El voto de calidad del alcalde impide el referéndum para la privatización de Aguas de Alcázar

Mensajes de rechazo ante la decisión de los concentrados en el edificio municipal

Pleno tenso, con un salón lleno, sin un concejal del equipo de Gobierno y con la crispación como clima. Este es el ambiente con el que se ha vivido el rechazo del referéndum, para permitir al pueblo decidir sobre la Privatización del Agua de Alcázar de San Juan. Una negativa que se ha dado gracias al voto de calidad del alcalde, en su calidad de presidente, al estar en igualdad de número equipo de Gobierno, PP y Ciudadanos por Alcázar (10 concejales), y PSOE (otros 10), después de que un edil de CxA no acudiera a la sesión y, en cambio, sí asistiera una edil del PP que anunció su dimisión el pasado 7 de febrero.

El encierro en Alcázar: "Once no pueden decidir por el agua de once mil"

El encierro en Alcázar: "Once no pueden decidir por el agua de once mil"

Los tres días de encierro han llevado a una amplia crispación en el Salón de Plenos reflejada en los discursos políticos. El portavoz del PP, Ángel Puente, ha llegado a afirmar que “los concejales del PP son muy valientes y democráticos” demostrado en su presencia hoy en el Pleno. Mientras que el portavoz de Ciudadanos por Alcázar, Ángel Montealegre, a su llegada al Pleno comparaba lo ocurrido en Alcázar estos días con lo vivido “en el País Vasco durante muchos años”. “Hoy en vez de haber tenido que decir buenos días” debería haber dicho “Egunon kaiso”, ha dicho.

En el Pleno propiamente dicho, ha habido reproches por parte del equipo de Gobierno, que incidía en que los 8 millones de euros de deuda de Aguas de Alcázar, son fruto de la herencia del anterior alcalde socialista, José Fernando Sánchez Bódalo. A él iban dirigidas todas las críticas por ser vicepresidente de Emaser, una empresa de capital público y privado perteneciente a Diputación y que gestiona el agua en una treintena de municipios.

La comparación entre la búsqueda del PSOE de que el agua siga siendo pública y la posición del anterior alcalde, ha centrado buena parte del debate mientras los vecinos presentes en el Pleno gritaban que “no se fueran de las ramas” y que se centraran en la situación de Alcázar.

Unos vecinos entre los que no se encontraban los que llevan encerrados tres días y que han permanecido en el hueco que les han dejado y en el que desde ayer apenas reciben agua y comida. Hoy a las 15 horas decidirán si mantienen o no el encierro tras aprobarse hoy, con el voto de calidad del alcalde el no al referéndum y el inicio de la privatización del 52% de Aguas de Alcázar. Mientras se votaba, los vecinos de Alcázar se daban la vuelta y se ponían de espaldas a los concejales señalando la imposibilidad de hacer nada más por evitar la privatización.

Una aprobación no exenta de polémica en los pasillos, ya que el PSOE ha anunciado el recurso al considerar que es necesaria una mayoría cualificada para su aprobación, mientras CCOO anuncia un recurso en los tribunales ya que considera que la decisión de vender el 52% de las acciones a AQUALIA se debería haber tratado antes del Pleno por la Comisión de la Empresa Pública. El Grupo Municipal de Izquierda Unida, por su parte, denuncia que el artículo 47.2 de la Ley 7/1985 reguladora de las Bases del Régimen Local expresa que “la concesión de bienes o servicios por más de cinco años, siempre que su cuantía exceda el 20% de los recursos ordinarios del presupuesto requieren de la mitad más uno de los concejales” convierte a la adjudicación en inválida. Con este argumento, la iniciativa considera la decisión tomada en el Pleno como ilegal, ya que la concesión de aguas es para 25 años y excede el 20% de sus recursos, además de que sólo han votado 10 concejales, mientras que la mitad más uno deben ser once.

Antes de la votación los vecinos han podido mostrar su postura, y uno de los portavoces de la Plataforma Aguas de Alcázar, Luis Miguel López, ha señalado uno por uno a los concejales del equipo de Gobierno recordando que el voto a favor estará en la mente de los vecinos.

El Pleno ha acabado con gritos de “democracia” y con cerca de medio millar de personas en la calle y sin haber cumplido el objetivo anunciado ayer por el alcalde, Diego Ortega, para celebrar un Pleno extraordinario: acabar con la crispación. Hoy a las 15 horas los encerrados decidirán si continúan y a las 19 horas hay prevista una manifestación más, la tercera de esta semana en la plaza de España. Para esta jornada de protesta se cambiarán las caceroladas de estos días por manos azules en recuerdo de la empresa pública de Agua que, tras el Pleno de hoy sólo podrá ser salvada de la privatización mediante los recursos que planteen sindicatos y oposición.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats