La portada de mañana
Acceder
Empresas y administraciones se resisten al teletrabajo pese a la explosión de contagios
El panorama para quien suceda a Salvador Illa
Opinión - Romper el tablero, por Esther Palomera

Revilla pide prudencia y sitúa en el verano el horizonte para la inmunidad: "La vacuna será el principio del fin de la enfermedad"

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, durante su discurso navideño.

Paciencia, prudencia, responsabilidad y, sobre todo, esperanza. Bajo esas premisas se sostiene el tradicional mensaje navideño del presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla (PRC), que en esta ocasión se ha centrado exclusivamente en el impacto de la pandemia de la COVID-19, que se ha cobrado hasta la fecha 378 víctimas mortales en la comunidad autónoma. "Por desgracia sabemos que esa cifra va a continuar creciendo en las próximas semanas", ha reconocido el jefe del Ejecutivo autonómico, que ha apelado al "sacrificio" de los cántabros para evitar más muertes.

"Esta Navidad no va a ser una más. Como casi todo en este año 2020, también estas fiestas están marcadas por ese virus terrible que condiciona nuestras vidas desde el mes de marzo. La pandemia no da tregua y tenemos que vivir estas fechas entrañables de una manera diferente, con muchas limitaciones y siendo muy conscientes de la peligrosa amenaza que aún nos rodea", ha recordado.

Por ello, ha llamado a los cántabros a vacunarse en cuanto sea posible y ha defendido las medidas "dolorosas pero imprescindibles" que se han impuesto para garantizar la seguridad ciudadana durante la pandemia. "Os lo imploro: seamos prudentes. Respetad las normas y cuidaos más que nunca hasta que llegue la vacuna. Hoy por hoy, la única vacuna somos nosotros", ha enfatizado Revilla, que ha destacado también el sacrificio hecho por la ciudadanía en los últimos meses, un sacrificio que debe continuar "un poco más" para no poner en riesgo a los más vulnerables.

En este sentido, el presidente cántabro ha invitado a vivir las fiestas navideñas "de manera diferente", a no bajar la guardia y a evitar al máximo los contactos sociales, "un precio pequeño si con ello salvamos una sola vida y preservamos la salud de los nuestros".

">

Además del impacto sanitario, Revilla ha recordado que la pandemia también ha puesto en peligro el bienestar social y el desarrollo económico de Cantabria. El presidente ha tenido un recuerdo para quienes han visto amenazados sus empleos, sus negocios o sus planes de futuro y ha asegurado que su Gobierno está haciendo un esfuerzo para poner a disposición de los sectores más afectados todas las ayudas y medidas de choque posibles.

"Este virus nos enfrenta a un dilema maquiavélico: la salud frente a la economía. Estamos realizando un gran esfuerzo para tratar de hacer compatibles ambas cosas, aunque no es tarea fácil. Pero como dije desde el primer día, no podemos permitir que el virus económico acabe siendo incluso más letal que el sanitario", ha apuntado.

Esperanza en la vacuna

Respecto a la vacuna, el jefe del Ejecutivo cántabro ha garantizado que todos los cántabros y las cántabras tendrán la oportunidad de acceder a ella de forma progresiva y ha hecho un llamamiento a acudir a vacunarse "con total y absoluta seguridad". “No tengáis duda. Hay que vacunarse. Yo lo haré en cuanto me toque”, ha añadido.

Para Miguel Ángel Revilla, la normalidad irá llegando a medida que crezca el porcentaje de personas vacunadas, se reduzca el riesgo de contagio y baje la presión hospitalaria, momento que los expertos sitúan alrededor del verano y a partir del cual, según ha dicho, "estaremos en condiciones de ganar la batalla a la COVID-19".

"Nuestra realidad es muy complicada, eso es innegable. Pero no podemos dejarnos llevar por el desánimo. Todo lo contrario, quiero animaros a mirar adelante con esperanza y confianza en esa solución que ya comenzamos a vislumbrar", ha considerado.

Etiquetas
Publicado el
24 de diciembre de 2020 - 12:00 h

Descubre nuestras apps

stats