eldiario.es

Menú

El imputado y ex número dos del PNV alavés Alfredo De Miguel vuelve a la empresa pública

El principal protagonista de la supuesta trama de corrupción urbanística en el Parque Tecnológico de Álava acude desde hace dos meses a la sede en Derio de la sociedad Hazi, del área de Agricultura y Pesca.

Tenía una doble excedencia pública, algo inhabitual pero que se hizo común en los gobiernos de Ibarretxe, lo que le ha permitido conservar un puesto de empleado público.

- PUBLICIDAD -

El ex número dos del PNV de Álava, Alfredo De Miguel, imputado junto a otras 10 personas (en su mayoría ex cargos peneuvistas y familiares) en el denominado caso De Miguel (una supuesta red de corrupción urbanística), ha vuelto a trabajar para una empresa pública vasca. Desde hace dos meses, acude a la sede de Hazi (la sociedad pública que integró hace tres años el conglomerado de empresas del área de Agricultura y Pesca) en Derio, gracias a la doble excedencia forzosa que tenía en la administración pública. Según fuentes consultadas por este diario, sus compañeros no saben cuáles son las tareas que realiza.

De Miguel tuvo que dimitir en 2010 de su cargo de diputado foral de Álava de Administración local cuando se destapó el caso que hizo temblar al PNV alavés. Se le imputa por el cobro de comisiones a cambio de adjudicaciones de obras en el Parque Tecnológico de Álava tras las 24 grabaciones realizadas por una abogada en una causa en la que se investigan los delitos de cohecho, tráfico de influencias, blanqueo, prevaricación, malversación, falsedad documental y alteración de precios en concursos públicos. 

El ex dirigente peneuvista tenía blindada su vuelta a la administración pública primero en una 'industrialdea' (polígonos industriales públicos dependientes de la sociedad Sprilur, del Departamento de Desarrollo Económico y Competitividad), donde estuvo de gerente, y en IKT (una ingeniería integrada ahora en Hazi). Cuando se destapó el caso quiso volver a la industrialdea pero no fue readmitido por el entonces Departamento de Industria y fue indemnizado con más de 22.000 euros.

Entonces, recurrió a la consultora IKT, donde fue readmitido en mayo de 2010 pero solo estuvo un día al pedir la baja, lo que causó indignación entre sus compañeros de trabajo. Ahora, más de tres años después, se han reincorporado a IKT aunque ya dentro de la empresa pública Hazi. Cuando consiguió la doble excedencia, estaba al frente de IKT el peneuvista y actual parlamentario de esa formación Luis Javier Tellería, amigo personal De Miguel, que le concedió esa excedencia aunque no era obligatorio porque el imputado por corrupción se trasladaba a otra sociedad pública, dependiente de Sprilur.

El procedimiento de solicitar la excedencia forzosa en los cambios de trabajo de una sociedad pública a otra era muy común en los gobiernos del lehendakari Juan José Ibarretxe. De hecho, en agosto de 2007, cuando es nombrado diputado foral, Alfredo de Miguel solicita que le confirmen las condiciones de la excedencia de IKT, que había solicitado seis años antes. El caso de Miguel, que ya lleva cuatro años y medio en investigación, tiene culminada prácticamente su instrucción.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha