Diputados de PP, Cs y Adelante Andalucía crean una asociación parlamentaria de protección animal al margen de sus partidos

De izquierda a derecha, Paco Garrido (ex diputado de IU), Esperanza Oña (PP), Luz Marina Dorado (Adelante Andalucía) y Javier Pareja (Cs), promotores de la asociación Prodia.

Tres diputados del Parlamento andaluz -PP, Ciudadanos y Adelante Andalucía- y un ex diputado de IU se han apeado del ambiente convulso y polarizado que enfrenta a diario a sus partidos y, en la recta final de esta legislatura, en pleno año electoral, han creado "un grupo transversal no partidista en la Cámara andaluza", del que nace una asociación parlamentaria en defensa de los animales. Se llama Prodia -Protección y Dignidad Animal- y es la primera entidad animalista que emana de un parlamento autonómico, y que viene avalada por 70 asociaciones defensoras de los derechos de los animales, incluido juristas, abogados o veterinarios.

"Prodia es una asociación parlamentaria de diputados y ex diputados al margen de la ideología de nuestros partidos y sus pautas", han definido este viernes sus promotores. "Al margen" y, en el caso de PP y Cs, en claro conflicto con alguno de sus postulados (toros, caza, macrogranjas...)

Sus fundadores están en las antípodas desde el punto de vista ideológico, pero han encontrado en la lucha contra el maltrato animal un espacio común que, en algunos casos, chirría con las tesis que defienden sus respectivas formaciones. Prodia nace un mes antes de las elecciones en Castilla y León, donde la polémica de las macrogranjas y el maltrato a los animales en la ganadería intensiva ocupa el eje de la campaña de PP, Cs y Vox -desde un extremo- y de Unidas Podemos, desde el extremo opuesto. Y no es el único aspecto que compromete a los impulsores de esta asociación: también están los toros y la caza, dos temas imponderables que abanderan los partidos de derechas, y que los diputados de PP y Cs fundadores de Prodia saben que les va a costar defender ante sus jefes.

La presentación de la asociación por el bienestar de los animales ha tenido lugar este viernes en el Parlamento andaluz. Su principal portavoz ha sido la veterana diputada del PP y vicepresidenta primera de la Cámara, Esperanza Oña. Junto a ella, la diputada no adscrita de Adelante Andalucía, Luz Marina Dorado, el parlamentario de Ciudadanos, Javier Pareja, y el ex diputado andaluz de IU Francisco Garrido, que también ocupó escaño en el Congreso por el PSOE en 2004, tras su acuerdo con Los Verdes. Oña ha hecho extensible la invitación a los 109 diputados andaluces, empezando por los portavoces de los cinco grupos [a la presentación sólo ha asistido el popular, José Antonio Nieto].

De momento, el grupo transversal no ha logrado sumar a su causa a ninguno de los 33 parlamentarios socialistas ni de los siete de IU que representan a Unidas Podemos -antigua Adelante Andalucía-, a pesar de que la coalición de izquierdas fue la que registró una ley en defensa de los animales la pasada legislatura (que no llegó a prosperar por el rechazo de PP, Cs y el PSOE a retirarle las subvenciones públicas a las escuelas taurinas). Los 11 de Vox están, por razones obvias, lejos de vincularse a este proyecto.

"Prodia responde a una demanda creciente de la sociedad: no tolerar el maltrato y la crueldad con la que muchas personas tratan a los animales", reza el documento de constitución de la asociación. "Vamos a debatir de lo mismo que a la sociedad le preocupa: el menosprecio a los animales. Hoy es el día de decir basta a este problema. También políticamente se ha terminado, tenemos que decidir y apostar por los cambios importantes en este país. La sociedad quiere que se trate a los animales con respeto y ternura, son seres vivos y tienen dignidad. Todo ser vivo tiene dignidad", ha anunciado Oña.

La implicación política de los fundadores de Prodia permitirá llevar iniciativas al seno de sus respectivas formaciones y al propio Parlamento. La primera, según ha anunciado la diputada popular, será pedirle al Gobierno andaluz de Juan Manuel Moreno que cree "un departamento de bienestar animal en la Junta", una propuesta extensible a todos los partidos, para que se comprometan a incluirlo en sus programas electorales.

