que se han vuelto a licitar, a finales de 2016, aún no se han resuelto.

Cuando han terminado las votaciones, la cosa se ha enrocado más porque el PP-A quería explicar el sentido de su voto y Juan Pablo Durán, tirando de reglamento, no lo ha permitido, en medio de un revuelo general que le ha dejado escapar un hondo suspiro de exasperación: "¡Ay, señor!".

Los mismos posicionamientos para distinto resultado

Por lo demás, pese a que el resultado de la votación sobre el dictamen de la que es la décima comisión de investigación en la historia del Parlamento de Andalucía ha podido sorprender por el desenlace, el debate ha transcurrido por lo previsible y con los posicionamientos defendidos estos últimos meses por los grupos. 

Conviene recordar que la comisión de investigación se creó a propuesta de C's y con el respaldo del resto de la oposición -el PSOE-A no la quería- para indagar la gestión de estas subvenciones "desde 2002 a la actualidad" tras estallar el escándalo sobre su uso con causas abiertas en hasta 18 juzgados, si bien la mayoría las han ido archivando ya.

En su exposición, Julio Díaz presumía de que el dictamen que se sometía a este debate llegaba tras "sortear más de 300 enmiendas" de los grupos, abordadas en la última reunión de la comisión de investigación donde finalmente sólo se habían incluido 17, "todas de supresión". Por eso, pedía el respaldo de los grupos a su texto, para toparse luego con lo que no concebía y es que no se exige ninguna responsabilidad política por el "empeño" de Podemos de llegar también a Susana Díaz, como más tarde han criticado desde C's.

Desde IU, Elena Cortés, insistía en la necesidad de incluir a Susana Díaz por "negligencia" tras haber mantenido paralizadas las subvenciones, igual que reiteraba su petición de eliminar del dictamen la parte plagiada de una fundación vinculada a C's. En su opinión, la comisión de investigación ha logrado evidenciar "un mal uso del poder" que nada tiene que ver con las responsabilidades penales, y eso es lo que su formación ha perseguido que se viera en este órgano: cuestiones como "la ausencia absoluta de coordinación política y de evaluación", "la sempiterna falta de personal", "redes clientelares" y "el fraude político".

"Todos salvo el PSOE-A estamos de acuerdo en que la máxima responsabilidad política está en Manuel Chaves y José Antonio Griñán", había comenzado Marta Bosquet, diputada de C's. Por ello pedía a PP-A, Podemos e IU "honestidad" a la hora de votar y que no se alinearan con el PSOE-A rechazando la parte de las responsabilidades políticas, como augurando que eso iba a ocurrir. "Los andaluces están hartos de oír a los socialistas manifestar que no ha pasado nada o que el PP-A lo quiera reducir todo a dos palabras: Susana Díaz". Eso sí, harta de que acusen a su partido de ser la muletilla de los socialistas, ponía un punto crítico cuando demandaba  que el PSOE-A pidiera perdón por gestionar la formación "como una república bananera".

Por su parte, Juan Moreno Yagüe (Podemos), criticaba que C's hubiera "detenido el tiempo" porque "no ha buscado responsables políticos en los últimos años", los de Susana Díaz. "Es muy grave que no se haya hecho mención a la falta de políticas de empleo en la actualidad. Porque antes la formación se hizo mal, pero por lo menos había. Desde 2012 hasta hoy, directamente no hay".

Desde el PP-A se hacía hincapié también en lo que ha supuesto para Andalucía la paralización durante seis años de las subvenciones para cursos, dado que la última convocatoria fue en 2011 y a día de hoy no se han otorgado los de la recuperada de 2016. En total, 1.376 millones de euros que no han llegado a la Junta de Andalucía para formación de desempleados. "Estos desempleados de verdad sí que están tiesos", ha ironizado Teresa Ruiz-Sillero parafraseando a lo que dijo Susana Díaz de la participación de su marido en estos cursos. Para ella, el dictamen es "deplorable" y un "corta y pega" que sirve para "salvar" a la presidenta "en su carrera para liderar el PSOE". Para concluir: "C's cae tanto en el ridículo que sólo señala a dos amortizados del PSOE-A encauzados en el caso ERE a los que Susana Díaz quiere esconder".

Finalmente, el PSOE-A ha celebrado el "fracaso" de los populares en sus intenciones contra el Gobierno de Andalucía, en palabras del diputado Rodrigo Sánchez Haro. "¿Hay indicios de esa corrupción que muchos vomitaron a los medios de comunicación en la era de la posverdad? La respuesta es no", ha sentenciado, con "rabia e impotencia" por lo que considera "un nuevo fenómeno de propaganda que sólo busca la producción de ignorancia".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha