Teresa Rodríguez afronta las primarias de la confluencia como un plebiscito sobre un Podemos más andaluz

Teresa Rodríguez urge a Susana Díaz a exigir a Pedro Sánchez que derogue la reforma laboral

La presentación de la candidatura de Teresa Rodríguez en la primera fase de las primarias de Podemos Andalucía ha sido una declaración de intenciones: "Una candidatura netamente andaluza"; "un Podemos andaluz, desde Andalucía y por Andalucía"; "un proyecto andaluz"; "un partido político netamente andaluz"; "unos candidatos vinculados al territorio que conozcan las reivindicaciones de los andaluces"; "un proceso político propio de Andalucía".

La propuesta de Rodríguez en estas primarias es una prolongación del proyecto con el que se presentó en la asamblea regional de Podemos Andalucía hace tres años, y con el que revalidó su liderazgo: constituir una formación menos tutelada por la dirección estatal, con mayor autonomía política, orgánica y financiera. Es un objetivo frustrado, porque en este tiempo la ejecutiva de Pablo Iglesias no ha respondido a las expectativas de la gaditana: Podemos Andalucía reclamaba el acceso a su censo de inscritos, exigía más control orgánico y capacidad de decisión sobre la elaboración de las listas electorales y los pactos con otras formaciones. Ninguno de estos objetivos se ha logrado por la vía de la negociación entre Madrid y Sevilla. "Es una reclamación legítima que en Madrid se entiende bien cuando lo piden desde Catalunya, Euskadi y Galicia, pero cuando lo pedimos desde Andalucía, que también es una nacionalidad histórica, no lo entienden tanto", ha dicho Rodríguez este martes. Ambas direcciones discrepan sobre hasta dónde alcanza el modelo de descentralización que quieren para Podemos: Rodríguez quiere profundizar en el diseño confederal, Iglesias apuesta por un mayor centralismo. "Debemos aprender de lo bueno de nuestros adversarios, y hay que reconocer que el PSOE andaluz ha sido un partido político netamente andaluz. Eso sí lo ha hecho bien", ha dicho este martes la gaditana.

Esta discusión interna no se ha resuelto en tres años y ahora reaparece envuelta en el proceso de confluencia de Podemos e IU para concurrir juntos en las próximas elecciones andaluzas. Rodríguez y el coordinador regional de IU, Antonio Maíllo, están pilotando un proyecto de coalición electoral bajo el nombre de Adelante Andalucía, que elegirá a sus candidatos para las elecciones en unas primarias conjuntas.

El proceso interno al que concurre ahora Teresa Rodríguez es una primera fase en la que se enfrentará a la lista de la diputada en el Congreso por Huelva, Isabel Franco, que la acusa de querer romper con Podemos para montar otra formación política. Franco cuenta con el respaldo de la dirección estatal. El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, visitó Sevilla el pasado domingo y aseguró que desconocía el proyecto de Teresa Rodríguez, pero sentía “simpatía” por la candidatura de Franco. La gaditana es consciente de los recelos que despierta en Madrid, pero ha preferido restarle importancia: “No me gusta tener oposición [de Madrid], pero sería contradictorio y surrealista que yo pidiera su apoyo ahora. Nosotros vamos a llegar a acuerdos desde la autonomía del territorio andaluz”. La gaditana ha aclarado que su candidatura no se presenta “como oposición” a Madrid, pero también deja claro que quiere “huir de la jerarquía de partido y de las dinámicas orgánicas”.

Teresa Rodríguez parte como favorita en estas primarias internas de Podemos Andalucía. Cuenta con el respaldo de diez de los 15 diputados del grupo parlamentario. Además, el sector errejonista que rivalizó con ella en 2016 –encabezado por las diputadas andaluzas Carmen Lizárraga y Esperanza Gómez- se ha integrado ahora en esta nueva candidatura, porque comparten el mismo principio matriz: "que la organización de Podemos Andalucía esté controlada desde Andalucía, no desde Madrid". "Es una candidatura plural, integradora y solvente", dice Lizárraga, tras subrayar que el objetivo fundamental es presentarse como alternativa al Gobierno de Susana Díaz.

La lista de Teresa Rodríguez ha experimentado una amplia renovación de nombres. Repiten sólo cinco diputados del actual grupo parlamentario: Rodríguez, Lizárraga, David Moscoso, por Córdoba; María del Carmen García, por Sevilla y Juan Antonio Gil, por Málaga. Hay diputados que abandonan el Parlamento por motivos propios, como Jesús Rodríguez y Jesús Romero; la portavoz adjunta, Esperanza Gómez, espera concurrir en las listas a las generales. Otros se caen de la lista porque no cuentan con la confianza de la gaditana, como Juan Ignacio Moreno Yagüe, que ahora forma parte de la Mesa de la Cámara, o Begoña Gutiérrez, que también lideró una candidatura alternativa a Rodríguez hace tres años.

Las dos candidatas han ofrecido a Gutiérrez integrarse en su lista, pero ella ha declinado formar parte de ambos proyectos, según sus palabras. La diputada andaluza por Sevilla siempre ha sido muy crítica con la hoja de ruta de la líder de Podemos Andalucía, y ahora le reprocha que esté disponiendo de estas primaria y de la confluencia con "un recurso muy manido" de enfrentamiento con Madrid que, dice, no es real. "Tan netamente andaluz es el proyecto que hemos defendido muchas a lo largo de estos más de cuatro años, como el que ahora abraza Teresa Rodríguez. No, no se trata del centralismo madrileño frente a Andalucía, un recurso, por cierto, muy manido. No se trata de pablistas, errejonistas, teresistas, bescansistas o cualquier otra etiqueta que se nos haya querido imponer, en Andalucía el conflicto interno siempre ha sido entre las que somos Podemos versus Izquierda Anticapitalista", sostiene Gutiérrez.

La candidatura combina la experiencia de los que quedan con la incorporación de gente nueva, profesionales de distintos sectores ligados a los problemas de su territorio (se trata de unas primarias provinciales). En la candidatura de Sevilla aparece como número dos el secretario de Organización de Podemos Andalucía, Nacho Molina, y de número tres la actual senadora por Andalucía Maribel Mora.

"Diferencias políticas"

La campaña a las primarias internas de Podemos Andalucía, que enfrentan a Rodríguez y Franco, arrancan el próximo 6 de julio. Los resultados se conocerán el día 16. El sistema de elección proporcional garantiza que la lista menos votada cope, al menos, el 40% de los puestos de salida. La gaditana espera que la campaña sirva para esclarecer las “diferencias políticas” entre su proyecto y el de Isabel Franco. Rodríguez, por ejemplo, ha avanzado que su posición respecto al debate de investidura es claro: nunca permitirán, por activa o por pasiva, un Gobierno del PP, pero tampoco entrarán en un Ejecutivo de coalición liderado por Susana Díaz. Este planteamiento representa una clara divergencia con la dirección estatal, más inclinada a entenderse ahora con el PSOE de Pedro Sánchez. También la diputada Begoña Gutiérrez, alineada siempre con esa corriente oficialista, crítica con Rodríguez, defendía esta postura. "No se puede plantear posicionamientos puristas que nos arrinconen a la izquierda, sino que representen el sentir mayoritario de los andaluces. Eso no pasa por decir en la tribuna del Parlamento “con el PSOE ni muerta”, escribe Gutiérrez, en alusión a un famoso discurso de Rodríguez contra Susana Díaz.

Una vez se resuelvan estas primarias internas, la lista ganadora de Podemos deberá someterse a unas primarias conjuntas en las que se enfrentarán a los candidatos de IU (aunque lo más probable es que ambas formaciones negocien una lista única para evitar el choque entre Rodríguez y Maíllo). Las primarias conjuntas estaban previstas para finales de julio, aunque ahora Podemos e IU barajan posponerlas hasta septiembre, para retomar el curso político con más pulso y anunciar quién será la persona que encabece el proyecto, el candidato o candidata a la presidencia del Gobierno andaluz.

Etiquetas
Publicado el
3 de julio de 2018 - 16:33 h

Descubre nuestras apps

stats