Guerra interna en Vox Granada a un mes de las municipales

Mitin de Vox en Granada con la presencia del secretario general del partido, Javier Ortega Smith

El crecimiento que se le presupone a Vox tras la experiencia andaluza y a la luz de las encuestas, parece estar pasándole factura en algunos lugares. La ansiedad por obtener puestos de representación en alguna de sus listas a Congreso, Senado o de cara a los comicios municipales, ha iniciado una serie de guerras internas que en Granada están quedando en evidencia. A solo un mes de las elecciones locales, el partido está desestructurado después de que a finales de marzo su presidente dejara de serlo tras conocerse que fue condenado por un delito continuado de estafa en 2006.

La dimisión o renuncia, cuestión que aún no ha sido aclarada por Vox Granada, del que era hasta la fecha presidente de la formación de extrema derecha, Julio Vao, ha resultado ser la última pieza de un puzzle que lleva meses elaborándose. En él, el ya exmandatario -que está preparando su propia candidatura independiente a las municipales- ha estado ocupando un papel secundario mientras desde Madrid se apostaba por el ala aún más extremista del partido a nivel local. Según fuentes internas consultadas por este medio, Vox Granada ha seguido dirigido en la sombra por Ignacio Nogueras, presidente del partido hasta junio del año pasado.

Moviendo los hilos en la sombra

Que Ignacio Nogueras haya seguido ejerciendo de presidente de facto de Vox Granada cuando el partido le había degradado a la categoría de militante pese a haber sido inhabilitado tras haber sido condenado por un delito continuado de estafa es un hecho que queda reflejado en los últimos movimientos de la formación. La enemistad entre Vao y Nogueras ha sido tal que el primero trató de desmarcarse del segundo en todo momento. Algo que quedó claro cuando Vao desacreditó a Nogueras poco antes de los comicios andaluces asegurando que las opiniones del expresidente eran "estrictamente personales" y carentes de relevancia para la organización.

Sin embargo, Nogueras ha seguido influyendo en el partido. De hecho, estaría contando con el apoyo del ex vicepresidente del Partido Popular de Granada y conocido empresario de Salobreña (Granada), Manuel Martín Montero. Entre los dos han estado tejiendo, según las fuentes del partido, una estrategia para puentear a la dirección granadina y hacer llegar a Madrid que Vox en Granada estaba preparándose para darle la futura alcaldía de la ciudad al PP de Sebastián Pérez. Un político al que este ala del partido de extrema derecha no ve con buenos ojos.

Otro hecho que demuestra la guerra interna es que Manuel Martín Montero iba a ser el número dos de Vox al Congreso de los Diputados por Granada, pero Julio Vao apostó por Javier Enrique Reyes rompiendo con lo que pretendía la dirección en Madrid. Iniciando con ello uno de los principales movimientos que se han estado produciendo en la sombra. Porque la realidad pública es que Martín Montero es la mano derecha en Granada del presidente del partido a nivel nacional, Santiago Abascal. No en vano, Abascal llegó a integrarle en unas listas en su etapa en el PP del País Vasco. Fruto de esa relación personal, Manuel Martín ha tenido y tiene una posición de mayor fuerza que la del expresidente Vao.

Este medio se ha puesto en contacto con Ignacio Nogueras para conocer su versión sobre la situación interna del partido. Reconoce que su relación con el expresidente Julio Vao no ha sido buena desde hace meses. Se siente "decepcionado personalmente" con él y lo acusa de "traidor" por haberle disputado la presidencia cuando Vao era miembro de su equipo como vicesecretario de implantación. Además, con respecto a su mandato en la sombra, Nogueras niega la mayor aunque admite que después de cuatro años mandando, tiene contactos dentro de la formación.

Nogueras no oculta su relación de amistad con Manuel Martín al que conoce "desde que mi padre le compró unos terrenos al suyo hace 60 años". El propio expresidente reconoce que Martín Montero es "amigo personal de Abascal" por lo que no cabe duda de su peso dentro del partido a nivel nacional. No obstante, pese a que le acusan de formar parte del ala más extremista de Vox Granada, Nogueras sostiene que dentro del partido "hay personas que vienen de todos lados" aunque admite que perteneció a la formación falangista de Fuerza Nueva hasta su disolución en los 80.

Un partido sin estructura

En este escenario, Vox Granada carece hoy por hoy de estructura. En teoría, Francisco Ocaña, actual parlamentario andaluz, está ejerciendo dicha labor de manera temporal pero la realidad es que Vox no lo presenta como tal. Por ello, fuentes internas aseguran que Ignacio Nogueras está suspendido de militancia y que el partido estaría barajando su reingreso como presidente de la formación en Granada. Pero mientras ese momento llega, la formación de extrema derecha parece estar oficialmente descabezada.

No obstante, Nogueras sostiene que Manuel Martín Montero es el hombre escogido por Madrid para dirigir el futuro de Vox Granada a pesar de contar con Ocaña como presidente interino. Mientras eso sucede, el nombre de Macarena Olona es otro de los impuestos desde la estructura del partido a nivel nacional. Tal es la irrelevancia granadina en la formación de extrema derecha que Olona no conocía siquiera la ciudad, tal y como ella misma reconoció, hasta hace tan solo unos días. Sin embargo, ya se ha estrenado dando algunos mítines en los que asegura que "la reconquista" comenzará en Granada y que actuarán "con mala leche".

En el plano municipal la situación es aún más convulsa porque no hay ni candidato a la alcaldía de Granada ni nombres para completar una lista de cara al próximo 26 de mayo. Juan García Montero, cuyo nombre llegó a estar encima de la mesa para ser alcaldable por Vox, concurrirá con una lista propia a los comicios locales, y Jesús Cascón, otro de los nombres que se barajó, ha sido otro de los purgados por Vox tras la marcha de Julio Vao. Con estos movimientos, la terna de candidatos queda muy reducida.

En mitad de la guerra interna que vive la formación de extrema derecha en Granada, al partido se le acaba el plazo para presentar una lista para estos comicios municipales (el plazo se cierra el 22 de abril). Sin nombres de peso ni fichajes estrella de por medio, el partido sigue confirmando que está dirigido por Madrid a través de Manuel Martín Montero e Ignacio Nogueras. Ambos están eligiendo entre quienes ya se les han acercado a solicitar ir en las listas. Nombres como el del letrado Ignacio Pozo y el de la catedrática de la Universidad de Granada, Pilar Bensusan, son ahora los que podrían acabar como cabezas de lista al Ayuntamiento por la formación de extrema derecha.

Etiquetas
Publicado el
10 de abril de 2019 - 20:58 h

Descubre nuestras apps

stats