La portada de mañana
Acceder
La Audiencia investiga al Banco de Chile por blanqueo de capitales de los Pinochet
Mapa - Nueve provincias superan el 10% de hospitalizados por COVID-19
Opinión - La ausencia de Pere Aragonès, por Javier Pérez Royo

La lucha de los brigadistas contra incendios se hace oír en Madrid

Lectura del manifiesto de brigadistas forestales / Foto: BRIF

Cientos de trabajadores de las Brigadas de Refuerzo de Incendios Forestales (BRIF) han protagonizado una Marcha Negra en Madrid tras más de un mes de huelga indefinida, para exigir su profesionalización como bomberos forestales, subidas salariales y la “dignidad” del colectivo y de “nuestros bosques”. A la misma han acudido representantes de los 112 trabajadores BRIF de Castilla-La Mancha, pertenecientes a las bases de La Iglesuela (Toledo) y Prado de los Esquiladores (Cuenca), quienes se han unido a las peticiones de este colectivo en toda España.

Durante su protesta en la capital, los trabajadores portaron consignas y pancartas con varias de sus peticiones y con el lema ‘Bomberos forestales YA’ en la cabecera. También utilizaron como protesta el ruido de las motosierras y batefuegos que suelen utilizar para su trabajo. Finalizaron su recorrido en la Puerta del Sol donde el naturalista y documentalista Luis Miguel Domínguez, de la asociación Lobo Marley, pronunció unas palabras de ánimo para los manifestantes, defendiendo su lucha.

Los trabajadores de Castilla-La Mancha tienen además previsto realizar una nueva marcha en Guadalajara con motivo del estreno de 'La vida en llamas', una superproducción documental, rodada durante dos años en Andalucía, que muestra el trabajo de estos trabajadores como nunca antes se ha visto.

El colectivo de las BRIF comenzó el pasado 27 de julio una huelga de carácter indefinido para reclamar unas mejores condiciones laborales, la cual está siendo secundada por todos los trabajadores y trabajadoras. Desde su creación en el año 1992 este colectivo, según denuncian, nunca ha visto reconocida su labor ni social ni laboralmente.

Un anexo "claramente discriminatorio"

Contratados por Tragsa, se les aplica el convenio colectivo de esta empresa pública, pero bajo un anexo "claramente discriminatorio", apuntan, que les excluye de 28 artículos, de aplicación para todo el personal de Tragsa excepto para ellos, y referidos principalmente a cuestiones retributivas o de compensación de días, pluses por peligrosidad e incluso el artículo sobre condiciones más beneficiosas previas a la firma del citado anexo para el personal BRIF.

El colectivo reclama por tanto que se les reconozca como Bomberos Forestales, así como una formación de cara a acreditar esta categoría profesional. Otra reivindicación es la elaboración de una segunda actividad real y efectiva que permita a los trabajadores que ya no puedan superar las pruebas físicas que se obligan a pasar cada año y que son excluyentes, ser reubicados en otras tareas de modo que no sean expulsados de la empresa y del servicio, como ya está sucediendo, señala Martín.

Reclaman también unas condiciones dignas y acordes al trabajo que se realiza. Cobran el salario más bajo de la tabla salarial del convenio Tragsa, y muchos meses no llegan ni a los 900 euros en plena campaña de extinción. A eso se debe añadir que en periodo de Labores Preventivas ganan 112 euros menos, que es la compensación que se percibe por peligrosidad, turnicidad y disponibilidad, complemento que, desglosado en días, se queda en 3,70 euros.

Descubre nuestras apps