"¿Por qué el respeto a los animales no está dentro de las instituciones?", se ha preguntado la diputada popular, lamentándose de que cuando un ciudadano quiere denunciar un maltrato animal ante una administración "no sabe adónde acudir". Un departamento específico sobre esta materia -"también en ayuntamientos y diputaciones"- serviría para "tener interlocutores claros en las administraciones públicas", ha especificado Oña, que ya se lo ha planteado personalmente al presidente Moreno.

La diputada del PP es la que más trienios arrastra en la Cámara autonómica. Fue portavoz de su grupo cuando Javier Arenas lo dirigía y fue de las pocas que defendió a Pablo Casado para presidir el PP nacional, mientras Moreno y todo su equipo se alineaba con Soraya Sáenz de Santamaría. Oña, además, es de las diputadas populares más susceptible a los postulados ideológicos del PSOE, IU y Podemos -a menudo se ha rebatido duramente "la superioridad moral de la izquierda"-, pero aquí ha apostado por aparcar la ideología para defender una causa en la que cree ciegamente. "Estoy más nerviosa que el día de mi boda", ha admitido Oña.

El PP es un firme defensor de la tauromaquia. 24 horas antes Moreno comparecía en una granja de ovejas para sumarse a la estrategia de derribo contra el ministro Alberto Garzón, por sus críticas a la ganadería industrial y el maltrato que sufren los animales en las macrogranjas. Este mismo viernes hará algo parecido el propio Casado, que ha encontrado un filón electoral en este asunto. Oña se "veía venir estas preguntas" que comprometen su posición dentro del PP, y ha defendido con firmeza su compromiso con "el respeto a los animales", pasando de puntillas por los puntos de fricción más espinosos, pero asumiendo que "habrá que replantearse algunas cosas".

Sobre las macrogranjas, ha subrayado que "hay una legislación en España que debería estar cumpliéndose. Si introducimos cambios en el Parlamento, también llegará a las leyes". Y sobre los toros: "Las tradiciones no pueden ser siempre una razón, porque si no nunca se cambiaría nada", ha dicho, al ser preguntada por si Prodia asumía el compromiso de evitar el maltrato animal en la tauromaquia o la cinegética (los perros de caza).

Los periodistas han insistido en preguntarle por los toros. "Está claro que hay una tradición en España y no voy a entrar en eso ahora. Pero si defendemos los derechos de los animales, usted imaginará lo que pienso". En la sala de prensa había representantes de algunas de las protectoras y asociaciones animalistas que respaldan la creación de Prodia y que se han puesto a aplaudir ante las respuestas de la diputada popular.

Prodia nace a imagen y semejanza de la Asociación Parlamentaria en Defensa de los Derechos de los Animales (APDDA), que se creó hace 14 años en las Cortes Generales, y de la que forman parte diputados y ex diputados, senadores y ex senadores de casi todas las fuerzas políticas representadas (actualmente no hay nadie de Vox ni de Ciudadanos). Al contrario que su hermana mayor, la asociación parlamentaria andaluza no lleva en sus estatutos la definición de "antitaurina". En estos 14 años, APDDA ha participado en importantes debates legislativos en defensa de los animales, como la tipificación de la zoofilia en el Código Penal, incluida en la reforma de 2015, la prohibición de cortarle el rabo a los perros de caza, u otras reformas en el Código Civil.

Actualmente están inmersos en el debate del borrador de la futura ley estatal de derechos de los animales -que tiene paralizada la normativa andaluza-. Su coordinador, Jesús Yuste, reconoce que "la tauromaquia y los toros es el tema sobre el que menos iniciativas hacemos, porque hay menos consenso entre los miembros". "APDDA es antitaurina, pero admito que la falta de consenso sobre la tauromaquia es lo que ha impedido que se avance en otras políticas de protección animal, que son igualmente importantes. Al final los toros desaparecerán por sí solos", dice Yuste.

En la documentación sobre la constitución de Prodia se subraya que "los animales tienen sentimientos, sufren la soledad, el dolor, la tristeza… pero también la alegría, las caricias y el afecto. No son seres inferiores a los que se puede explotar, maltratar o abandonar". El folleto admite que "los cambios culturales y sociales suelen generar conflicto, alarma y reacción adversa. Sin embargo, si son justos, siempre prosperan. Y estamos convencidos de que este cambio también se producirá". Junto al texto con la memoria de la asociación, aparecen imágenes de perros, gatos, caballos, burros, loros y delfines.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats