El primer simulacro por riesgo químico recrea un escape de etanol en el puerto de Raos

Simulacro de emergencia en el Puerto de Raos, en Santander.

El Centro de Atención de Emergencias del 112 del Gobierno de Cantabria y las instalaciones de la empresa Alkion Terminals, en el Puerto de Raos de Santander, acogieron ayer el primero de los ocho simulacros por riesgo químico programados para este verano en Cantabria. El ejercicio consistió en la recreación de un escape de etanol derivado de un proceso de repostaje de un barco en esta planta química que, como consecuencia de una rotura en una tubería, ocasiona un incendio y un vertido de 30 toneladas de etanol al mar.

Cantabria realizará en los próximos meses varios simulacros ante escapes químicos

Cantabria realizará en los próximos meses varios simulacros ante escapes químicos

El ejercicio, que duró algo más de 90 minutos, puso a prueba la compleja coordinación necesaria para integrar bajo un mando único los planes de emergencia involucrados: desde el plan de ALKION, el plan del puerto, el de contaminación marina o el plan de emergencias de protección civil, objeto del simulacro, que engloba a todos ellos.

Se trata de simulacros para el análisis de la idoneidad de los planes de emergencia exterior de las principales empresas químicas de la comunidad autónoma. Los planes fueron aprobados en 2018 por decreto del Ejecutivo autonómico y homologados por el Consejo Nacional de Protección Civil, siendo necesario probar su eficacia mediante simulacros y ejercicios prácticos.

Con estos ejercicios se pretende detectar la rapidez y calidad con la que la información fluye desde el lugar del incidente hasta el 112, probar las sirenas de aviso a la población en caso de accidente químico, y analizar la eficacia con la que los distintos servicios y organismos intervinientes son coordinados en el puesto de mando o en la sala de gestión de la crisis.

En ALKION, el simulacro supuso, tras la simulación del escenario del accidente, la puesta en marcha de las disposiciones que contempla el propio plan: la notificación del incidente desde ALKION al centro de atención de emergencias 112; la movilización de los servicios necesarios, la constitución del centro de coordinación operativa (CECOP), en las dependencias del 112 Cantabria y la implantación de un puesto de mando avanzado (PMA), en las proximidades del accidente.

La subdirectora general de Interior, Mónica Escobedo, ha seguido estas pruebas de coordinación técnica desde el CECOP y ha subrayado la importancia de realizar este tipo de ejercicios que permiten optimizar una respuesta "ágil y eficaz", una medida que contribuye, sin duda, a mejorar la respuesta de los servicios de emergencia.

Escobedo ha asegurado que resulta "fundamental", comprobar el funcionamiento de los sistemas de información a la población, la activación y coordinación, así como la constitución de centros operativos y puestos de mando. ha añadido que el sector de las industrias químicas en la comunidad autónoma es de "enorme importancia" y potenciar la cultura preventiva en este tipo de industrias, permite mejorar la respuesta ante posibles eventualidades que puedan surgir.

En los ejercicios han participado personal técnico de la Dirección General de Interior del Gobierno de Cantabria; responsables de la empresa; personal sanitario del 061; bomberos municipales; agentes de la Guardia Civil; Policía Nacional, así como efectivos de la Autoridad Portuaria.

Dada la importancia que, en caso de accidente químico, tendría una adecuada comunicación a la población afectada, en el simulacro ha participado también personal técnico de la Oficina de Comunicación del Gobierno regional.

Ocho planes

La Consejería de Presidencia, Interior, Justicia y Acción Exterior del Gobierno de Cantabria probará hasta el próximo 1 de octubre la respuesta de los servicios de emergencia autonómicos ante un accidente en algunas de las principales empresas químicas de la Comunidad Autónoma.

Se prestará especial atención a la activación y puesta en marcha de los planes de emergencia exterior de dichas empresas de la región, especialmente orientados a garantizar la coordinación de los numerosos servicios de emergencia que participarían en una emergencia de este tipo, así como a garantizar mecanismos de aviso a la población afectada y de comunicación del incidente a la sociedad en general.

Un objetivo añadido de estos ejercicios es el diseñar y ensayar canales de intercomunicación entre los distintos participantes en emergencias de este tipo, garantizando la información que se transmite de forma fluida y que llegue a los órganos adecuados.

Durante el mes de julio, se realizarán tres ejercicios prácticos: el de este miércoles en Alkion Terminals (Alkion), ubicada en el Puerto de Raos; el 22 de julio, en Solvay (Torrelavega), y el 30 de julio, en la empresa CEPSA. Posteriormente, el 6 de agosto, se organizará otro de los simulacros en la empresa Columbian, ubicada en Pontejos.

En el mes de septiembre tendrán lugar los ejercicios de emergencia en Dynasol (3 de septiembre), Asturiana de Zinc (17 de septiembre), y Derivados del Flúor (24 de septiembre). Por último, el 1 de octubre se probará los sistemas de información y la respuesta de los servicios de emergencias en el entorno de Sniace.

Evaluación y coordinación

Los planes de emergencia exterior son necesarios para prevenir y, en su caso, mitigar las consecuencias de los posibles accidentes graves, que son analizados, clasificados y evaluados a través de estos instrumentos.

Además, establecen en las empresas medidas de protección más idóneas, los recursos humanos y materiales necesarios y el esquema de coordinación de las autoridades, órganos y servicios que deben intervenir en caso de emergencia.

En caso de accidente de escape químico, las medidas de protección más seguras son las tendentes al confinamiento y autoprotección en los edificios más cercanos y permanecer allí hasta la resolución de la emergencia. Además, se recomienda cerrar puertas y ventanas y no utilizar aparatos de ventilación exterior para evitar la entrada de posibles gases tóxicos.

Para evitar el colapso del Centro de Atención del 112, en caso de emergencias se recomienda un uso inteligente y racional de este servicio. La información sobre la emergencia debe seguirse a través de los medios de comunicación y seguir las instrucciones y recomendaciones dadas por las autoridades a través de los canales y redes sociales oficiales.

Etiquetas
Publicado el
16 de julio de 2020 - 13:06 h

Descubre nuestras apps

stats