eldiario.es

Menú

DIRECTOS CONGRESO: Pleno de votación del CETA | CARNE CRUDA: Entrevista a Lorenzo Silva

Carmena sustituye el modelo de guarderías de Aguirre por otro que reduce la ratio y los precios

El Pleno del Ayuntamiento de Madrid aprueba la ordenanza municipal que regula las escuelas infantiles públicas con el apoyo del PSOE y Ciudadanos

El principal cambio del nuevo plan es la eliminación del sistema de "subasta", implantado en 2008 y que daba más puntos a la empresa con el precio más bajo

Las escuelas municipales se desvinculan así de la red de la Comunidad de Madrid cuyos criterios de concesión equiparan el económico con el pedagógico

22 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Más de 25.000 firmas pedirán este miércoles al Ayjuntamiento de Barcelona que recapacite en sus políticas relacionadas con la educación infantil. /CARMEN SECANELLA

Un aula de Educación Infantil. /CARMEN SECANELLA

La red propia de escuelas infantiles del Ayuntamiento de Madrid empezará a funcionar el curso que viene. Ya está todo listo y recogido en la ordenanza reguladora del servicio de escuelas infantiles que se aprueba este miércoles en el Pleno con el apoyo del PSOE y Ciudadanos y el voto en contra de los populares. 

El equipo de gobierno de Manuela Carmena rompe así de forma definitiva con la herencia de la gestión que cocinó Esperanza Aguirre en 2008 y fue agravando , en precios (con subidas de hasta el 100%) y ratios, Ignacio González. Su modelo se basaba en una gestión indirecta a través de concesionarias que equiparaba en los concursos el criterio económico –más puntos para la empresa que ofertara el servicio por menos presupuesto– con el pedagógico.

Este planteamiento ha propiciado en estos años la entrada de grandes empresas en el ámbito de la educación –especializadas en limpieza o filiales de la constructora ACS, de Florentino Pérez– y ha arrinconado a cooperativas de maestros y maestras sin ánimo de lucro con menos capacidad para presentar ofertas con descuentos económicos. El resultado: denuncias en algunas escuelas porque  empiezan el curso sin tronas o cuyos profesores se ven obligados a asumir tareas de limpieza.

El texto que regulará el servicio de escuelas infantiles dependientes del Ayuntamiento de Madrid, ya desgajado de la red regional, mantiene el modelo de gestión indirecta, pero elimina el sistema de "subasta" y reintroduce un precio fijo, establecido por el Consistorio. Además de este cambio, anunciado en mayo, el equipo de Ahora Madrid apuesta por reducir las ratios de 1-2 y 2-3 años: las primeras aulas pasarán a tener 13 niños y niñas –ahora el máximo está en 16– y las segundas se quedarán en 16 –cuatro menos que actualmente–. Las de bebés de mantienen en ocho. La disminución de las ratios no será efectiva, no obstante, hasta 2018-2019, según la ordenanza.

En ese mismo curso comenzarán a funcionar siete nuevas escuelas infantiles que compensarán la reducción de plazas provocada por la bajada de número de niños y niñas por aula y una más se abrirá posteriormente, según las previsiones del Ayuntamiento, que invertirá en este plan 20 millones de euros para dotar a la capital de 916 nuevas vacantes. Dos se ubicarán en el distrito Fuencarral-El Pardo y otras dos en Moncloa-Aravaca; también serán dotados de un nuevo centro de Educación Infantil las zonas de Arganzuela, Villaverde, Retiro y Moratalaz.

Hasta entonces el Ayuntamiento tiene que ir actuando, ahora que tiene margen para elaborar sus propios pliegos de licitación tras desvincularse de la red de la Comunidad de Madrid. Especialmente porque, al poner en marcha estas medidas un año más tarde de lo previsto, tienen a 48 de las 52 escuelas infantiles de gestión indirecta en un impass. Antes de verano, el Consistorio tuvo que sacar unos pliegos de urgencia con las antiguas condiciones por un periodo de un curso escolar porque todas agotaban su contrato de concesión. En la próxima convocatoria, que formalizará la gestión de las escuelas por los próximos cinco años, los pliegos se regirán por las nuevas condiciones.

Estas nuevas condiciones se concretan, de cara al curso 2017-2018, en la reducción de las cuotas mensuales en un 30% –sobre  la reducción que ya ha hecho la Comunidad de Madrid este último curso– con un precio tope de 300 euros al mes incluyendo comedor y horario ampliado, la eliminación de la "cuota bebé" (90 euros extra al mes), la introducción de dos tutores por aula y la despenalización de las familias en paro a la hora de solicitar plaza en los centros de la red, según confirman fuentes municipales. Las dos primeras medidas han sido incorporadas al texto de la ordenanza a través de dos enmiendas del PSOE presentadas a última hora. Este grupo municipal también ha colado en el texto ayudas de entre 50 y 100 euros para las familias que matriculen a sus hijos e hijas en estos centros de 0 a 3 años, según sus situaciones.

Los reproches de PP y Ciudadanos

En total, el documento ha aceptado 20 de las 36 alegaciones presentadas. Ni el PP ni Ciudadanos han presentado propuestas de modificación.

Fuentes del Grupo Municipal Popular aseguran a eldiario.es que votarán en contra de la ordenanza que quiebra su propio modelo. "Criticamos que se haya cortado por lo sano con la red de la Comunidad de Madrid. Así se generan duplicidades, no tiene sentido". Ciudadanos también pone pegas a que el Consistorio asuma el 100% de la financiación de estos centros publicos porque se pierde "la supervisión y el seguimiento" del Gobierno regional.

Descolgarse del acuerdo con la Comunidad de Madrid implica que el Ayuntamiento debe arrogarse la parte de la financiación que hasta ahora aportaba el Ejecutivo regional, un 60%.

El Grupo Municipal de Ciudadanos pide la recuperación de la cuota 0 y la consideración de las ampliaciones de horario hasta las 19, siempre que el menor no esté en la escuela más de 8 horas. Y al margen de lo organizativo, al PP tampoco le convence el modelo planteado por el Ayuntamiento en este y otros niveles, al que acusa de "ideologizar la enseñanza".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha