eldiario.es

Menú

“Con la intención de mejorar, todos salimos perdiendo”

Algunos servicios consideran el proyecto “especialmente destructivo”.

- PUBLICIDAD -

El Departamento de Salud y la dirección de Osakidetza ha recibido ya múltiples aportaciones, sugerencias y alegaciones de los profesionales médicos al plan de reorganización de los hospitales de Santiago y de Txagorritxu. Algunas de ellas contienen críticas al proyecto y, sobre todo, advertencias, para que no se lleve a cabo tal y como está diseñado. Por ejemplo, la reflexión del servicio de Oncología es: “Con la intención de mejorar, creemos que todos salimos perdiendo”.

Neurología alerta de que el plan resulta “especialmente destructivo” para su servicio. Entre otras observaciones, apunta que sus profesionales han estado “totalmente al margen” de la elaboración; de que es excesivamente ambicioso económicamente y de “gran complicación” en su ejecución. “Mientras el plan exige grandes recursos, la administración demanda a los servicios severas reducciones de gasto”, apuntan los profesionales de este servicio.

Además, añaden que “el planteamiento corta bruscamente de raíz el desarrollo de los hospitales de Txagorritxu y Santiago, que han venido proporcionando una asistencia de calidad que es reconocida en todo el ámbito sanitario y recibe asimismo la aceptación del conjunto de la sociedad alavesas. A partir de ahora, en cambio, el futuro se presenta incierto. Estamos a favor de la unificación, pero no que se haga a partir de destruir lo que funciona aceptablemente bien”.

Por eso, el servicio aboga por “no introducir grandes cambios y dejar la situación fundamentalmente como está, con una gestión unificada, que aplique los esfuerzos y el gasto a las reformas imprescindibles hasta que se pueda lograr la confluencia de toda la atención sanitaria en un único espacio físico”.

Mientras, el servicio de Oncología advierte de que “no puede dejarse un hospital sin servicio de Neurología, Respiratorio, sin Traumatología…”. “El Hospital Universitario de Álava”, añade, “pasa a ser medio hospital en cada sede y esto es difícil de arreglar ya que estamos a 2,5 kilómetros de distancia”. También resalta que el paciente “va a salir perdiendo. Va a ser necesario un continuo trasvase de enfermos de una sede a la otra”. En esta línea, señala que aunque se persigue una mejor utilización de los recursos existentes “se va a producir confusión, vaivén de enfermos, demoras en los diagnósticos y mala atención. La comunicación entre los diferentes especialistas ubicados en distinta sede no es fácil”.

Las reflexiones del servicio de Radiología se centran en que los cambios previstos en la nueva propuesta van a afectar de “manera importante” y los efectos “no se han previsto”. “No parece que el servicio de Radiología de Santiago esté en condiciones de equipamientos para absorber la demanda que se va a generar en esa sede”.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha