La portada de mañana
Acceder
El 8M llega entre la COVID, las tensiones en el feminismo y la crisis de cuidados
El juicio de la caja B ofrece a Bárcenas cumplir su amenaza más sólida al PP
Opinión – 8M, más feminismo ante un cambio histórico, por Lina Gálvez

Cómo funcionan la app y el código QR que serán obligatorios para entrar a bares y restaurantes de Castilla-La Mancha

ocio responsable

Con la reapertura de bares y restaurantes en Castilla-La Mancha, el Gobierno regional va a volver a poner en marcha la app que desarrolló el pasado verano pero que no se llegó ejecutar porque se cerró el ocio nocturno. Ahora la va a rescatar para poder tener un registro de clientes en la hostelería. No será obligatoria "de momento", según ha precisado el Ejecutivo autonómico, que quiere dar a la hostelería y a la ciudadanía un "periodo de transición" para la descarga de la app y del código QR. De momento, no hay fecha concreta para la entrada en vigor de la medida, aunque ya se ha publicado en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha.

Se trata de una herramienta digital que permitirá "reforzar" la trazabilidad de los contactos en estos establecimientos, facilitando así las labores de rastreo por parte de los servicios de vigilancia epidemiológica. El uso será obligatorio una vez que las medidas entren en vigor esta noche a las 00.00 horas, con el nuevo decreto de "relajación" de medidas para combatir la pandemia del coronavirus.

La aplicación, que por ahora se mantiene en la web con el nombre de 'Ocio Responsable' consiste en una web de registro (https://ocioresponsable.castillalamancha.es) tanto para locales como para ciudadanos. Una vez que el ciudadano se registra, se le envía un código QR unipersonal a su teléfono móvil que le permitirá el acceso a bares y restaurantes. Este QR es un código encriptado que no lleva ninguna información personal del ciudadano, tal como establecen las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos. El código QR servirá para todas las veces que quieran acceder a los locales de hostelería.

Después, a través de la app, los locales podrán leer y registrar los códigos QR de los ciudadanos y comunicar los datos (identificador del QR, local y hora de entrada) a los servidores de la Junta, con lo cual los empresarios hosteleros no guardan ningún dato ya que todos se almacenan en los sistemas de la Administración regional, a los que solo se accederá cuando la autoridad sanitaria lo requiera para rastrear un contagio por COVID-19, agilizando así la localización de posible contagiados.

En el caso de que el usuario sea una persona mayor que no tiene móvil, puede introducir su fijo y, cuando se de a enviar datos, se podrá descargar el QR desde la propia página web. Del mismo modo, si un usuario no puede solicitar su QR desde la página web, el propio local puede registrar de forma manual al cliente con la app, ya que se pueden introducir los datos de forma manual. Y en cuanto a los menores que accedan a los locales de hostelería, el Gobierno explica que, si el menor tiene DNI y teléfono, puede descargar su propio QR en el teléfono. En caso de que no disponga de ellos, serán los padres los que identifiquen a ese menor en el establecimiento.

Futuro desarrollo

El vicepresidente del Gobierno castellanomanchego, José Luis Martínez Guijarro, ha explicado que, de cara al futuro, se va a trabajar para ir implementando mejoras como la hora de entrada y salida de un local, sectorización dentro de los locales para ver dónde estaba el cliente situado, si ha consumido en terraza o interior u otras cuestiones. Aún así, ha incidido en que lo importante ahora es saber a partir de qué hora ha estado el cliente en el local, que es el dato que nos han trasladado los rastreadores que es más relevante.

La Junta insiste en que los datos proporcionados por los usuarios van a ser tratados "con la mayor seguridad posible", ya que van a estar encriptados en ese QR, y ni el establecimiento ni nadie va a tener acceso, salvo la autoridad sanitaria si los pidiese por un contagio. Al mismo tiempo, incide en que, cuando se ideó está herramienta el pasado verano, se habló con la Agencia Española de Protección de Datos y estuvieron siguiendo las recomendaciones y especificaciones que se les iba haciendo desde el organismo. Por eso, Martínez Guijarro entiende que desde el punto jurídico "no va a haber ningún problema ya que los datos se van a almacenar en servidores seguros de la junta, y nunca en el teléfono móvil del local".

Etiquetas
Publicado el
11 de febrero de 2021 - 13:27 h

Descubre nuestras apps

stats