Los niños de Isla Cristina adoptan papeleras para cuidar su pueblo

Unos vecinos muestran las papeleras que han apadrinado por iniciativa de los niños del pueblo.

La localidad onubense de Isla Cristina está hoy mucho más limpia. Y ha sido gracias a sus niños y niñas. Todo comenzó como una idea de Rubén Rendón, maestro de Educación Física y tutor de sexto curso, del CEIP Reina María Cristina de Isla Cristina. Rubén se lo propuso a sus alumnos, estos corrieron la voz por el pueblo, y ahora mismo es complicado ver una papelera en este municipio de 20.000 habitantes que no esté "apadrinada".

Huelva pone sabor al verano: la sal de Isla Cristina

Huelva pone sabor al verano: la sal de Isla Cristina

Había nacido el proyecto ‘Apadrina una papelera’, que tiene un aroma innegable a cuidado del medio ambiente, pero que, curiosamente, surgió cuando en clase tocó un día hablar de los sectores económicos. Isla Cristina vive casi en exclusividad de la pesca y el turismo, y en esa clase surgió el debate sobre algo que cualquier persona busca cuando pasa unos días de descanso: encontrar todo lo más limpio posible.

Y fue así de fácil, porque el maestro le dijo a los niños que "tenían que escribir cinco motivos por los que los turistas vienen a Isla Cristina, y luego otros cinco por los que ya no volvían”, dentro dela dinámica de tomar su pueblo como ejemplo de las cosas que se debaten en el aula.

Los niños coincidieron en que era necesario apostar por el turismo a largo plazo, vista la situación inestable que la pesca siempre tiene y puede tener en el futuro, y casi era unánime un pensamiento: "Hay veces que se ven papeles en el suelo pero no hay papeleras cerca, e incluso hay gente que tira basura a la misma arena de la playa”.

Al día siguiente, Rubén llegó a clase con papeleras para que los niños las decorasen a su gusto. Materiales como goma eva o pintura hicieron el efecto final, y el milagro se había realizado: los niños habían adoptado una papelera. A partir de ahí, los cuidados pasarían por vaciarlas habitualmente, vigilar su buen estado y volver a colocar la misma bolsa una vez vaciada, para reutilizar la bolsa.

Otro grupo sumado

Era cuestión de tiempo que más alumnos del colegio onubense se sumaran a la historia. Cuando el otro grupo de sexto se sumó ya había 43 papeleras en el pueblo, y, lo mejor, 43 niños y niñas vigilando no solo su uso, sino que nadie a su alrededor deje un papel en el suelo si tiene una papelera al lado. En la localidad se ha sumado el colegio Sebastián Urbano Vázquez y profesores de los institutos Padre José Miranbent y Galeón.

El éxito ha sido tal que la iniciativa ha llegado al Ayuntamiento isleño, que contactó con una empresa especializada, y ahora los vecinos pueden tener su papelera personalizada por solo cinco euros, con la imaginación de los alumnos plasmada en el diseño. Eso sí, tienen que hacerse responsables de las papeleras que adopten. Las papeleras llevan una pegatina con el logotipo de la idea y un código QR con enlace a un vídeo en el que ha participado toda la clase completa el diseño.

Expansión de la idea

En los últimos días, la idea ha viajado hasta la localidad onubense de Almonte. Un vecino de Isla Cristina que trabaja en este pueblo ha llevado las papeleras isleñas al colegio Nuestra Señora del Rocío y la idea ha gustado mucho. Y ha cruzado incluso Despeñaperros en forma de conferencia online que ha impartido Rubén en la Facultad de Educación de Palencia, dentro de la Universidad de Valladolid. Porque siempre parece una buena idea mantener limpio el entorno.

Etiquetas
Publicado el
21 de abril de 2021 - 06:00 h

Descubre nuestras apps

stats